Civilizaciones perdidas

¿Dónde está la tumba de Jesús? (6): Srinagar, India

Jesús murió en la India. Esta es otra de las grandes hipótesis que hablan de la tumba de Jesús. De ser cierta, este Jesús había tenido descendencia hasta nuestros días.

28 de Febrero de 2019 (13:37 CET)

¿Dónde está la tumba de Jesús? (6): Srinagar, India
¿Dónde está la tumba de Jesús? (6): Srinagar, India

Dentro de las teorías heréticas en torno a la tumba de Jesús, hay una que aún sigue coleando y es la posibilidad de que Jesús no muriera en la Cruz sino que, una vez curado de las heridas causadas por la crucifixión, emprendiera la huida hacia Oriente donde comenzó una segunda vida.

Los budistas, musulmanes, hindúes y cristianos veneran hoy en día en Cachemira la tumba de un santo profeta de nombre Yus Asaf, que traducido sería "Jesús el Captador", identificándolo como Jesús de Nazaret.

Esta hipótesis se divulgó en España a raíz de un polémico libro escrito por Andreas Faber-Kaiser  titulado Jesús vivió y murió en Cachemira (1976). Recoge los textos y las leyendas cachemires en donde el nombre de Jesús presenta todas estas variantes: Yusu, Yusuf, Yusaafaf, Yuz Asaf, Yuz-Asaph, Issa, Issana...

Basado en estos textos, a modo de resumen, en el libro se dice que la crucifixión de Jesús estaba preparada por Poncio Pilato para que no le causase la muerte. Descendido con vida del madero, fue curado con hierbas medicinales y puesto en el sepulcro del cual salió removiendo por sí mismo la gran piedra que obstruía la entrada.

Maltrecho, sale de Jerusalén y siguiendo la ruta de caravanas, se dirige con su madre María y su discípulo Tomás a la India buscando a las diez tribus perdidas de Israel que se creían diseminadas por las comarcas de Afganistán y Cachemira.

La Virgen, enferma por las penalidades del viaje, habría muerto de camino a Srinagar, en el pequeño pueblo de Murree, en la actual Pakistán.

En Cachemira Jesús, ya con el nombre de Yus Asaf, tuvo hijos con una mujer llamada Maryan. Esas viejas tradiciones las recogió el investigador Faber-Kaiser en un libro que levantó ampollas en el seno de la ortodoxia cristiana. Entre otras hipótesis, cuenta que Tomás fue testigo de la muerte definitiva de Jesús colocando sus piernas al oeste y su cabeza hacia el este, es decir, según la costumbre judía. Su tumba se hallaría en el lugar exacto donde expiró, en la ciudad de Srinagar.

El escritor Siegfried Obermeier, por su parte, publicó otro libro que hacía hincapié en la misma tesis, ¿Murió Jesús en Cachemira? (1983), reconstruyendo los años ocultos de Jesús –se puso en camino siguiendo una antigua ruta de caravanas de mercaderes hacia el este, pasando por Persia y Afganistán, llegando a la India donde estuvo unos años–.

De regreso a Palestina llevó a cabo su misión de Mesías hasta que en el año 30 fue crucificado. Pero, según sus datos, no murió. José de Arimatea le desciende de la cruz, le cubre de ungüentos, le envuelve en una sábana y después le esconde en su cámara sepulcral y allí le ayuda a recuperarse de sus heridas. Luego emprende de nuevo el camino hacia Cachemira, pasando por Nisibis y Taxila. 

Entre los años 80 a 90 d. de C. Jesús muere y es enterrado en Srinagar, en el santuario llamado El Rozabal –Rauza Bal significa "Tumba del Profeta"–, situado en la calle Khanyar.

Al día de hoy, los miembros del Movimiento Ahmadiyya –que practican un Islam heterodoxo– creen firmemente que esa tumba pertenece a un recto profeta de Dios, llamado Yus Asaf que murió la edad de 120 años. Además de las tumbas de Jesús y María, una reducida comunidad judía aislada en la montaña viene custodiando en Cachemira, desde hace 3.500 años, la tumba de Moisés, del que igualmente hay referencias en los nombres toponímicos, conservándose incluso la llamada "piedra de Moisés".

El cardenal indio Valerian Gracias, cuando se publicó el libro de Faber-Kaiser, manifestó públicamente su miedo a que se difundieran estos datos. Como era de suponer, tras la edición del libro se vertieron ácidas críticas desde el sector católico tanto en artículos como en libros.

Uno de ellos fue el que publicó Juan Barceló Roldán de expresivo título: Jesús y la estafa de Cachemira (1980) en cuya introducción el autor ya dice: "Las páginas que siguen están dedicadas a demostrar la inconsistencia de los argumentos que Faber-Kaiser emplea y la osadía y la ligereza de que da muestras al utilizar textos de las Sagradas Escrituras con un absoluto desconocimiento del contexto bíblico, o una manifiesta intención malévola o ambas cosas a la vez".

Y un dato más: Faber-Kaiser y su esposa Mercedes Castellano, entre la documentación y los testimonios que recogieron en Srinagar, llegaron a conocer y entrevistar a un hombre que aseguraba ser el descendiente directo de Yus Asaf, por línea masculina. Su nombre era Sahibsada Basharat Saleem.

 

 

¿Dónde está la tumba de Jesús? (7): Honshu, norte de Japón

Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 347, Junio de 2019

Nº 347, Junio de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.