Misterios
07/06/2023 (08:00 CET) Actualizado: 07/06/2023 (08:00 CET)

Definitivo: El cerebro sigue activo tras la muerte

Un nuevo estudio realizado sobre personas en proceso de muerte acaba de obtener resultados sorprendentes…

Juanjo autor web
07/06/2023 (08:00 CET) Actualizado: 07/06/2023 (08:00 CET)
Las ECM objeto de examen científico
Las ECM objeto de examen científico

¿Qué sucede en nuestro cerebro cuando estamos cerca de la muerte? Los relatos de personas que han sobrevivido después de haber estado al borde de la muerte dan cuenta de experiencias extrañas y visiones misteriosas. Ahora, los científicos han observado una fuerte actividad en los cerebros de pacientes moribundos, lo que revela que nuestros cerebros pueden estar operativos incluso cuando nuestros corazones dejan de latir. Este descubrimiento desafía la suposición de que las neuronas se vuelven disfuncionales a medida que pierden oxígeno durante un paro cardíaco y podría abrir una nueva ventana a los fenómenos extraños asociados con las experiencias cercanas a la muerte (ECM).
La investigación en torno a los procesos cerebrales asociados a la muerte está desafiando nuestras concepciones de lo que significa morir y cuándo realmente esto sucede. Tradicionalmente, la muerte se ha definido como la interrupción irreversible de las funciones cardíacas y respiratorias, pero ahora se están cuestionando estas ideas y sugiriendo que el óbito es un proceso más complejo y largo de lo que se había pensado. Jimo Borjigin, profesora asociada de Neurología en la Universidad de Michigan, ha estado interesada en estas preguntas desde que observó por primera vez aumentos de actividad en los cerebros de ratas moribundas hace una década. Los aumentos consistían en ondas gamma, las oscilaciones más rápidas del cerebro, que están asociadas con percepciones conscientes, sueños lúcidos y alucinaciones.

La investigación de los procesos cerebrales asociados a la muerte está desafiando nuestras concepciones de lo que significa morir

EXPERIENCIAS EXTRACORPÓREAS

Ahora, Borjigin y sus colegas han descubierto una actividad gamma similar en los cerebros de pacientes humanos que murieron en el hospital mientras eran monitoreados por sensores de electroencefalograma (EEG) que registran la actividad neural. Los investigadores examinaron las lecturas del EEG de una pequeña muestra de cuatro pacientes no receptivos que fueron retirados del soporte vital con el permiso de sus familias. Durante el paro cardíaco, dos de las personas experimentaron actividad gamma compleja en una «zona caliente» del cerebro que es crítica para el procesamiento consciente.

Las nuevas observaciones «demuestran que el aumento de la potencia y la conectividad gamma observados en modelos animales de paro cardíaco se puede observar también en pacientes durante el proceso de morir», según expone un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. Semejantes hallazgos podrían ayudar a explicar las experiencias cercanas a la muerte, que el articulo describe como «una paradoja biológica que desafía nuestra comprensión fundamental del cerebro moribundo, el cual se cree ampliamente que no funciona» durante la muerte.

Se pensaba que el cerebro moribundo estaba inactivo y el estudio demuestra lo contrario

«Se pensaba que el cerebro moribundo estaba inactivo; nuestro estudio demostró lo contrario», dijo Borjigin, autora principal de la investigación, en un correo electrónico remitido a la publicación Motherboard. «El descubrimiento de ondas gamma marcadas y organizadas en el cerebro moribundo sugiere que la ECM es el producto del cerebro agónico activado en la muerte –aseguró la científica–. En cuanto a mí, nuestro estudio puede ser tan bueno como siempre será para encontrar firmas neurales de la conciencia cercana a la muerte. Lo único mejor que esto es que los pacientes sobrevivan para contar la historia que se correlaciona con las firmas neurales detectadas».

Es imposible saber qué sintieron los pacientes como resultado de la actividad registrada en sus cerebros, aunque Borjigin señaló que los datos sugieren una experiencia subjetiva que podría involucrar efectos visuales o auditivos. «Creo que ahora tenemos una base bastante buena para una explicación potencial de por qué se ve una luz muy brillante, por qué algo es hiperreal, por qué es posible que alguien pudiera tener una experiencia extracorporal, por qué alguien podría ver o pensar que vio a sus familiares… todo se origina en su propia memoria –comentó Borjigin–. Pueden recurrir a sus memorias y recordar los eventos vitales».

PROCESO GRADUAL

A medida que aprendemos más sobre la actividad cerebral durante la muerte y la relación con las experiencias cercanas a la muerte, también hay un aumento en la comprensión de la relación entre el cerebro y la conciencia. Los hallazgos de Borjigin y su equipo inducen a pensar que la muerte resulta un proceso más gradual de lo que se había considerado, lo que tiene implicaciones para cómo entendemos la transición de la vida a la muerte y cómo debemos manejar la atención médica en los momentos finales de la vida. Además, esta investigación puede ayudar a aquellos que han tenido una ECM a sentirse más valorados socialmente por tales experiencias y a alentar a los médicos y cuidadores a prestar más atención a los pacientes que se estén muriendo para asegurarse de que lo hacen de la manera más cómoda posible.
 

Sobre el autor
Juanjo autor web

Colaborador habitual de la revista Año/Cero y los programas La Rosa de los Vientos y El Dragón Invisible, entre otros. Actualmente, forma parte del podcast Falsa Bandera.

Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

nº404

Nº 404, mayo de 2024