Misterios

Un ciprés crece en la fachada de una iglesia sin explicación

Desde hace 400 años, crece un árbol adherido al hormigón de la fachada de una iglesia cercana a Roma, Italia. ¿Milagro?

Josep Guijarro

Sociólogo, periodista y escritor

12 de Agosto de 2019 (16:25 CET)

Un ciprés crece en la fachada de una iglesia sin explicación
Un ciprés crece en la fachada de una iglesia sin explicación

Por muy extraño que parezca, desde 1628 en la fachada de la Basílica menor papal de la Madonna del Colle en Lenola, provincia de Latina (muy cerca de Roma) ha crecido un ciprés en uno de sus muros. No es por casualidad. Fue idea del artista Raffaello Franco, de Milán, quien, al terminar de construir el templo, clavó dos ramas de dicho árbol en la cornisa principal para embellecer la fachada en el día de su inauguración. Lo que después sucedió es calificado por algunos como milagro, ya que cuando quisieron quitar estas ramas, pasadas las fiestas de inauguración del templo, fue imposible pues se habían quedado adheridas al hormigón, pero ¡sin raíces! Y hoy aún, cuatrocientos años después, siguen ahí, con sus hojas verdes creciendo, sin haber sido posible encontrar ninguna explicación coherente.

¿Es posible que las plantas puedan sobrevivir sin raíces o sin alimento?

cipres crece sin tierra
 

Científicamente hablando: No. Es imposible que una planta o árbol puede mantenerse del “aire”, aunque también lo necesitan. Para ellos lo más importante son las posibilidades que tengan de poder ir metiendo su entramado de raíces y raicillas bajo la tierra buscando tanto el agua y los nutrientes que necesitan para poder sobrevivir. Así que cuánto más difícil o seco es el terreno, más alargaran esas extensiones para poder encontrar el sustrato que les de la vida. Por lo tanto, el suceso del ciprés que se quedó “enganchado” en la pared de una iglesia, sin raíces y sin posibilidad de encontrar agua, más que difícil parece imposible.

Naturaleza misteriosa

Pero nada es imposible y menos si hablamos de la madre naturaleza, que es caprichosa y sobre todo misteriosa. ¿Y por qué decimos eso? Porque hay otro misterio fascinante que hace crecer torcidos los pinos de un bosque de la región de Transilvania. Exactamiente el mismo fenómeno de arqueamiento del tronco sucede en Polonia, en el bosque de Gryfino en la región de Pomerania, cuya base del tronco tiene una extraña curvatura que nadie sabe explicar. ¿Qué pensarías? Pues que la explicación más sencilla siempre es la correcta, ¿no? En este caso no es tan fácil, pues se doblan casi 90 grados hacia el norte a unos pocos centímetros del suelo formando una “J”. Los habitantes del pueblo han bautizado el sitio como “Bosque encorvado”.

Y aunque no existe ninguna explicación científica, sí que existen otras teorías que intentarían darle sentido a este extraño suceso. Desde anomalías gravitacionales a energías malignas, pasando por una fuerte tormenta que los hubiera torcido cuando crecían... Aunque no tiene mucho sentido, pues a su alrededor hay arboles de la misma edad que no presentan esa anomalía.

Se ha llegado a argumentar que la más probable de las interpretaciones sea que desde que los árboles son jóvenes se han manipulado para que tomen esa forma, aunque también se ha hablado de la posibilidad de que la deformación fuera causada por el hongo Melampsora pinitorca que causa malformaciones en los brotes de pinos jóvenes. Lógicamente, estas explicaciones tampoco es que gusten mucho a los habitantes, que prefieren más mantener el misterio convirtiendo el bosque en una atracción turística.

Aunque los árboles son siempre motivo de vida, ciertas leyendas o mitos, los convierten en algo malicioso, quizás envuelto en la leyenda de los ahorcados en el viejo oeste que quedaban colgando en sus ramas por un tiempo indefinido o simplemente por el miedo que podían producir en oscuros parajes. Este es el caso del árbol que se encuentra en el Paso de Hojas Negras. Se cuenta que tiene en el base de su tronco un rostro, cuerpos colgando en sus ramas y un líquido parecido a la sangre que emana de él. Dicen que es malicioso y que crea alucinaciones a todo aquel que se acerca a él... Seguramente se trata de una leyenda más basándose en un extraño árbol sangrante que se encuentra en Australia, uno que al rascar o pinchar sangra como cualquier animal. Su nombre científico es el Corymbia Opaca y su sabia es del color de la sangre; roja y fluida. Tanto es así que cuando se le realiza un corte, la “sangre” sale a chorro hasta que forma un tapón como si fuera una costra. Considerado un árbol sagrado por los aborígenes, este tipo de árboles no sólo está en este país, sino que podemos encontrarlo igualmente en las Islas Canarias o Sudáfrica con el Pterocarpus angolensis, el Dracaena Draco (el Draco) o el Dracaena cinnabari.

Con todo, nadie sabe explicar el milagro del ciprés de la Basílica italiana que, curiosamente, se erigió en honor a la Virgen María despés de que ésta se le apareciese a un joven de 23 años de Leola el 14 de septiembre de 1602. Según la tradición, el joven Gabriel fue reprendido por un anciano porque estaba molestando a las vísperas solemnes de la Virgen. Molesto con la reprimenda, Gabriel y otros dos amigos pensaron en asesinar al anciano pero, entonces, se apareció la Virgen que distrajo a los asesinos cobijando al anciano enfermo entre la vegetación. Esa es la razón por la que el artista milanés colocó la rama de ciprés y de otro arbusto en la fachada. Al segundo lo partió un rayo pero el arbol sigue vivo 400 años después.

Quizás los misterios de la naturaleza sean más interesantes que cualquiera de los que nos encontramos en cientos de leyendas o mitos. Intentar comprender la maravilla de la madre tierra.

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

portada anocero corporativa

Nº 349, Agosto de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.