Parapsicología

KUATSU: ¿ES POSIBLE RESUCITAR A LOS MUERTOS?

Isabela Herranz La tradición bíblica nos ha legado algunos relatos sobre resucitados. Sin embargo, ¿hasta qué punto deben considerarse auténticos? Las modernas técnicas de reanimación permiten devolver a la vida a personas clínicamente muertas, pero también los antiguos samuráis conocían procedimientos secretos que les permitían obrar tal "milagro". Libros Recomendados : EL LIBRO CELTA DE LOS MORIBUNDOS TUMBAS SIN NOMBRE ¡ Visita nuestra Tienda !

28 de Agosto de 2009 (11:00 CET)

KUATSU: ¿ES POSIBLE RESUCITAR A LOS MUERTOS?
KUATSU: ¿ES POSIBLE RESUCITAR A LOS MUERTOS?
Cuando Eliseo llegó a la casa, he aquí que el niño estaba muerto, tendido sobre su cama. Entonces entró, cerró la puerta detrás de ellos dos, y oró a Jehovah. Después subió y se echó sobre el niño, su boca sobre su boca, sus ojos sobre sus ojos, y sus manos sobre sus manos. Así se tendió sobre él, y el cuerpo del niño entró en calor. Luego se volvió y se paseaba por la casa de un lado a otro. Después subió y se tendió sobre el niño, y el niño estornudó siete veces. Luego el niño abrió sus ojos». Este pasaje bíblico sobre la resurrección de un niño por el profeta Eliseo, descrito en Reyes II, 4 (32-35), es uno de los pocos que tratan el tema de la resurrección en el Antiguo Testamento. Otro hace referencia al hijo de la viuda de Sarepta, a quien Elías le devuelve la vida tras haberse «tumbado» también sobre el cuerpo del pequeño –Reyes I, 17 (21-24)–.
Estos «milagros» son muy diferentes a los llevados a cabo por Jesús cuando resucitó al hijo de la viuda de Naín, a la hija de Jairo y a Lázaro, pero en todos los casos diversos exégetas han sugerido que seguramente los difuntos estaban en coma o sufriendo un trance cataléptico. Así pues, más que de «resurrección» quizá deberíamos hablar de «reanimación» de personas aparentemente muertas. ¿Conocían aquellos profetas técnicas especiales para «retornar a la vida» a los muertos? La Biblia no ofrece muchos detalles al respecto, pero en esos tiempos ya se conocían métodos de reanimación que, bien aplicados, podían dar la impresión de que constituían un milagro.
Es sabido, por ejemplo, que hace 4.000 años, para salvar a los ahogados, se les ponía boca abajo sobre un tonel que se hacía rodar adelante y atrás. De este modo, podían expulsar el agua retenida en los pulmones y recuperar la respiración. De forma similar a la descrita, hace al menos 1.000 años que los mongoles tumbaban a los ahogados boca abajo, sobre el lomo del caballo sin ensillar. Con el trote del animal conseguían que la persona expulsara el líquido elemento.
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 347, Junio de 2019

Nº 347, Junio de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.