Arqueología

Nazca: ¿señales para el dios Kon?

Hoy, cuando los satélites cartografían hasta el último centímetro de piel del planeta, hay una franja del desierto peruano que se resiste a revelar sus secretos. ¿Por qué y para qué fueron trazados los enigmáticos dibujos del desierto de Nazca?

Divulgador

21 de junio de 2021 (12:54 CET)

Dios Kon al que estarían dedicadas las líneas de Nazca (Foto: A. L. Moyano)
Dios Kon al que estarían dedicadas las líneas de Nazca (Foto: A. L. Moyano)

A Maria Reiche Neumann (1903-1998) se le reconoce el meritorio y sacrificado esfuerzo por preservar las líneas de Nazca e intentar descifrar su significado, lo que le ha valido el respeto y la admiración del pueblo nazqueño. Fue en diciembre de 1941, cuando Maria Reiche tuvo ocasión de sobrevolar la meseta de Nazca y confirmar que las líneas parecen estar orientadas con los solsticios de verano e invierno. Para la profesora alemana, aquellas líneas comenzaron a ser trazadas desde el mismo momento en que los primeros observadores del cielo se percataron de la coincidencia entre el recorrido de determinadas constelaciones, la dirección del ocaso del sol y la llegada de las estaciones secas y lluviosas. Cautivado por esos acontecimientos celestes que parecen presagiar cuál será el mejor tiempo para sus cosechas, el hombre empieza a intentar establecer una relación con ellas. Observando de dónde salen esas estrellas, que ellos idealizan como seres vivientes dotados de poderes especiales, deciden ir en su búsqueda en mitad de la noche. Así que, partiendo en el crepúsculo, aquellos hombres atraviesan cerros, llanuras y quebradas creyendo que algún día podrán alcanzar esas pequeñas antorchas que iluminan el cielo…

Quizá, los dibujos de Nazca pretendieran ser un tributo a sus dioses o a sus ancestros sepultados bajo la arena

Sin título(21)
Actualmente, las excavaciones prohiben el acceso hasta el templo nazca de Cahuachi (Foto: A. L. Moyano)

EL DESIERTO DEL DIOS KON 

Pero, ¿y si los dibujos fueron trazados… para no ser vistos por nadie? El hecho de que unas líneas se superpongan sobre otras sugiere que quienes las trazaron no buscaban precisamente una nitidez absoluta que las hiciera más visibles desde el cielo. Como argumenta Kryzysztof Makowski, doctor en Historia por la Universidad de Varsovia, tal vez las líneas de Nazca no pretenden transmitir ningún mensaje que deba ser interpretado desde los cielos. Makowski pone como ejemplo los textiles bordados de Paracas cuya elaborada policromía nunca estuvo destinada para que fuera apreciada por nadie. Como los jeroglíficos velados en la oscuridad de las tumbas en Egipto o los coloridos mantos sepultados bajo tierra, es probable que los dibujos de Nazca no tuvieran la intención de que fueran vistos por nadie, sino que simplemente pretendieran ser un tributo a sus dioses o a sus ancestros sepultados bajo la arena.

Un día, la cólera divina del dios Kon desecó aquel mítico edén para convertirlo en el estéril desierto que es hoy

Actualmente, la explicación más aceptada es la que baraja la posibilidad de que el trazado de estos dibujos respondiera a una manifestación religiosa. La tierra compacta sugiere que estas líneas pudieron encauzar desfiles procesionales. Muchas de ellas convergen circundando pequeñas colinas artificiales que se conocen como apachetas. En estos montículos se han hallado fragmentos de keros: vasos de cerámica realizados con fines religiosos que, al parecer, eran rotos intencionadamente después de cada ceremonia. También se han encontrado conchas de Spondylus, muy apreciadas en las culturas precolombinas, y asociadas con un culto al agua y la fertilidad. Contemplados desde el aire, hombres y mujeres ataviados con ornamentos ceremoniales harían "cobrar vida" a estos dibujos en su intento por suplicar a los dioses el regreso de la lluvia.

Desde el centro ceremonial de la Cahuachi, los sacerdotes Nazca planificarían los ritos procesionales y tratarían de pronosticar el regreso de Kon

Sin título(20)
Recinto interior del templo ceremonial nazca de Cahuachi (Foto: A L. Moyano)

Para la historiadora Maria Rostworowski (1915-2016) del Instituto de Estudios Peruanos, los dibujos del desierto habrían sido trazados para advertir la llegada del dios alado Kon, presente en la mitología de las culturas Paracas y Nazca. Fue el dios Kon quien dio origen al sol, la luna y las estrellas y dio vida a seres humanos animales, quienes en un pasado remoto habitaron en una especie de Edén o paraíso. Un día, la cólera divina del dios Kon (otras fuentes apuntan a otra divinidad) desecó aquel mítico edén para convertirlo en el estéril desierto que es hoy. A partir de esta leyenda, Maria Rostworowski advierte que los dibujos de pájaros y animales fueron un intento de llamar la atención de la presencia de vida sobre la tierra ante los distantes ojos del dios Kon, mientras que los trazados rectos o en zigzag servirían para encauzar los ritos, danzas o ceremonias. El hecho de que existan varias líneas superponiéndose unas a otras, pudo ser debido a que éstas tuvieran que rehacerse cada vez que eran utilizadas, quien sabe si como caminos procesionales.

Es probable que el dios Kon fuera identificado con un grupo de estrellas visible coincidiendo con épocas de lluvias. Desde el centro ceremonial de la Cahuachi, los sacerdotes Nazca planificarían los ritos procesionales y tratarían de pronosticar el regreso de Kon contemplando las estrellas del firmamento...

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

AE373 001

Nº 373, Agosto de 2021