Misterios

Explicaciones del ruido de canicas de espíritus de niños

Técnicos en estructuras y aislamientos tratan de explicar el ruido de canicas que la tradición relaciona con espíritus infantiles.

Josep Guijarro

Periodista y escritor

13 de Enero de 2020 (16:45 CET)

terror explicacion sonido canicas espiritus ninos
terror explicacion sonido canicas espiritus ninos

En mayo de 2019 acudí a la llamada de Margarita. Esta mujer de 37 años estaba muy preocupada porque su hija de 10 decía escuchar fantasmas en su casa. Inquieta por dar respuesta a los miedos de la niña, la llevó a una psicóloga del centro de Madrid para que la examinara. Pero Lucía estaba bien. Asustada, pero bien. Durante la noche, solía escuchar pasos que se acercaban a su dormitorio y, a continuación, oía como si alguien dejara caer unas canicas en el suelo del piso superior. ¡Pero arriba no hay niños! – se apresura a indicar Margarita. Además, las “canicas” sonaban a las horas más intempestivas de la noche: a las 12, la 1 ó las 2 de la madrugada… ¿Qué niños iban a jugar a las “canicas” a esa hora sin recibir la regañina de sus padres?

Así, Lucía empezó a tener sueños terribles, de espíritus de niños que la perseguían. ¿Era producto de su imaginación?

“Nuestros recuerdos pasados pueden llevarnos a escuchar cosas que pueden estar en lo más profundo de nuestra memoria” –explica la psicóloga madrileña Lorena Ortiz. En su opinión, la sugestión guarda una íntima relación con la memoria auditiva. Pero, digo yo, una niña de 10 años poca “sugestión” puede tener. El cine o los podcasts están recién llegando a sus jóvenes oídos. No me cabe la menor duda de que sus estímulos son reales. Yo mismo de pequeño he oído en infinidad de noches ese molesto ruido y otros de difícil explicación que me mantenían despierto, ávido de poder explicar qué sucedía. ¿A cuántos de ustedes no les ha sucedido?

Según un estudio del Instituto Nacional de Estadística, (INE en España), el 15,9% de los hogares en España sufre ruidos procedentes de los vecinos o la calle. Solemos oír a nuestros vecinos mientras toman una ducha o hacen el amor. También las disputas y conflictos vecinales están a la orden del día, lo que demuestra que los hogares españoles son un coladero de ruidos. Así de cruel es la contaminación acústica. Pero, para explicar el origen de los miedos de Lucía no es necesario un parapsicólogo sino un constructor especializado en aislamientos. Me explico.

En España, un estudio del Green Building Council (GBCe) y la Fundación Conama señala que hay 2,2 millones de hogares en mal estado de conservación. Las viviendas construidas antes de 1980 (es decir, el 54% de las erigidas en España) presentan deficiencias en sus estructuras o no han sido bien ejecutadas. Es el caso de la vivienda de Margarita y Lucía, un inmueble de la década de los 60 en un barrio obrero de Madrid. Así, el molesto ruido de “canicas” de Lucía podría deberse al llamado «golpe de ariete» o «pulso de Zhukowski»

Este es el nombre con el que la física ha bautizado este curioso ruido causado por la sobrepresión que se desplaza por una tubería al cerrar el grifo.  Al cerrar la válvula, el agua sigue desplazándose hacia la salida generando un vacío detrás y provocando que el aire contenido se expanda hacia los bordes de la tubería, en dirección contraria a la presión. Esto es lo que provoca el temblor de las cañerías generando ese sonido peculiar.

Por consiguiente, no se trata de fantasmas infantiles sino de sonidos estructurales, de las paredes, de los pilares, del forjado, que hacen de correa de transmisión. Una silla arrastrada puede sonar como un violín, las cañerías como canicas, crujidos pueden sonar como lamentos. Sin embargo, la mayoría de nosotros interpretamos la “realidad” de acuerdo a nuestros conocimientos y vivencias y tratamos de dotar de un significado que se adapte a nuestras categorías cognitivas conocidas cualquier estímulo a veces siendo desbordados por nuestros miedos o nuestra imaginación.

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios (1)

Elena sabe Hace 8 días
Esas canicas o bolitas que casi todos hemos oído rodando por el piso superior siempre son a esas horas de la noche. Son los vecinos que se acuestan y al preparar el despertador se les caen las pilas y a rodar. Estoy convencida. Saludos.

Nos interesa tu opinión

Revista

Portada Año Cero Febrero 2020

Nº 355, Febrero de 2020

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.