Misterios
13/09/2023 (08:00 CET) Actualizado: 13/09/2023 (08:00 CET)

La misteriosa nube que mató a 1700 personas

En 1986, el Lago Nyos se convirtió en el epicentro de una tragedia inimaginable que costó la vida de 1700 personas y miles de animales

Josep Guijarro

Periodista y escritor

13/09/2023 (08:00 CET) Actualizado: 13/09/2023 (08:00 CET)
La misteriosa nube tóxica del lago Nyos
La misteriosa nube tóxica del lago Nyos

Al amanecer del 21 de agosto de 1986, los nativos de varias aldeas del noroeste de Camerún descubrieron que muchos de sus vecinos, familiares y amigos habían muerto misteriosamente durante la noche.

En un radio de 25 Km2 se contabilizaron 1.746 personas muertas y 3.500 cabezas de ganado sin ningún signo de violencia. La tragedia que dejó perplejo al mundo entero: ¿Qué había pasado?

Al parecer, aquella noche emergió del Lago Nyos, una nube letal que originó una de las catástrofes más misteriosas y mortales de la historia. Este evento, conocido como la "erupción limnológica", sigue siendo objeto de estudio y asombro para científicos y expertos en todo el mundo.

Miles de reses aparecieron muertas
Miles de reses aparecieron muertas

Durante la noche, el lago expulsó más de un millón de toneladas de gas en una nube que envolvió todo el valle y que motivó que los habitantes comenzaran a sentirse mal. Un olor extraño, a “huevos podridos” (azufre) y un sabor metálico en el aire que se hizo patente antes de perder la conciencia.

Pero cuando los investigadores fueron al lago y cogieron muestras, no había azufre por ningún lado.

Expertos de todo el mundo viajaron hasta el lago para ayudar a desvelar el misterio. Entre ellos George Kling, profesor de la Universidad de Michigan, que pudo contemplar la escalofriante escena que se abría ante sus ojos.

"El agua de la superficie era de un color marrón rojizo, -recuerda- había matas de vegetación enormes flotando a lo largo y ancho del lago. Esa vegetación –prosigue- provenía de las orillas donde olas enormes del lago habían arrasado y destruido toda la vegetación que estaba cerca del lugar". Habían muerto hasta las moscas.

¿Cómo era posible que un lago tranquilo y aparentemente inofensivo pueda liberar una nube mortal de gases?

Las aguas del lago se volvieron rojizas
Las aguas del lago se volvieron rojizas

El Lago Nyos: ¿Paraíso africano?

El Lago Nyos, está rodeado de exuberantes bosques y colinas. Este lago de cráter se encuentra en un área remota y aislada, lejos de las rutas turísticas convencionales. Su apacible superficie, de un azul profundo, esconde un secreto mortal que, durante años, permaneció oculto a simple vista.

Para comprenderlo, es necesario adentrarse en el funcionamiento interno de este lago volcánico.

La causa de la nube tóxica reside en las profundidades del lago

La Explosión Silenciosa
A diferencia de una erupción volcánica tradicional, que suele estar acompañada de estruendos y temblores, la erupción del Lago Nyos fue silenciosa. La causa de esta explosión silenciosa reside en las profundidades del lago, donde se encuentra una bolsa de magma rica en gas.

El magma, calentado por la actividad geotérmica, liberó gradualmente grandes cantidades de dióxido de carbono en el agua del lago. Este CO2 se disolvió en el agua y se acumuló en las capas más profundas del lago a lo largo de décadas, formando una especie de "bomba de tiempo".

La nube estaba compuesta principalmente de dióxido de carbono (CO2) y otros gases tóxicos, como el sulfuro de hidrógeno (H2S). Estos gases, al ser más densos que el aire, se acumularon en el suelo, asfixiando a quienes se encontraban a su alcance. La magnitud de la tragedia fue devastadora: 1.746 personas perdieron la vida en cuestión de minutos, y más de 3.500 animales también sucumbieron.

El desencadenante de la tragedia fue un evento aparentemente menor. Se cree que una pequeña erupción volcánica submarina o un deslizamiento de tierra provocó la liberación repentina de una gran cantidad de CO2 de las profundidades del lago.

Uno de los supervivientes junto a su ganado muerto
Uno de los supervivientes junto a su ganado muerto

Los Supervivientes

Los pocos sobrevivientes de esta catástrofe describieron la experiencia como aterradora. Muchos de ellos sufrieron lesiones graves debido a la inhalación de gases tóxicos. Aquellos que lograron escapar lo hicieron corriendo hacia zonas elevadas, donde la nube tóxica no podía alcanzarlos.

Los que dijeron oler a “huevos podridos” no mentían. Resulta que, hace décadas, la Fuerza Aérea estadounidense utilizaba concentraciones de un 5 o 10% de CO2 para producir pruebas de estrés en pilotos de combate.

Esos niveles de CO2 actúan como un alucinógeno y uno de los síntomas más comunes es que olían a “huevos podridos” o “pólvora”.

Si bien la erupción limnológica del Lago Nyos es un evento extremadamente raro, su impacto es tan devastador que su estudio y prevención tienen relevancia a nivel global. Otros lagos de cráter en todo el mundo pueden albergar riesgos similares, y comprender los mecanismos detrás de estas erupciones silenciosas puede ayudar a prevenir futuras tragedias.

Sobre el autor
Josep Guijarro

Josep Guijarro es reportero de prensa, radio y televisión, además de autor de varios libros entre los que cabe destacar El tesoro oculto de los templarios, Aliens Ancestrales o Coincidencias Imposibles. Es documentalista de la serie Extraterrestres (DMAX) y forma parte de los programas El Colegio Invisible y La Rosa de los Vientos, ambos en Onda Cero.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Año cero 403

Nº 403, marzo de 2024