Enigmas y anomalía

Espíritus agresivos en Isla de Pascua

Los pascuenses creen a pies juntillas en la existencia de los varua, espíritus de los ancestros que cometieron algún crimen y están condenados a vagar eternamente por la Isla de Pascua. Son espíritus agresivos, muy reales para los habitantes de Pascua.

Miguel Pedrero

4 de Febrero de 2020 (16:45 CET)

espiritus agresivos isla pascua
espiritus agresivos isla pascua

En Isla de Pascua, el territorio habitado más aislado del planeta y famoso por sus impresionante moáis, todavía perviven ancestrales tradiciones, como pude comprobar in situ durante los días que permanecí en uno de los enclaves más mágicos y misteriosos de todos cuanto he tenido la oportunidad de pisar. Los rapanuis, descendientes de los antiguos pascuenses, creen a pies juntillas en la existencia de los varua o aku-aku, espíritus de ancestros que violaron algún tabú –norma tradicional importante–, cometieron un crimen o bien se comportaron mal con los suyos. A causa de sus fechorías fueron condenados a permanecer eternamente en los lugares donde vivieron. Durante el día se ocultan de los vivos, pero al caer la noche se aparecen ante aquellos que incumplen alguna de las costumbres establecidas desde tiempos remotos. 

El joven me confesó que él, al igual que otros muchos chavales, ha tenido la oportunidad de contemplar a los varua

Sergio Mururoa, uno de los guías oficiales de la aldea ceremonial de Orongo, me confesó que él, al igual que otros muchos jóvenes, ha tenido la oportunidad de contemplar a los varua. «Suelen presentarse con el mismo aspecto que tenían en vida –me explicaba Mururoa–. Algunos son bondadosos y te avisan de futuros peligros, pero otros actúan con maldad y quieren hacer daño a las personas. Determinados sectores de la isla pertenecían tradicionalmente a algunas familias que tiene asociados ciertos varuas. Por eso no es recomendable que entren en dicho territorio los miembros de otros clanes, pues podrían recibir el ataque de estos espectros». Los varua suelen presentarse en los sueños de los rapanuis, que no son muy dados a visitar enclaves sagrados, sobre todo cuevas, para no despertar el odio dormido de estas almas. 

Los malvados varuas causan terror en la isla

En Isla de Pascua conocí a un matrimonio formado por un rapanui y una reputada antropóloga belga. Desde hacía años tanto ellos como su hija de corta edad venían recibiendo el acoso de uno de estos varua que se había encaprichado del hombre desde que era niño. A éste no le causaba ninguna inquietud, pero le preocupaba que la niña y su esposa –que tuvo que dejar a un lado su escepticismo tras protagonizar hechos insólitos– no pudieran soportar la situación. «En ocasiones me empujan unas manos invisibles y mi hija y yo hemos visto una sombra con forma humana que recorre la casa», me explicaba la antropóloga. Cuando la mujer no estaba presente, el pascuense me dijo que algunos de estos espíritus son muy agresivos y pueden llegar a violar o incluso agredir gravemente a las personas: «Cuando era un adolescente, yo mismo contemplé cómo un amigo mío era lanzado por un varua desde lo alto de un terraplén. Murió a causa de la caída. Aquello lo hizo un espectro que lo molestaba desde hacía tiempo».

Tampoco es extraño que los varua posean a las personas, consiguiendo que realicen actos que no estaban dispuestas a llevar a cabo. La única solución para evitar las embestidas de estos fantasmas es llevar una vida recta, acorde con las normas tradicionales. «Hoy en día se han perdido muchas de nuestras costumbres y todos los rapanuis hemos roto el tabú en alguna ocasión, por eso en esta época los varua son más violentos que nunca», me explicaba otro de los habitantes de Pascua. 

Relacionados
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

portada añocero abril corporativa

Nº 357, Abril de 2020

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.