Enigmas y anomalía

Slenderman, el Creepypasta más letal

Tras su fallida adaptación cinematográfica, Slenderman sigue siendo uno de los Creepypasta que mayor terror está sembrando entre los adolescentes, que lo tienen por muy real. Tanto, que a veces inspira trágicos sucesos…

187X270 oscar herredon

Periodista

6 de Septiembre de 2019 (11:00 CET)

Slenderman, el Creepypasta más letal
Slenderman, el Creepypasta más letal

En las páginas de Año/Cero y Enigmas hemos hablado largo y tendido de Slenderman, el nuevo “Coco” que lleva unos años sembrando el caos en Internet y generando más de un quebradero de cabeza a padres y madres que ven cómo sus hijos están realmente aterrorizados por este extraño ser. No es exactamente un “Creepypasta”, pero en el ámbito del terror cibernético también goza de gran celebridad la nueva “Oui-ja”, el juego conocido como “Charlie Charlie”, que ha sido origen de más de un sobresalto y del que también hemos hablado extensamente en nuestra edición en papel.

Slenderman, Candle Cove… la lista es larga, e incluye otros relatos ficticios que han cobrado gran popularidad y que circulan por la red cual historias reales que los más jóvenes creen a pies juntillas hasta convertirlas en una verdadera obsesión, con el peligro que ello implica.

Se puede rastrear el origen de Slenderman hasta siete años atrás en un foro de Internert, para después pasar a convertirse en un viral: un misterioso ser de gran altura y delgadez extrema sin rostro y por lo general vestido con traje que cuenta con su propio videojuego –un gran éxito en la Red– y que se considera una variante moderna del "hombre del saco", ya que afirman que se trata de un espectro que acosa y perturba a los más pequeños: allí donde ha sido visto, se dice que han tenido lugar desapariciones de niños.

Su éxito ha sido tal que algunos padres han tenido que llevar a sus hijos a especialistas para tratar lo que ya se ha convertido en un trauma. Y ya que hablamos de casos que han inspirado crímenes reales, varias noticias de 2014 parece venir a confirmar que también Slenderman ha tenido una nefasta influencia en este sentido.

El éxito de Slenderman ha sido tal que algunos padres han tenido que llevar a sus hijos a especialistas 

En junio de ese año, el diario El Mundo se hacía eco de una noticia bajo el titular “Dos niñas, acusadas de apuñalar a una amiga para impresionar a un personaje virtual de Internet”. El personaje no era otro que el “coco” cibernético y el escabroso suceso había tenido lugar en Wisconsin, cuando un par de chicas de doce años –de nombres Morgan Geyser y Anissa Weier–, en diciembre de 2013, invitaron a la casa de una de ellas a la víctima para pasar la noche en una fiesta de pijamas, con la intención de matarla en la oscuridad, pues, según declararon, “así no tendrían que verle los ojos”.

La pequeña víctima fue encontrada por un ciclista tirada en una vereda tras haber sufrido al menos 19 puñaladas, una de ellas muy cerca de una arteria mayor. Aunque grave, pudo salvar su vida. Una vez detenidas, las aspirantes a asesinas declararon a la policía que trataban de convertirse “en ‘agentes’ de Slenderman, y que después del primer homicidio buscarían refugio en la mansión del demonio en los bosques”, según recogió The Daily Mail.

Apenas dos semanas después, el diario ABC publicaba la siguiente noticia: “Una niña apuñala a su madre en el segundo ataque inspirado en Slenderman”: en este caso fue en Ohio, también en los EEUU, cuando una adolescente de 13 años apuñaló a su madre, que sufrió heridas menores, quien declaró a la cadena WlWT de Cincinatti que su hija, con problemas de salud mental, “estaba esperándola en la cocina con una máscara blanca y que la atacó con un cuchillo”, añadiendo que “Encontramos cosas que había escrito y en ellas hacía referencia a Slenderman”. Al parecer, la muchacha hablaba con demonio, sumida “en la locura y la oscuridad”.

Era unos meses más tarde, en septiembre de 2014, cuando otra joven, Lily Marie Hartwell, obsesionada con el personaje de Creepypasta, incendiaba su casa de Tampa, en Florida, mientras su madre y su hermano de nueve años estaban durmiendo en el interior. Ambos pudieron escapar cuando se activó la alarma contra incendios de madrugada. La joven, de 14 años, estaba leyendo un libro electrónico sobre seres que comen almas y había discutido horas antes con su madre. Solía visitar con frecuencia sitios web donde se relataban actos cometidos supuestamente por Slenderman. ¿Maldición? Lo parece…

 

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Portada Año Cero Septiembre 2019

Nº 350, Septiembre de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.