Lugares mágicos

IBIZA: LA ISLA DE LA PODEROSA TANIT

Juan Ignacio CuestaYa viajemos por mar o por aire, la primera impresión que se recibe cuando nos vamos acercando a Ibiza es la de llegar a un lugar nada común. Así debió de sucederles a los fenicios que, tras navegar bajo la sombra del peñón de Es Vedrá, decidieron establecer allí una de sus colonias más importantes en el Mediterráneo. Pronto encontraron lugares sagrados donde contactaron con sus dioses, los mismos y hermosos enclaves que hoy pueden visitar los viajeros que deseen iniciarse en los misterios de la poderosa diosa Tanit.

18 de Noviembre de 2009 (09:26 CET)

IBIZA: LA ISLA DE LA PODEROSA TANIT
IBIZA: LA ISLA DE LA PODEROSA TANIT
Ybshm o Iboshim (de donde procede el nombre de Ibiza, oficialmente Eivissa) fue dedicada por los fenicios al dios Bes . Se trataba de una divertida deidad procedente del panteón egipcio, que fue adoptada por muchos pueblos. Sin embargo, la diosa que determinó la vida mágica y sagrada de las islas Pitiusas fue Tanit, escrito Tnt en fenicio.

Se dice de ella que era la esposa del caldeo Baal, e incluso que podría ser su manifestación femenina. Algunos la consideraban una diosa «paredra», que es aquella que se sienta junto a su esposo, aunque en un nivel ligeramente inferior. Es muy posible que el primero encarnara los aspectos más luminosos de unos cultos que tenían su lado más oscuro, iniciático y esotérico en ella, como podemos deducir si atendemos a su procedencia.

Los antecedentes de esta diosa que encabezó el panteón púnico los encontramos en la Ashtart-Astarté fenicia, la Inanna sumeria o la Ishtar acadia. Todas ellas eran diosas de la fertilidad y los placeres carnales, aunque sus cultos evolucionaron hasta volverse especialmente cruentos. Como diosas de la guerra había que aplacar su ira con las vidas de animales y de los enemigos, pero también, en ocasiones, con las de niños Se la representaba cubiertas con velos sutiles, que destacaban sensualmente sus características femeninas. Sus cultos se extendieron por todo el Mediterráneo, así como su símbolo.

Otra de sus funciones procedía de su relación con lo astral, al tener a su cargo los ciclos naturales, lo que hizo que se la asociara a la luna creciente y al dios agrario Ball Hammón, lo que hacía extensiva su función fertilizadora a la propia tierra y a todas sus criaturas. También se la relaciona con el inframundo y, por lo tanto, sería protectora de los muertos y tendría las llaves del infierno.

El principal santuario ibicenco dedicado a Tanit está en el noreste de la isla y, más concretamente, en el interior de una caverna.

Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

portada anocero corporativa

Nº 349, Agosto de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.