Vida alternativa

Las 4 claves para ser feliz según la ciencia

Después de estudiar a expertos meditadores empleando las más modernas tecnologías, el científico Richard J. Davidson ha conseguido aislar las 4 claves del equilibrio y el bienestar para conseguir la felicidad.

Miguel Pedrero

22 de Agosto de 2019 (11:42 CET)

Las 4 claves para ser feliz según la ciencia
Las 4 claves para ser feliz según la ciencia

Richard J. Davidson es una de esas personas que desde niños tienen clara su vocación. Cuando estudiaba en el instituto, durante los veranos trabajaba como asistente de investigación en el Laboratorio del Sueño del Centro Médico Maimónides (EE. UU.). Su labor consistía en limpiar los electrodos que habían sido fijados a los cuerpos de los sujetos experimentales. Años después, estudió psiquiatría en la prestigiosa Universidad de Harvard y formó parte de los equipos de los psiquiatras Daniel Goleman –autor del best seller Inteligencia emocional– y Gary Schwartz, uno de los más importantes investigadores de los fenómenos paranormales en la actualidad. Con el tiempo, consiguió ocupar un puesto de profesor en la Universidad de Wisconsin-Madison, y acabó convirtiéndose en fundador y director del Centro para la Salud Mental, adscrito al citado centro universitario.  

Lo más importante de la vida

Richard Davidson ha realizado fascinantes investigaciones en el laboratorio, pero la que le reportó fama internacional es la que desarrolló con meditadores expertos –como el monje budista francés Matthieu Ricard o el maestro Mingyur Rinponche–, todos ellos con más de 10.000 horas de práctica de meditación. Su finalidad consistía en hallar las bases objetivas de la felicidad y el bienestar. 

El científico defiende que cualquier persona puede aprender a ser feliz, del mismo modo que uno se instruye para tocar un instrumento musical o jugar al ajedrez. Todas son habilidades y, como tales, requieren práctica y paciencia, porque el cerebro está diseñado para cambiar en respuesta al entrenamiento mental. Por tanto, si la plasticidad del cerebro sirve para aprender a bailar o a dibujar, también para alcanzar el equilibrio y el bienestar. Y en tan noble objetivo es básica la práctica de la meditación, asegura Davidson. Su último libro, coescrito con Daniel Goleman, se titula precisamente Rasgos alterados: la ciencia revela cómo la meditación transforma la mente, el cerebro y el cuerpo.

Ser feliz requiere práctica y paciencia, pero está al alcance de todo el mundo

Basándose en sus extensas investigaciones, Davidson considera que existen cuatro cualidades de la mente –todas ellas vinculadas a la neuroplasticidad y la práctica de la meditación– que constituyen las bases de la auténtica felicidad y bienestar. Son las siguientes:

1. Resiliencia. El mundo es cambio, y más en la actualidad, donde todo va demasiado deprisa. Eso genera sufrimiento, lo que se suma a los malos ratos y desgracias que todos debemos hacer frente en la vida. La resiliencia es la rapidez con la que somos capaces de recuperarnos de la adversidad. Davidson denomina a esta cualidad «no-pegajosidad»: conseguir que las circunstancias adversas de la vida no se queden «pegadas» a la mente. La meditación mejora ostensiblemente esta capacidad. 

2. Prospección. Davidson describe esta cualidad como la capacidad de quedarse con los elementos positivos de la vida y de las personas que nos rodean. La práctica de la meditación provoca la activación de los circuitos cerebrales vinculados a la prospección. Generar pensamientos compasivos modifica el cerebro y hace aflorar la felicidad.

3. Atención. Continuamente estamos siendo bombardeados por distintos estímulos, sobre todo en este mundo digital y audiovisual en el que vivimos. Por eso debemos cultivar la atención en lo verdaderamente positivo para nosotros, y evitar la distracción y la rumiación de los problemas, que acaban generando estrés y depresión. La meditación es el método más adecuado para educar la atención.

4. Generosidad. Los comportamientos altruistas y la generosidad están asociados al sentimiento de bienestar, asegura Davidson. La meditación produce sensaciones compasivas que activan circuitos neuronales vinculados al bienestar.

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Portada Año Cero Noviembre 2019

Nº 352, Noviembre de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.