Misterios

El tesoro de los Incas... ¿en Polonia?

Cada primavera, cuando la nieve se derrite, cazatesoros de todo el mundo acuden al sur de Polonia equipados con detectores de metal. Por sorprendente que parezca, buscan el tesoro perdido de los incas que un descendiente de Túpac Amaru II dejó escondido presuntamente en los alrededores del castillo de Niedzica.

3 de Mayo de 2016 (12:36 CET)

¿Podría estar enterrado el tesoro de los incas en el castillo de Niedzica?
¿Podría estar enterrado el tesoro de los incas en el castillo de Niedzica?

Transitábamos la carretera 969, bordeando la frontera con Eslovaquia cuando, en los alrededores del embalse Czorsztyn, se hizo visible la imagen imponente de un castillo medieval. Sorprendidos por una curiosa placa que alertaba de la presencia de fantasmas, descendimos del vehículo llenos de curiosidad. Entonces no sospechábamos que esta gótica construcción encerraba una de las claves para la localización de parte del tesoro perdido de los incas. Y no podíamos imaginarlo porque nos hallábamos ¡en Polonia!

El castillo de Niedzica se erige a orillas del río Dunajec, junto a una pequeña cadena de montañas conocida como Los Pieniny, a unos 40 Km. de Zakopane, la capital del turismo invernal de Polonia. Su aspecto actual se remonta a tiempos de su reforma renacentista. Desde la parte alta de la fortaleza se disfruta de una bella panorámica de los Pieniny, del valle de Czorsztyn y su moderna presa, así como las ruinas -al otro lado del río-, de un castillo del siglo XIV que, según la leyenda, está comunicado con el primero por debajo del lecho.

Tras unos minutos de espera, en sepulcral silencio, nos sobresalta una fanfarria que suena todas las horas en punto y, en aquel instante, como si fuera una aparición, nos recibe Agnieszka que, a cargo del museo que contiene hallazgos arqueológicos relacionados con el castillo, nos guiaría por sus principales estancias. Este museo contiene restos de la mampostería que alguna vez adornó los interiores, estampas y grabados con vistas del castillo en varias épocas, así como abundante documentación histórica. De este modo supimos que el castillo fue construido entre los años 1320 y 1326 por un tal Kokos de Brezovica y que estuvo en posesión de la familia Berzeviczy durante más de 150 años.

-"Uno de sus descendientes –nos explica Agnieszka- protagoniza una historia relacionada con el tesoro de los incas que, según una leyenda, estaría escondido en los alrededores."

Ambos cruzamos una mirada cómplice. El tesoro perdido de los incas… ¿en Polonia?

El oro de los incas
Francisco Pizarro llegó a tierras incaicas en 1535 sediento de oro. Para salvaguardar su vida, el emperador Atahualpa ofreció a los recién llegados llenar una habitación con piezas de oro. Su hermano Huáscar, sin embargo, era partidario de la lucha; "Los extraños que han llegado –le espeta-  no son Viracochas, son simples mortales y ladrones. Nos vienen a ofender. Se viene la sombra de la esclavitud. Si no luchamos, hemos de hundirnos en el duelo y la miseria". El "guerrero" parte de Cuzco hacia Quito (Ecuador) donde se proclama emperador y organiza la lucha contra los conquistadores. Atahualpa, por su parte, es encarcelado y meses más tarde acusado de traición por no revelar el paradero del tesoro. Para pagar su rescate, Pizarro exige dos habitaciones llenas de oro y, aunque cumple con lo pactado, es igualmente ejecutado.

La cantidad de oro y plata reunidos por Pizarro en Perú triplicó el botín obtenido por los españoles en México. Con todo, el grueso del tesoro nunca apareció. ¿Es posible que se lo llevara consigo Huáscar a Ecuador?

Una tradición asegura que duerme en el fondo del lago Titicaca, en Perú. Hasta allí se desplazó el oceanógrafo Jacques Cousteau en 1969. Durante ocho semanas exploró el fondo del lago con submarinos individuales provistos de sonar, pero no halló ni una pepita de oro. Otros, han vinculado el famoso tesoro perdido de los incas con las misteriosas placas de oro halladas por Juan Moricz en la Cueva de los Tayos, en Ecuador. Este hallazgo -todavía en duda- despertó el interés de numerosas expediciones que tampoco encontraron nada. Y, finalmente, los miembros del Instituto de Arqueología Náutica de la Universidad de Texas y la Fundación Widam que, desde noviembre de 1998 buscaron el paradero del escurridizo tesoro, nos ofrecen pistas de su paradero en la zona de Sigsig, en las estribaciones de la Cordillera Oriental o de los Llanganates, donde presumen que Huáscar lo escondió (ver recuadro). En ninguno de los escenarios propuesto figura Polonia, ¿qué fundamento, pues, tenía la revelación de nuestra guía?

Descendientes de Túpac Amaru

La relación del Castillo de Niedzica con el tesoro de los incas tiene dos naturalezas. Una histórica, que hemos comprobado, y otra legendaria. Está acreditado que a mediados del siglo XVIII, Sebastián Berzeviczy (a la sazón propietario de la fortaleza) fue en busca de fortuna a América del Sur, tras una breve estancia en el sur de nuestro país donde pudo aprender castellano. En Perú, se casó con una indígena de "noble familia" de la que tuvo una hija llamada Umiña. Pudimos comprobar como su nombre figura en la genealogía Ancient Inca Emperors como Umina Berzeviczy, tras casarse con un sobrino de Túpac Amaru, llamado Andrés.

Sigue leyendo Tras el tesoro de los incas en Polonia. de Josep Guijarro

Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 366, Enero 2021

Nº 366, Enero de 2021