Arqueología
20/12/2021 (11:33 CET) Actualizado: 20/12/2021 (11:33 CET)

Descubren tres momias con lenguas de oro en Egipto

Arqueólogos de la Misión Arqueológica de Oxirrinco hallan diferentes momias con lenguas de oro cuya función tiene que ver con los dioses del inframundo.

Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo

20/12/2021 (11:33 CET) Actualizado: 20/12/2021 (11:33 CET)
Descubren tres momias con lenguas de oro en Egipto (Crédito: Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto)
Descubren tres momias con lenguas de oro en Egipto (Crédito: Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto)

En 1992, hace ahora casi 30 años, un equipo de arqueólogos de la Universidad de Barcelona se unió a los trabajos de investigación que se realizaban en el yacimiento de Oxirrinco, cerca de la actual El-Bahnasa, a unos 180 kilómetros al sur de El Cairo. Desde entonces, y durante estas casi tres décadas, los investigadores españoles han participado año tras año en las campañas de excavación de la llamada Misión Arqueológica de Oxirrinco, mano a mano con los expertos del Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto.

La última campaña en el yacimiento, que posee restos que se remontan al siglo VII a.C, coincidiendo con la dinastía saíta, se desarrolló entre el 10 de noviembre y la primera semana de diciembre, y ha dado como resultado importantes y llamativos hallazgos. Entre los descubrimientos realizados por el equipo hispano-egipcio hay que reseñar tres tumbas de época romana en la que se han hallado varios individuos momificados y, lo que es más sorprendente, tres de ellos han aparecido con una lámina de oro colocada sobre sus lenguas. Además, sobre el vendaje de una de estas momias de tiempos romanos los investigadores han descubierto un papiro en estado muy delicado, que todavía está pendiente de estudiar.

Lo que más ha llamado la atención son las tres momias de época romana, y en especial las láminas de oro que han sido encontradas en sus bocas

 
Lenguas
Lenguas de oro halladas por los arqueólogos de la misión Oxirrinco (Crédito: Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto)

Los arqueólogos de la misión de Oxirrinco –una ciudad que los antiguos egipcios bautizaron como Per-medyed, y que fue capital del nomo (provincia) XIX del Alto Egipto–, también han realizado durante esta campaña otros hallazgos de gran importancia. Bajo una de las tumbas de época romana, los expertos han descubierto una estructura de época anterior y, al este de ésta, han aparecido dos tumbas de época saíta (664-525 a.C.). Una de ellas, en cuyo interior ha aparecido el sarcófago de una mujer, tenía evidencias de haber sido saqueada en tiempos antiguos, pero la otra, que también custodiaba en su interior un sarcófago antropomorfo –en este caso de hombre–, estaba sellada e intacta, por lo que se salvó de la acción de los ladrones de tumbas. Dentro de esta tumba intacta –"Algo muy importante, porque es raro encontrar una tumba que esté totalmente sellada", según declaró Esther Pons Mellado, codirectora de la misión arqueológica–, y además del sarcófago, también se encontró un cuerpo momificado, cuatro vasos canopos –con los órganos momificados del difunto–, varios amuletos –incluyendo un escarabeo y varios Udyat u Ojos de Horus–, y 399 ushabti, pequeñas figurillas funerarias.

Las lenguas de oro protegerían al difunto en su viaje al más allá y le permitirían hablar con los dioses del inframundo

Figurillas
Figurillas funerarias halladas dentro de la tumba (Créditos: Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto)

Aunque todos estos hallazgos son de gran importancia, lo que más ha llamado la atención de buena parte de la prensa internacional son las tres momias de época romana, y en especial las láminas de oro que han sido encontradas en las bocas de los tres cuerpos. En realidad, no es la primera vez que se descubre algo similar, pues en enero de este mismo año, otro equipo de arqueólogos encontró unas piezas muy semejantes en el yacimiento de Taposiris Magna, en la costa mediterránea de Egipto. Y, de hecho, en la propia Oxirrinco se han descubierto en los últimos años hasta un total de 14 lenguas de oro que, según creen los especialistas, habrían tenido un importante papel mágico-religioso, para proteger al difunto durante su viaje al más allá, y posiblemente para permitirle hablar con los dioses del inframundo.

"El oro es un material incorruptible que ya desde época faraónica tenía importancia, porque estaba relacionada con la carne de los dioses. Esta práctica puede significar que protege la lengua para que el difunto pueda hablar en el más allá, para que pueda tener todos los sentidos activos y poder renacer", explicó Maite Mascort Roca, otra de las arqueólogas españolas de la misión Oxirrinco, en declaraciones al diario El Español.

Esta práctica podría ser una reminiscencia de la antigua costumbre egipcia del ritual de la Apertura de la Boca y de los Ojos

Durante la época romana –en la que se han datado las momias con las lenguas de oro ahora descubiertas– se produjo un importante sincretismo religioso y funerario entre la cultura egipcia y la romana. Así, los romanos establecidos en Oxirrinco adoptaron el proceso de momificación, y es habitual que las coberturas de los cuerpos encontradas en las tumbas muestren decoraciones con motivos tanto egipcios como romanos. En el caso concreto de la colocación de la lengua de oro, esta costumbre podría también ser resultado del citado sincretismo religioso entre ambas culturas. Tal y como explica Esther Pons en un trabajo de 2019 –Presencia de lenguas de oro en tumbas de época romana en el yacimiento arqueológico de Oxirrinco–, esta práctica podría ser, por un lado, una reminiscencia de la antigua costumbre egipcia del ritual de la Apertura de la Boca y de los Ojos –y que tenía como fin otorgar al difunto la capacidad de emplear todos sus sentidos en el más allá– y, por otro, podría tratarse también de una rememoración de una costumbre romana de origen griego, que consistía en depositar una moneda en el interior de la boca del difunto para que este pudiese pagar el peaje correspondiente a Caronte, el barquero del inframundo clásico, que cruzaba con su barca las aguas del Aqueronte en su viaje al más allá.

Sobre el autor
Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo especializado en temas de arte, historia y viajes. Ha publicado sus trabajos en medios como El Mundo, GEO, Lonely Planet, Condé Nast Traveler Destinos, entre otros. Autor de varios libros, como Historia negra de los Papas, Ars Secreta o Héroes y villanos. Fue jefe de edición de Año/Cero, y actualmente dirige el magazine de viajes y cultura Wanderer.es

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Zinio 384 1

Nº 384, Julio de 2022