Ciencia
12/09/2023 (08:00 CET) Actualizado: 12/09/2023 (08:00 CET)

Drácula lloraba lágrimas de sangre

Científicos italianos descubren que el 'Drácula histórico' lloraba lágrimas de sangre

Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo

12/09/2023 (08:00 CET) Actualizado: 12/09/2023 (08:00 CET)
Una pintura del sanginario Vlad Tepes
Una pintura del sanginario Vlad Tepes

La figura histórica de Vlad III, voivoda de Valaquia, también conocido como El Empalador, goza desde hace años de una popularidad inusitada gracias a su vinculación, por parte de algunos estudiosos, con el personaje de ficción Drácula, el mítico vampiro surgido de la mente del novelista irlandés Bram Stoker.

Mucho se ha escrito sobre este fascinante noble valaco del siglo XV, cuyos dominios se extendían al sur de la actual Rumanía, y que pasó a la historia por su extrema crueldad, pues se dice que fue el responsable –directo o indirecto– de la muerte de unas 80.000 personas, muchas de ellas empaladas (de ahí su sangriento apelativo). Uno de sus apodos, Vlad Drăculea (literalmente, «el hijo del Dragón») sería, en opinión de algunos estudiosos, el origen del nombre del temible vampiro literario creado por Stoker.

Científicos italianos concluyen que el Drácula histórico sufrió hemolacría, es decir, que lloraba lágrimas de sangre 

Pero más allá de estas cuestiones ya conocidas, la figura del príncipe valaco ha seguido atrayendo la atención de los historiadores, y ahora nos llegan los resultados de una investigación médica realizada en fechas recientes y publicada hace apenas unas semanas en la revista científica Analytical Chemistry. En dicho trabajo, los científicos –un grupo interdisciplinar de la universidad italiana de Catania y un documentalista rumano– analizan varios restos biológicos recuperados en tres de las cartas escritas de puño y letra por el sanguinario noble. Para obtener la información necesaria para llevar a cabo sus pesquisas, los investigadores emplearon una moderna técnica que utiliza una película plástica especial –EVA–, compuesta por etileno-acetato de vinilo. Este material les permitió extraer proteínas presentes en las cartas, y estas, a su vez, fueron analizadas empleando la espectometría de masas.

El documento analizado
El documento analizado

¿El resultado? Tras discriminar y cribar distintas proteínas presentes –las más antiguas se atribuyeron a Vlad el Empalador, y las más recientes a otras personas que pudieron manipular los documentos con el paso del tiempo–, los científicos creen que el «Drácula histórico» podría haber sufrido distintos problemas de salud, entre otros una afección respiratoria y también una condición conocida como hemolacria, que se caracteriza porque los pacientes lloran lágrimas de sangre. Una afección esta que, sin duda, habría causado el temor entre sus contemporáneos, potenciando aún más la figura sobrenatural e inquietante del príncipe valaco. Por si fuera poco, los investigadores italianos creen que la afección respiratoria que aparentemente podría haber sufrido Vlad III de forma paralela también le habría provocado toses sanguinolentas, amplificando aún más esta percepción misteriosa sobre el noble.

La espectometría de masas detectó proteinas
La espectometría de masas detectó proteinas

En opinión de los científicos responsables del estudio, la hemolacria podría haber sido provocada por algún tipo de lesión ocular e incluso por una conjuntivitis, aunque con los datos disponibles es imposible saberlo con certeza. «En nuestra opinión, esta es la primera vez que se lleva a cabo una investigación de este tipo y ha ayudado a sacar a la luz el estado de salud de Vlad Drácula el Empalador», han señalado los autores en el estudio, al tiempo que reconocen que no pueden negar que los documentos fueron manipulados por otras personas –lo que dificulta probar que las proteínas estudiadas proceden del cuerpo de Vlad–, aunque creen que al haber escogido las proteínas más antiguas, lo lógico es que pertenecieran a este señor de la guerra sediento de sangre. 

Sobre el autor
Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo especializado en temas de arte, historia y viajes. Ha publicado sus trabajos en medios como El Mundo, GEO, Lonely Planet, Condé Nast Traveler Destinos, entre otros. Autor de varios libros, como Historia negra de los Papas, Ars Secreta o Héroes y villanos. Fue jefe de edición de Año/Cero, y actualmente dirige el magazine de viajes y cultura Wanderer.es

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

nº404

Nº 404, mayo de 2024