Vida alternativa

Frutos rojos, cerebro joven

Es muy posible que no exista un combinado de frutas específicas que asociemos de manera tan inmediata a la salud como el configurado por los frutos rojos, porque en este caso, mucho más que en otros, la unión hace la fuerza

8 de Junio de 2019 (10:20 CET)

Frutos rojos, cerebro joven
Frutos rojos, cerebro joven

Con solo verlos apetece comerlos, y con solo mentar su nombre establecemos una veloz e inequívoca asociación con la buena salud. Y no es para menos si tomamos en cuenta que las evidencias sobre sus efectos antioxidantes, antinflamatorios y como protectores cerebrales no hacen más que incrementarse. La mayor parte de sus propiedades se concentran en la cáscara y semillas, asociadas también a sus característicos pigmentos. Bajo el apelativo más familiar y repostero de «frutas del bosque», el grupo engloba a un variado número de frutas y bayas que antaño crecían silvestres y se recolectaban, teniendo a los arándanos como estrellas indiscutibles por sus poderosas cualidades.

Los frutos rojos, deudores de los tonos predominantes en el conjunto y en los que el color azul a veces gana la partida, se completan con las diferentes variedades de fresas, fresones, frambuesas, moras, grosella, cereza, zarzamora y, en menor medida, con otros como el madroño, la guinda o el emergente acai procedente de América del Sur. Su consumo siempre es recomendable y hoy en día están presentes en muchos lugares, España incluida,como alimentos de proximidad cultivados en el propio país.

En todo caso, algunas variedades resisten bien los procesados y conservas, manteniendo muchas de suspropiedades, como ocurre en el arándano y el acai, auténticos superalimentos.Las antocianinas de los arándanos azules son unos flavonoides capaces de llegar a los lugares más recónditos de nuestro cerebro, especialmente a aquellos que rigen las funciones cognitivas. «Apoyando estos datos –explica la doctora en bioquímica Perla Kaliman–, se ha comprobado que los arándanos mejoran el rendimiento en pruebas de memoria y aprendizaje y de resistencia al estrés».

Los científicos lo tienen tan claro, que estudian y recomiendan su consumo para frenar el envejecimiento y la neurodegeneración, especialmente en aquellas personas en riesgo de padecer Alzheimer. El acai tampoco se queda atrás. Experimentalmente se ha demostrado su poder antioxidante, y por tanto, su efecto protector contra el envejecimiento celular, reduciendo el colesterol en sangre. Sin embargo, su propiedad más conocida como adelgazante no cuenta por el momento con respaldo científico definitivo

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

portada anocero corporativa

Nº 349, Agosto de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.