Civilizaciones perdidas

Osirión, la tumba de Osiris (I)

El Osirión es uno de los lugares más extraños que hay y a la vez menos visitados Egipto, un templo enigmático, complejo, diferente… Al que ahora nos vamos a acercar para conocer mejor sus misterios.

8 de Agosto de 2019 (11:40 CET)

Osirión, la tumba de Osiris (I)
Osirión, la tumba de Osiris (I)

Sólo hay que echar un vistazo a las noticias de cada mes para comprobar que pocos países en todo el planeta generan tanta información como Egipto. Sea como fuere, si hay un lugar extraño en todo Egipto ese es el Osirión, a unos 600 km al sur del Cairo, ocho horas de viaje que recorremos atravesando el desierto infinito que rodea a las carreteras que, como una recta eterna, se extienden por estas latitudes.

Cuando se habla de gigantes en la Biblia, aparecen siempre los anunakis. Esto es porque «Anak» en hebreo, significa precisamente «gigante». Y los gigantes, son «los hijos de Anak».

Según lo mitos, cuando Set, el dios de las tierras áridas, se enfrentó a Osiris, el de los territorios fértiles, la balanza se decantó a favor del primero, que decidió matar a Osiris y trocear su cuerpo en catorce partes: trece de las cuales fueron ubicadas en diferentes templos, salvo el pene, que fue arrojado al río Nilo. Pues bien, en Abydos se encuentra supuestamente, dentro del Osirión, la más importante de éstas: la cabeza. Eso dice al menos el mito, porque lo que tenemos delante es un templo conformado por piedras gigantescas sin un solo jeroglífico, cuya traza recuerda a construcciones como Tiahuanaco o Sacsahuamán, ya en la cordillera andina. Pero es que además, pese a encontrarse junto al templo de Seti I, se halla a casi quince metros por debajo de la base de éste. ¿Qué significa este dato? Es evidente que el templo de Seti I ha sido construido sobre una acumulación de sedimentos que se ha producido durante siglos, quien sabe si milenios. Por eso, los estudios de geología que se han llevado a cabo en este lugar, han determinado que si el Osirión se encuentra a esa profundidad con respecto al templo de Seti, es porque se construyó antes.

osirion egipto
 

No hay que ser muy avispado para, estando en el lugar, darse cuenta de que una y otra construcción no tienen nada que ver; de hecho el Osirión nada tiene que ver con el resto de templos egipcios, salvo con el que se encuentra justo delante de la Esfinge de Gizeh; como veremos en otra entrega, quizás no sea casualidad. Ahora, observando las aguas verdes que como una ciénaga se encuentran en el foso del Osirión, varias preguntas vienen a la cabeza. Porque este desnivel tan tremendo entre la base sobre la que se ubica un templo y otro, en años, en antigüedad de uno y otro, ¿cómo se traduce, siempre según los estudios geológicos? La respuesta parece «obvia»: El templo de Seti I es del 1290 a.C. La posición del Osirión muy por debajo de éste, nos obliga a remontarnos varios milenios atrás.

Eso es mucho tiempo. Sí, el tiempo de los gobernantes anteriores, de aquellos que, precisamente, están representados en una sala muy concreta del templo de Seti I: los gigantes semidioses…

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

portada anocero corporativa

Nº 349, Agosto de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.