Conspiraciones

El arma sónica que atacó a Estados Unidos: GRILLOS

Nunca unos grillos estuvieron tan a punto de hacer estallar un crisis diplomática. Al parecer, Estados Unidos identificó su canto con el uso de sofisticadas armas sónicas por parte de sus enemigos.

9 de Enero de 2019 (13:24 CET)

El arma sónica que atacó a Estados Unidos
El arma sónica que atacó a Estados Unidos

Después de muchos años de bloqueos producidos por las tensiones de la Guerra Fría y la división entre el bloque comunista y el capitalista, EEUU y Cuba estrecharon de nuevo relaciones en 2015 cuando la primera potencia decidió reabrir su embajada en la isla. No obstante, este dato tan positivo entre dos países enemistados no tardaría mucho en verse amenazado.

En septiembre de 2017 EEUU retira de su embajada en Cuba a todo el personal no esencial y sus familias por que más de veinte diplomáticos adolecían desde finales de 2016 de malestar general, mareos, vértigos, desvanecimientos, lagunas de vocabulario, sordera parcial y confusión, es decir, trastornos cognitivos especialmente que llegaron a causar conmoción y algún daño cerebral. Todo por un sonido agudo y persistente que escuchaban.

El Departamento de Estado de Estados Unidos acusó al gobierno cubano de estar empleando sofisticadas armas de naturaleza sónica o de microondas de alta frecuencia, contra sus funcionarios. Llegaron a emitir un comunicado oficial en que se decía:

"El Gobierno de Cuba es responsable de todas las medidas para prevenir los ataques a nuestro personal diplomático y a los ciudadanos estadounidenses en Cuba."

Y es que la CÍA sospechaba que los ataques no sólo fueron en la legación, sino también en domicilios, restaurantes y hoteles frecuentados por miembros de la embajada. Consideraron que los autores de los ataques debían tener artilugios móviles poco voluminosos además de estar entrenados.

Más tarde, con el asunto ya investigado sobre el terreno, EEUU determinó que los ataques no eran producidos por Cuba, sino por Rusia y sus servicios secretos. Lo cual no tardó en desmentir la ministra de exteriores rusa con una declaración.

Entre todo este estado de alarma previa a una seria crisis diplomática, Associated Press filtró una grabación realizada por personal diplomático en La Habana donde se escucha ese molesto zumbido agudo que tanto perjuicio estaba causando.

A partir de esta grabación, dos biólogos, Alexander Stubbs y Fernando Montealegre-Zapata, iniciaron una investigación. Compararon el sonido grabado con los sonidos almacenados en una base de datos de la Universidad de Florida y no tardaron en detectar el origen del zumbido en cuestión.

¡Se trataba de grillos! La sofisticada arma que Estados Unidos denunció como usada por sus enemigos contra sus cuerpos diplomáticos podría ser que no fuera más que el canto de grillos antillanos –tratando de seducir a "grillas"–, insectos comunes a lo largo de la región del Caribe…

"El canto del grillo de cola corta de las indias (anurogryllus celerinictus) concuerda, en matizado detalle, con la grabación de AP, en duración, ritmo de repetición de la vibración, espectro de intensidad, estabilidad del ritmo y oscilaciones por latido", explican los dos biólogos en las conclusiones de su investigación.

"Esto proporciona fuertes pruebas de que el eco de un canto de grillo, más que un ataque sónico u otro artilugio tecnológico, es el responsable del sonido de la grabación difundida", concluyen los científicos.

Además, uno de los científicos, afirmó para The Guardian que no era de sorprender que ese canto pudiera ser molesto para personas no familiarizadas con él.

En todo caso, que el sonido grabado haya sido identificado no descarta que esos diplomáticos pudieran haber sufrido un ataque. Por lo pronto, sólo demuestra que el sonido de la grabación viene por grillos y que, seguramente, los sonidos identificados por los diplomáticos y relacionados a su malestar, eran una pista falsa.

Es posible que cayeran enfermos por alguna otra razón no sonora, dado que los sonidos grabados "no son físicamente peligrosos y no constituyen un ataque". Y es que, además, si habláramos de armas sónicas seguramente se trataría de ataques con un sonido inaudible y prácticamente imposible de identificar. Por lo tanto, hace falta investigar con más rigor la fuente de las patologías mostradas por los diplomáticos.

Este no es un hecho aislado, en 1981 Estados Unidos ya acusó a la Unión Soviética de estar utilizando armas químicas en el sureste asiático. No obstante, expertos científicos entraron de nuevo en la situación para desmentirlo determinando que se trataba, nada más y nada menos, de excrementos de abeja.

Quizá EEUU debería bajar un poco ese constante estado de alerta por conspiranoias sin fundamento, con las que siempre han vivido desde la persecución de comunistas en vivió su nación en los años 50 con el macartismo, ya que dejan en evidencia a quienes lideran y protegen el país.

Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 347, Junio de 2019

Nº 347, Junio de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.