Vida alternativa

Raw food: ¡cómetelo sin cocinar!

El movimiento «raw food» o comida cruda se trata en realidad de un estilo de vida, que propone una nutrición basada en alimentos vegetales sin cocinar.

12 de Marzo de 2020 (16:55 CET)

El «raw food» propone una nutrición basada en alimentos vegetales sin cocinar.
El «raw food» propone una nutrición basada en alimentos vegetales sin cocinar.

Los escépticos la ven como una moda pasajera pero, contemplada desde el sosiego, está claro que la raw food es una apuesta colorista y científicamente avalada en pos de un regreso a los orígenes, a la forma en que nos hemos venido alimentando durante decenas de miles de años. La investigadora Marta Vergés describe sus secretos de forma práctica y divertida en Cómete el tarro (Planeta).

Marta Vergés, autora de Cómete el tarro (Planeta, 2016), descubrió las bondades de una alimentación basada en alimentos vegetales y principalmente crudos hace algunos años, como consecuencia de una búsqueda personal vinculada con su salud. Estudió dietética y nutrición y programación neurolingüística, adquiriendo unas destrezas en la cocina que la han llevado a convertirse en un referente nacional en alimentación saludable, gracias, en parte, a Kalegría, la empresa que dirige junto a Cristina Calatayud y Kristina Kual.

Su trabajo se centra en promover y enseñar «una cocina viva y rica en alimentos crudos, productos de origen vegetal, hojas verdes, frutas, semillas, germinados, batidos verdes y súper-alimentos». Y lo hacen con conciencia, inventiva y de forma divertida. Ahora sorprende al lector con un libro lúcido y directo, en el que además de explicar las razones por las que optar por este tipo de alimentación, ofrece un amplio abanico de recetas para facilitarnos el camino. Elegir alimentos poco elaborados, casi crudos, implica cortar de raíz la ingesta de sustancias potencialmente tóxicas generadas en los procesos de cocción o en el procesado industrial, lo que ya de por si es un gran avance.

Cada uno de los alimentos recomendados cuenta con su ficha nutricional explicativa, apostando también por gestionar los menús teniendo en cuenta los principios que hacen que los diferentes grupos de alimentos sean compatibles o antagónicos. El resultado final: salud, entusiasmo, calidad de vida…

 

AÑO/CERO: Marta, defiendes que comer mayoritariamente crudo no es una moda, sino una especie de reencuentro con el que ha sido nuestro modelo de alimentación desde siempre.

Marta Vergés: Efectivamente. Es reencontrarse con el alimento mínimamente procesado para que conserve el máximo de vitaminas y enzimas, elementos que aportan vitalidad a nuestro organismo.

 

A/C.: Pero debes reconocer que es aburrido, sin sabor…

M. V.: Te entiendo perfectamente. ¡Pero aquí está el quid de la cuestión! Las recetas con crudos han evolucionado muchísimo, ya existe la alta cocina raw food con un lenguaje totalmente contemporáneo y una presentación y sabores increíbles. Sea como fuere, nunca hago dogma del crudo, pero ya existe una gran variedad de opciones.

 

A/C.: ¿Y más caro? ¿Requiere más tiempo esta alimentación?

M. V.: Requiere incluso menos tiempo. ¿Qué puede ser más fácil que preparar alimentos crudos?. Ahora bien, si a más tiempo llamamos la cocina que necesita más de cinco minutos para calentar o que evita cocinar en el microondas, entonces debemos activar la señal de alarma. Comer buena calidad, sea crudo o cocinado, más o menos vegetal, siempre tiene un coste, pero se trata de prioridades.

 

A/C.: Aconsejas tomar las cosas con calma, de lo fácil a lo difícil, convertir la cocina en un campo de juegos...¿así resulta más fácil y perdurable en el tiempo?

M. V.: Estoy convencida y lo he observado en muchas personas que han tenido éxito convirtiendo el cambio de alimentación en un estilo de vida más positivo. Desde la diversión y el juego todo entra mejor.

Cualquier cosa forzada o que sintamos aburrida se nos hace difícil de seguir. Tarde o temprano dejará de tener sentido a no ser que lo hagamos por una motivación importante, como un tema de salud que nos ponga en riesgo.

 

Sus principales beneficios

Entre las ventajas que tiene el modelo de alimentación descrito por Marta Vergés en su reciente libro-recetario Cómete el tarro (Planeta, 2016), destacan cinco:

1. Muy fácil de preparar.

2. Muy fácil de conservar. Podemos preparar nuestros tarros para toda la semana en muy pocas horas.

3. Resulta muy nutritiva, ya que no encontrarás alimentos «vacíos».

4. Libre de gluten, lácteos, azúcares añadidos y proteína animal (alimentos que en exceso comprometen nuestra salud).

5. Las recetas están combinadas según la nutrición higienista, al objeto de tener digestiones mucho más fáciles y efectivas. 

Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

portada añocero abril corporativa

Nº 357, Abril de 2020

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.