Arqueología
04/12/2023 (08:00 CET) Actualizado: 04/12/2023 (08:00 CET)

Descubren restos de un 'niño vampiro' en Polonia

En la localidad polaca de Pień se han hallado los restos de un niño que fue considerado vampiro por sus vecinos, hace 400 años

Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo

04/12/2023 (08:00 CET) Actualizado: 04/12/2023 (08:00 CET)
Desentierran un niño vampiro
Desentierran un niño vampiro

Un equipo de arqueólogos polacos ha descubierto recientemente los restos de una tumba que, en opinión de los expertos, pudo haber sido identificado hace 400 años como un vampiro u otra criatura sobrenatural. La tumba en cuestión, perteneciente a un niño, ha sido descubierta en un cementerio masivo sin señalizar, ubicado en el pueblo de Pień (Polonia).

La razón por la que los estudiosos creen que el pequeño –de unos seis o siete años de edad– pudo haber sido identificado con un ser maligno es que sus restos aparecieron colocados de una manera peculiar: «El niño fue enterrado en posición vertical, boca abajo, y con un candado de hierro doblado bajo sus pies», explicó a la prensa Dariusz Polinski, arqueólogo de la Universidad Nicolás Copérnico de Toruń y director de la excavación.

El niño fue enterrado en posición vertical, boca abajo, y con un candado de hierro doblado bajo sus pies

Según declaró Polinski, hay evidencias de que la tumba fue manipulada, aunque no se sabe con certeza en qué momento. En opinión del arqueólogo polaco, es posible que quienes accedieron a la tumba tuviesen la intención de quemar o destruir el cadáver, aunque no hay evidencias fehacientes en ese sentido. Además, los expertos han explicado que cerca de la tumba del «niño vampiro» aparecieron otras tumbas de niños, aunque ninguna de ellas tenía similitudes con esta.

Restos del niño hallado en Polonia
Restos del niño hallado en Polonia

Polinski explicó que en el cementerio también se descubrieron otras tumbas con indicios de haber sido interpretadas como pertenecientes a seres malignos, pues en su interior aparecieron restos como hoces, monedas o piedras colocadas en la boca de los difuntos. En el caso de la tumba del niño, «desde el momento del hallazgo estaba claro que el candado era, en cierto sentido, una salvaguarda para protegerse del niño muerto, y no al contrario», aclaró el arqueólogo.

El candado era una salvaguarda para protegerse del niño muerto y no al contrario

El candado
El candado

Durante los siglos XVI y XVII, la población de distintas regiones de Europa del Este temía a criaturas malignas como demonios y vampiros, y creían que los muertos podían regresar de sus tumbas si no habían tenido una «buena muerte». En el caso del pequeño recién descubierto, es probable que hubiera sufrido defectos físicos muy característicos, o que hubiera muerto a causa de la peste u otra epidemia, o incluso que se hubiera suicidado. En tales supuestos, era habitual que la población supersticiosa de esos tiempos creyera que el niño volvería de su tumba con fines malignos.

Curiosamente, el año pasado se descubrió, a apenas dos metros de distancia de la tumba del niño, otro enterramiento –en este caso de una mujer–, al que también se le habían añadido dos candados triangulares, sin duda con una finalidad similar: evitar que el cadáver atacara a los vivos…

Sobre el autor
Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo especializado en temas de arte, historia y viajes. Ha publicado sus trabajos en medios como El Mundo, GEO, Lonely Planet, Condé Nast Traveler Destinos, entre otros. Autor de varios libros, como Historia negra de los Papas, Ars Secreta o Héroes y villanos. Fue jefe de edición de Año/Cero, y actualmente dirige el magazine de viajes y cultura Wanderer.es

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Año cero 403

Nº 403, marzo de 2024