Civilizaciones perdidas

Teotihuacán: la misteriosa "ciudad de los dioses"

Tollan-Teotihuacán, nombre otorgado por los mexicas y que significa el «lugar donde fueron hechos los dioses» ha supuesto siempre un gran misterio que incluso otras culturas precolombinas convirtieron en leyenda. Desde hace muchos años, los arqueólogos intentan encontrar respuestas acerca de su fundación, su estructura y sus habitantes.

irene foto autor

Periodista e Historiadora

9 de Marzo de 2021 (14:27 CET)

Teotihuacán: la misteriosa "ciudad de los dioses"
Teotihuacán: la misteriosa "ciudad de los dioses"

Esta ciudad, situada en el valle del altiplano Central mexicano, ha constituido desde la época precolombina hasta la actualidad una auténtica leyenda. El propio Hernán Cortés era conocedor del mito cuando tuvo que atravesar sus ruinas el 7 de julio de 1520. El misterio es tal que, hasta su propio nombre resulta una incógnita. Sus descubridores, los mexicas, la denominaron "lugar donde fueron hechos los dioses" pero, aún a día de hoy, el nombre original aportado por sus habitantes resulta completamente desconocido. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (1987), posee una riqueza arqueológica sinigual, que eclipsa el centro de México. Incluso su importancia como centro religioso, atribuida en el pasado, continúa vigente a día de hoy.

Los mexicas alcanzaron esta ciudad 1000 años después de su gran momento de esplendor. Un origen completamente desconocido que evidencia un misterio difícil de resolver. Los investigadores llevan años intentado descifrarlo. A partir de ciertos resultados arqueológicos, han logrado averiguar que, en torno al año 800 a. C, este valle estaba ocupado por pequeñas aldeas agrícolas. Su actividad económica principal fue la extracción minera de obsidiana, que les ayudó a desarrollar un importante comercio en la zona. Desde el año 200 a. C constituyó una auténtica ciudad, llegando a alcanzar los siete mil habitantes. Su extensión máxima llegó a rondar en torno a los 36 kilómetros cuadrados. 

El principal atractivo de Teotihuacán fue su marcado carácter religioso

Su ubicación tampoco es casual. Teotihuacán estaba situada cerca de minas, manantiales y lagos en dirección a la costa. Por consiguiente, en un entorno con fácil aprovisionamiento de agua, el correcto desarrollo de la agricultura estaba asegurado. La ciudad de los dioses logró imponerse como un importante centro comercial y social, como evidencian los numerosos objetos que atestiguan la influencia recibida de otras culturas (como la mexica, mixteca o maya entre otras). Sin embargo, su principal atractivo fue su marcado carácter religioso.

IMPONENTE CENTRO RELIGIOSO

Teotihuacán conforma un conjunto ceremonial sin precedentes estructurado principalmente en torno a dos pirámides, la del Sol y la de la Luna. A través de la conocida como calzada de los muertos, se dispone el resto de la ciudad. Según datos de la UNESCO, el centro religioso de Teotihuacán representa tan solo el 10% de su total extensión.

La pirámide del Sol fue levantada hacia 200 a. C y alcanza los 75 metros de altura. Algo bastante curioso tanto de esta pirámide como de la lunar es la presencia de cuevas interiores. Una intrincada red de túneles sobre los que se levantó la ciudad posteriormente, que posiblemente sirvieron para celebrar ritos funerarios e incluso, ceremonias relacionadas con la fertilidad. La vinculación con la naturaleza está muy presente en Teotihuacán, como atestiguan las numerosas representaciones de Tláloc, el dios de la lluvia.

Este sistema situado en el subsuelo llevó a pensar a otras civilizaciones que el origen de los pobladores de la ciudad había sido el interior terrestre. Muchos investigadores consideran que dichos laberintos ayudaron a otorgar el sentido religioso a la ciudad, así como lo hace la situación de los templos, localizados tras un volcán. Esta adaptación a la geografía muestra la vinculación natural del lugar con el entorno. 

Entre sus múltiples templos, cabe destacar el de Tláloc-Quetzalcóatl (considerado a veces la principal divinidad mexica) que consta de veintiún monumentos perfectamente alineados y el palacio de Quetzalpapálotl, construido entre las pirámides del Sol y la Luna posteriormente, que posee numerosos símbolos relacionados con el agua. Todas estas representaciones a deidades acabaron dando lugar a la estructuración del panteón mexica que, posteriormente, fue venerado por otras culturas.

Algunos arqueólogos consideran que el gobierno estuvo dirigido por sacerdotes

En cuanto a la estructura social, arqueólogos mexicanos como Linda Manzanilla y Leonardo López Luján consideran que el gobierno estuvo dirigido por sacerdotes y que la sociedad era estrictamente jerárquica, hecho observable en las viviendas excavadas en la ciudad. La élite vivía en recintos amurallados próximos al centro ceremonial. Sin embargo, el resto de la población se estructuraba en el extrarradio en casas hechas de adobe. 
 

EL FINAL DE TEOTIHUACÁN

En torno a los años 650 y 750 d. C, la sociedad teotihuacana llegó a su fin. Las causas del colapso son desconocidas hasta la fecha y, de hecho, los motivos barajados por los investigadores son muy diversos. Algunos arqueólogos hablan de incursiones de grupos bárbaros (como los chichimecas) o incluso de una mala administración que paralizó su potencial económico y comercial. La deforestación y los problemas agrícolas también han sido puestos sobre la mesa. Sin embargo, la idea más generalizada parte de la consideración de que el colapso estuvo causado por varios de estos motivos. La sociedad teotihuacana no fue capaz de gestionar problemas internos y externos paralelamente. 

A su vez, un incendio en la ciudad, posiblemente causado por los chichimecas, que desencadenó el saqueo de esta, podría explicar la existencia de fuertes símbolos de violencia en el registro arqueológico. Los techos y las columnas del palacio de Quetzalpapálotl fueron quemados y la escalera monumental de la pirámide de la Luna fue completamente destruida. Ante esto, gran parte de la población huyó hacia el oeste y el sudeste. Pese a que convivirían posteriormente ambos pueblos, vencedores y vendidos, los templos no se volvieron a reconstruir. En las mismas condiciones fueron encontrados por Hernán Cortés tras su llegada. 

ÚLTIMOS DESCUBRIMIENTOS

Las investigaciones acerca de Teotihuacán siguen activas para intentar averiguar más sobre la misteriosa cultura teotihuacana. Por ello, cabe destacar la colaboración internacional de la Universidad de Barcelona (UB) junto a la Universidad Nacional de México (UNAM) que permite utilizar técnicas geofísicas y vuelos LiDAR para entender mejor la organización del espacio urbano, especialmente, de su división por barrios. 

Otros estudios han sugerido importantes cambios en la concepción de Teotihuacán. Verónica Ortega y Edith Vergara, investigadoras del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) han postulado la posibilidad de que en realidad se llame "Teo uacan", que significa "ciudad del sol" y no "ciudad de los dioses". 

Este espacio subterráneo posiblemente sirvió para realizar rituales de iniciación a los gobernantes

Además, cabe destacar el proyecto Tlalocan, iniciado en 2003 por el INAH, en el que se descubrió un túnel bajo el Templo de Quetzalcoatl de 2000 años de antigüedad. El túnel fue posteriormente rellenado por los teotihuacanos para impedir su acceso, por lo que su exploración y limpieza ha abarcado años. Este espacio subterráneo acaba desembocando en 3 cámaras y, según el INAH, posiblemente sirvió para realizar rituales de iniciación a los gobernantes. Así, una vez finalizados, subían del inframundo convertidos ya en deidades. 

Hasta el 2016, solo se había sido excavado el 5% de Teotihuacán. Esto demuestra el gran potencial arqueológico del lugar y la gran cantidad de incógnitas que todavía quedan por resolver acerca de la cultura teotihuacana. Su centro ceremonial, los túneles subterráneos, el abandono repentino de la ciudad… todo hace que la ciudad haya quedado envuelta, durante miles de años, en un halo de misterio que intriga, ya no solo a investigadores, sino a cualquier persona que la visite.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 370, Mayo de 2021

Nº 370, Mayo de 2021