Ciencia

Un experimento pone en duda nuestro libre albedrío

Cuando elegimos algo, ¿estamos decidiendo por nosotros mismos, consciente y voluntariamente, o suceden en nuestro cerebro ciertos procesos ocultos que, con bastante antelación, han escogido por nosotros? Un experimento ha permitido a los científicos saber lo que vas hacer hasta 11 segundos antes de lo quieras hacer

30 de Mayo de 2019 (10:29 CET)

Cerebro
Cerebro

"Hay alguien en mi cabeza, pero no soy yo", es una frase incluida por el célebre grupo musical Pink Floyd en su canción Brain Damage. La composición alude a los trastornos mentales padecidos por uno de los componentes de la banda, quién creía albergar dentro de su cerebro algo o alguien que llevaba las riendas de su conciencia al margen de su voluntad. Este fenómeno, muy propio de una disfunción psiquiátrica, sin embargo, podría estar cada vez más presente en el trasfondo del funcionamiento común de nuestras cabezas. 

UNA VERDAD INCÓMODA

Recientemente, un grupo de investigadores vinculados al Future Minds Lab de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia), ha efectuado un experimento mediante el cual ha sido capaz de anticipar la decisión consciente que va a adoptar una persona hasta 11 segundos antes de que ella misma tenga intención de adoptarla. En otras palabras, cuando nosotros efectuamos una elección voluntariamente, nuestro cerebro ya la ha tomado  previamente casi una docena de segundos antes.

¿Dónde queda entonces nuestro libre albedrío? ¿Qué parte de nuestra mente parece estar adelantándose a nosotros? Para demostrar este curioso fenómeno que vendría a destronarnos como monarcas autónomos de nuestra propia voluntad, los científicos de Nueva Gales del Sur diseñaron una sencilla prueba psicológica. Colocaron delante de un sujeto experimental una pantalla en la que se mostraban dos imágenes. La primera con franjas rojas horizontales y la segunda con franjas verdes verticales. El sujeto, cuya actividad cerebral estaba monitorizada mediante resonancia magnética funcional, debía escoger una de las dos imágenes pulsando el botón correspondiente. Para ello, se le daban 20 segundos de tiempo, dentro de los cuales podía pensar en libertad qué icono quería seleccionar y pulsarlo en cualquier instante. Pues bien, gracias a la neuroimagen del cerebro, los científicos pudieron vaticinar la pulsación del sujeto 11 segundos antes de que él finalmente la ejecutara. De alguna manera, aunque el individuo creyera estar deliberando, en el fondo de su mente ya se había optado por un botón determinado.

La capacidad «profética» del experimento no terminó ahí, porque el equipo de investigadores también pudo vaticinar la intensidad con la que el participante imaginaba su elección. Para comprobarlo, se le pidió al voluntario que pensara en una de las imágenes con una cierta intensidad y estableciera ese grado de visualización pulsando uno de los cuatro botones que tenía delante. La menor intensidad correspondía al botón de la izquierda, mientras que la mayor pertenecía al del extremo de la derecha. Nuevamente, las lecturas de la neuroimagen cerebral hicieron posible que los científicos adivinaran con segundos de antelación cuán intenso era el icono imaginado.

UN INFILTRADO EN NUESTRO CEREBRO

¿Qué está ocurriendo aquí? ¿Quién o qué parece estar gobernándonos desde lo más íntimo de nuestro «yo»? La respuesta no resulta clara, ni tampoco aplicable a contextos en los que debamos hacer deliberaciones mucho más
complejas y meditadas que elegir un simple botón. 

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios (2)

augusto Hace 5 meses
Libre albedrío es decir pleonasmo, redundancia, lo correcto es albedrío. ¿Porque aún llegado el siglo XXI siguen con libre albedrío? Ahora, albedrío es para mundos en lo que no existe la ignorancia, en este mundo, el albedrío es de cada individuo, pero no de la sociedad, salga a la calle desnudo y lo ponen preso.
Piter González Hace 5 meses
Es obvio que el CUERPO responde diferente a la CONCIENCIA o lo que pensamos ni siquiera deberíamos de pensar nada,ya estamos programados a traves de una larga cadena en el tiempo para pensar como pensamos deanera capitalista y no como simples seres vivientes que somos,lo único que debería preocuparnos en la vida a todos es comer y vivir nada más pero viven rodeados de paredes de concreto sumidos en pensamientos egoístas morirán por no saber conservar sus cuerpos hasta la eternidad.palabr d

Nos interesa tu opinión

Revista

Portada Año Cero Noviembre 2019

Nº 352, Noviembre de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.