Ciencia

Ayahuasca para mejorar tu salud mental: puro placebo

Un nuevo estudio revela que el consumo de ayahuasca no tiene beneficios psicológicos reparadores.

Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo

10 de diciembre de 2021 (11:21 CET)

Ayahuasca para mejorar tu salud mental: puro placebo
Ayahuasca para mejorar tu salud mental: puro placebo

En los últimos años, varios estudios científicos parecen haber demostrado los beneficios de la psilocibina –una sustancia psicoactiva presente en algunos hongos comestibles, y que una vez ingerido produce efectos alucinógenos– para tratar algunas dolencias psicológicas y psiquiátricas, como el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT), la ansiedad o la depresión.

¿Tiene beneficios la ayahuasca en nuestra salud mental?

Algunos estudios anteriores –aunque no controlados con placebo y sin control del sesgo de expectativa–, parecían sugerir conclusiones similares en el caso de otra droga, la ayahuasca, un potente alucinógeno empleado desde tiempos ancestrales por tribus sudamericanas, y que en las últimas décadas se ha popularizado en algunos ambientes relacionados con prácticas y grupos New Age (Nueva Era).

Ahora, un nuevo estudio realizado por científicos del Departamento de Neuropsicología y Psicofarmacología de la Universidad de Maastricht (Países Bajos), y que se ha publicado recientemente en la revista Psychopharmacology, arroja nuevos datos sobre la cuestión, con conclusiones sorprendentes. El estudio, dirigido por el investigador Malin Uthaug, se realizó con la intención de evaluar si los supuestos beneficios de salud mental atribuidos a la ayahuasca están realmente causados por la ingesta de la droga o en realidad se deben a una sugestión en la que influye de forma notable la participación en una ceremonia grupal.

La ayahuasca se emplea como medicina natural y en ceremonias de carácter sagrado y espiritual

En su forma original, la ayahuasca –un alcaloide que se obtiene de la decocción de una liana, la Banisteriopsis caapi y otra planta (Psychotria viridis) que contiene dimeltriptamina, un potente psicoactivo– era utilizada de forma ritual por muchos pueblos amazónicos, donde se emplea tanto como parte de su medicina natural como en ceremonias de carácter sagrado y espiritual. Sin embargo, en los últimos años el consumo de ayahuasca se ha ido popularizando en Occidente, especialmente en los llamados centros de retiro de ayahuasca, lugares relacionados con el ambiente Nueva Era, a los que acuden grupos de personas que buscan experimentar estados alterados de conciencia con fines espirituales a través del consumo de esta sustancia, en entornos pseudo-espiritualistas.

Antes de llevar a cabo su investigación, los autores del experimento viajaron a seis lugares de "retiro" en Países Bajos, Alemania y España, con el fin de seleccionar a los participantes en su estudio. Finalmente se escogió a 30 personas (12 hombres y 18 mujeres) que tenían experiencia previa con el consumo de este alucinógeno. Durante el experimento, la distribución del placebo y la droga real se realizó mediante doble ciego –es decir, ni los experimentadores ni los participantes sabían inicialmente que se suministraba a cada persona– y de forma aleatoria, y todos los participantes rellenaron un cuestionario antes y después de realizar la ceremonia, en el que respondieron a preguntas relativas a cuestiones como la empatía, el ego, así como sus impresiones y sensaciones sobre la ansiedad, la depresión y los estados alterados de conciencia. Las ceremonias se llevaron a cabo de la forma habitual y a la que estaban a acostumbrados, con música acompañante y cánticos durante toda la experiencia. Además, los participantes en el estudio sabían que estaban participando en un experimento, y los que recibieron la droga real –sin saberlo– tomaron una dosis inferior a la de costumbre.

La mera participación en el ritual de ayahuasca es suficiente para producir beneficios a nivel psicológico

¿Cuál fue el resultado? Según las conclusiones publicadas por Uthaug y su equipo en la revista Psychopharmacology, ambos grupos –tanto quienes tomaron placebo como quienes ingirieron verdadera ayahuasca– mostraron resultados parecidos: todos ellos experimentaron una reducción en la sensación de estrés, y manifestaron sentir menos ansiedad y depresión. La diferencia, según los científicos, se manifestó en lo referente a la sensación de empatía: aquellos que realmente habían consumido ayahuasca mostraron mucha más empatía tras finalizar la ceremonia. De este modo, el estudio llega a la conclusión de que la mera participación en el ritual y ceremonia grupal de ayahuasca –sin necesidad de ingerir realmente droga alguna– es suficiente para producir beneficios a nivel psicológico y de salud mental de los participantes. Un resultado que se diferencia de los obtenidos en el caso de los hongos alucinógenos y otras drogas ilegales, como el MDMA –popularmente conocido como "éxtasis"–, que sí parecen haber demostrado beneficios para tratar ciertos trastornos de salud mental. Por el contrario, es bien conocido el riesgo que supone el consumo de ayahuasca –y de otras drogas alucinógenas– en algunas personas, pues puede derivar en la aparición de cuadros psicóticos e incluso desencadenar esquizofrenia en algunos individuos predispuestos.

En cualquier caso, el estudio realizado en la Universidad de Maastricht no examina en ningún momento el papel que la ayahuasca –una droga considerada ilegal en la mayoría de los países– juega en relación con las experiencias y creencias espirituales, la razón de consumo más habitual entre los participantes de los llamados "retiros de ayahuasca".

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 378, Enero de 2022

Nº 378, Enero de 2022