Misterios
06/04/2016 (09:39 CET) Actualizado: 06/04/2016 (09:45 CET)

Se cumplen 43 años del lanzamiento de la Pioneer XI con su mensaje para ET

La sonda espacial Pioneer XI fue una de las primeras del programa de exploración espacial de la NASA. Ayer se cumplieron 43 años de su lanzamiento. La nave incluía un mensaje para civilizaciones extraterrestres

06/04/2016 (09:39 CET) Actualizado: 06/04/2016 (09:45 CET)
La sonda Pioneer XI estaba destinada al estudio de Saturno
La sonda Pioneer XI estaba destinada al estudio de Saturno

Ayer se cumplieron 43 años del lanzamiento de la Pioneer XI desde Cabo Cañaveral. Las naves Pioneer X  y XI fueron enviadas en misiones a Júpiter y a Saturno, respectivamente. 

El 19 de abril de 1974, después de atravesar con éxito el cinturón de asteroides, se ajustó su velocidad para situar su trayectoria cerca de Júpiter. Durante su sobrevuelo de el gigante gaseoso, el 4 de diciembre de 1974, obtuvo imágenes de la Gran Mancha Roja, realizó las primeras observaciones de las regiones polares y determinó la masa de su satélite Calisto.

Con la esperanza de ser interceptada por una civilización extraterrestre, las sondas Pioneer llevaban consigo una placa de aluminio con oro anodinado que explicaba su estructura y su origen. Era algo así como una botella con un mensaje lanzado al espacio por los seres humanos.

Adosada en un lateral, la nave transportaba una placa con un diseño que permitiría a las hipotéticas civilizaciones alienígenas identificar su procedencia. Algo que en opinión de el autor de Aliens Ancestrales "no sé si es bueno ya que ignoramos las verdaderas intenciones que puedan tener nuestros vecinos cósmicos, tal y como puso de relieve el célebre científico Stephen Hawking".

"Algunos extraterrestres evolucionados podrían haberse convertido en nómadas y tener intención de colonizar los planetas a los que llegaran."

Con todo, y a pesar de que Carl Sagan solía decir que "el único lenguaje que compartimos con los extraterrestres es la ciencia", el diseño de su "plaquita" tuvo algo de artístico. Muestra una mujer y un hombre desnudos, este último levantando su mano derecha en actitud de buena voluntad. El mensaje incluía un esquema de nuestro sistema solar, así como la posición del Sol en relación a una serie de púlsares, de forma que nuestra ubicación puede ser triangulada desde puntos fijos en el espacio. En la parte superior se podía ver también, el esquema de un átomo de Hidrógeno, el elemento químico más abundante del Universo.

La placa fue diseñada por Carl Sagan y Frank Drake, siendo dibujada por Linda Salzman Sagan. Cada nave tenía el sistema de estabilización por espín para mantener su antena de alta ganancia apuntando siempre hacia la Tierra. Aunque las naves incluían propulsores, después de sus encuentros planetarios, solo fueron usados semestralmente para maniobras relacionadas con el seguimiento de la órbita terrestre, dejándolos en una fase larga de "crucero" a través del sistema solar exterior. Durante este periodo, se contactó con ambas naves varias veces para obtener diversas medidas de su ambiente físico, obteniendo información valiosa mucho tiempo después de que sus misiones fueran completadas.

 

Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 388, Noviembre de 2022

Nº 388, Noviembre de 2022