Enigmas y anomalía

Cardona y la habitación maldita

Se dice que los viejos castillos guardan al menos un fantasma, y existe la tradición de que uno de ellos vive en el antiguo castillo de Cardona, hoy parador de turismo

12 de Julio de 2019 (11:00 CET)

Cardona y la habitación maldita
Cardona y la habitación maldita

«La antiquísima casa Bodegas Torres desarrolla una gran actividad cultural, y una noche organizó unas charlas para periodistas en el parador de Cardona. Había mucha gente notable, entre ella el escritor Mauricio Wiesenthal. Fueron muy amables y me asignaron una suite para mí solo. Todo era muy cómodo, pero hacia las dos de la madrugada empezaron a arrastrar muebles en la habitación de arriba. Era escandaloso: sillas, butacas, la cama… No me atreví a protestar en atención a la hora, pero a la mañana siguiente dije en dirección lo que había ocurrido y me quejé. “Es imposible, señor –me contestaron–. La habitación de arriba estaba vacía. Procuramos no alquilarla casi nunca…». Con estas palabras describía el periodista Francesc González Ledesma en su habitual columna de El País la noche que pasó en la suite que se encuentra bajo la controvertida habitación 712. 

El castillo de Cardona es una de las edificaciones medievales más importantes de España; se tiene constancia de que las primeras construcciones del castillo datan del año 886 y fueron llevadas a cabo por parte de Wilfredo el Velloso. 

Posteriormente, Ramón Berenguer IV hizo levantar algunas edificaciones más. La iglesia de Sant Viçens, que está en el interior de la fortificación, justo en mitad del castillo, fue construida en el siglo XI, permaneciendo hoy en ella los féretros que contienen los restos del linaje de los Cardona Carlos Herrero, antiguo director del parador, dejó una carta a su sucesor, que el actual director del parador de Cardona nos aseguró que era auténtica durante nuestra entrevista. 

En ella, además, describe una experiencia personal en la habitación 712, en la que, según la leyenda popular, habita el fantasma

Aquel día había abandonado el parador un conocido equipo de baloncesto que se había alojado en él durante varias noches. Una de las señoras de la limpieza acudió a la habitación 712 para realizar sus tareas. Llamó a la puerta antes de entrar, aun sabiendo que no había nadie. En ese instante, una extraña voz respondió a su llamada: “Espere”. La empleada, confundida, ya que en su listado aparecía como libre, llamó a recepción para que le confirmaran si estaba ocupada mientras comentaba lo sucedido a otra compañera. En recepción les aseguraron que la habitación estaba vacía. 

Las empleadas han bautizado al fantasma de la habitación 712 con el sonoro nombre de Celedonio, soldado romano decapitado por profesar el cristianismo, y que es hoy uno de los santos mártires más célebres de Cardona. 

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Portada Año Cero Noviembre 2019

Nº 352, Noviembre de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.