Misterios
18/06/2024 (16:11 CET) Actualizado: 20/06/2024 (11:13 CET)

Los círculos fueron concebidos como imágenes en 3D

Los círculos de las cosechas están concebidos para ser observados en tres dimensiones tal como ponen de relieve dos investigaciones independientes

Josep Guijarro

Periodista y escritor

18/06/2024 (16:11 CET) Actualizado: 20/06/2024 (11:13 CET)
Los crop circles esconden un mensaje en 3D
Los crop circles esconden un mensaje en 3D

Entre los meses de junio y agosto, los campos de sur de Inglaterra se convierten en un lienzo de diseños imposibles.  Los llamados círculos de las cosechas o agroglifos muestran complejas geometrías creadas, por lo general, en la oscuridad de la noche. Estas formaciones, a veces gigantescas, no dañan los cultivos, aunque las áreas donde aparecen quedan cargadas electroestáticamente y, a menudo están repletas de extrañas partículas electromagnéticas. Terence Meaden, propuso la posibilidad de que los crop circles fueran creados por un fenómeno meteorológico, unos remolinos cargados eléctricamente por fricciones internas que daban lugar a los dibujos circulares en las cosechas. Pero la idea no cuajó porque pronto los diseños se volvieron complejos. Muy complejos. Se han contabilizado 5000 patrones geométricos en más de 30 países, aunque ciertamente, la gran mayoría se distribuyen en el sur de Inglaterra, en localizaciones próximas a conjuntos megalíticos como Stonehenge.

En los cereales hay numerosas partículas magnéticas
En los cereales hay numerosas partículas magnéticas

El investigador Vicente Fuentes, ha reparado en que los círculos de las cosechas muestran un componente tridimensional absolutamente definido. “Están concebidos para verse de esta manera -asegura-, para que ‘se levanten’ visualmente desde el cielo.”

Valiéndose de tecnología 3D, el productor James Foster Gamble incluyó en su documental Thrive (Prosperar) una proyección de estos diseños en tres dimensiones. El resultado es espectacular.

Algunos de estos diseños parecen revelar un Thorus o toroide en 3D que presenta un notable equilibrio vectorial que Foster relaciona con un patrón de 64 tetraedros que está presente en numerosas culturas de la antigüedad, como la llamada Flor de la vida.

Compuesto por 19 círculos completos del mismo diámetro y 36 arcos circulares que forman un conjunto hexagonal, la Flor de la vida crea un patrón radial simétrico similar a una flor. Está presente en la edad de bronce, cuando en Europa prosperaron los cultos solares con mayor intensidad; también está presente en el Osirión de Abydos, en Egipto; en la tradición eslava, en China, en Italia o España. Hasta Leonardo da Vinci le dedicó un estudio geométrico en el Códice Atlántico.

La Flor de la vida de leonardo y la intersección de un toroide en un plano
La Flor de la vida de leonardo y la intersección de un toroide en un plano

 “Cuando vi la coherencia entre los círculos de las cosechas y las codificaciones antiguas, pensé -independientemente de quién los creó y de dónde sean- que debe haber un propósito importante para estos diseños. Son tan coherentes -agrega Foster Gamble- que he llegado a creer que el patrón del Thorus y el equilibrio vectorial, especialmente en la forma del cristal de 64 tetraedros, nos muestra cómo funciona la energía en el Universo para que podamos aprender a alinearnos con ella”.

Los círculos, pues, son geometría sagrada, en ellos confluyen matemáticas y misticismo. Según esta idea, los diseños desbloquean secretos del cosmos y de la esencia misma de nuestra existencia. Pero, ¿cómo interpretarlos?

Tiempo atrás dimos a conocer que los agroglifos tenían sonido. ¿Sucederá algo parecido con su proyección en tres dimensiones?

Para probarlo, Vicente Fuentes, uno de los mayores especialistas españoles e impulsor de UFOPOLIS, empleó unas gafas de anaglifos con un plástico rojo y otro azul con las que empezó el cine en 3D décadas atrás.

Utilizando un programa informático llamado 3D Converter, convirtió las fotografías 2D en diseños tridimensionales. El software permite elegir qué zona y cuánto se puede “levantar” una imagen.

Fuentes entendió que los círculos más grandes fueron concebidos para elevarse más que las circunferencias pequeñas. La sensación de volumen es extraordinaria.

Así, el agroglifo que apareció en Wiltshire durante la temporada de 1999, cambia completamente al observarse con las gafas de anaglifos. Resulta ser una pirámide que se eleva hacia el firmamento.

El agroglifo de Wiltshire (1999) esconde una pirámide, igual que el descubierto en 2008 enWayland's Smithy
El agroglifo de Wiltshire (1999) esconde una pirámide, igual que el descubierto en 2008 en Wayland's Smithy

Fuentes dio un paso más y borró las posibles imperfecciones causadas por el propio terreno. Eliminó el lienzo y se quedó exclusivamente con las figuras. El resultado, una vez más, confirmaba que los diseños fueron concebidos en 3D.

Sucede, por ejemplo, con el crop circle aparecido el 27 de julio de 2008 en un campo de trigo de Waylands Smithy, en Oxfordshire (imagen de la derecha). Al levantarse tridimensionalmente resulta que el diseño se pliega desde cuatro direcciones formando una representación de cuatro pirámides. En opinión de Fuentes “merece la pena comprobar también que los puntos más pequeños forman un código en el último plano a nivel de altura.”

¿Qué tipo de energía o maquinaria representa? Nadie lo sabe, pero Foster Gamble cree que es una fuente de energía limpia e inagotable que podría encerrar la clave de los viajes interestelares porque, en su opinión, quien está detrás de los diseños son seres del espacio que se comunican mediante símbolos.

Sobre el autor
Josep Guijarro

Josep Guijarro es reportero de prensa, radio y televisión, además de autor de varios libros entre los que cabe destacar El tesoro oculto de los templarios, Aliens Ancestrales o Coincidencias Imposibles. Es documentalista de la serie Extraterrestres (DMAX) y forma parte de los programas El Colegio Invisible y La Rosa de los Vientos, ambos en Onda Cero.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Año Cero 405

Nº 405, julio de 2024