Ovnis y vida extraterrestre

OVNIs sobre China

La imagen de un OVNI será en uno de los iconos de las Olimpiadas que el próximo año se celebran en China. No es casualidad. Esta decisión de la organización es consecuencia del interés que existe por el tema en el gigante asiático, en donde los centros de investigación sobre "no identificados" cuentan con decenas de miles de socios.

1 de Noviembre de 2007 (00:00 CET)

OVNIs sobre China
OVNIs sobre China
China está asistiendo a cambios en todos los niveles. Y no sólo políticos. Tampoco sólo deportivos, pese a que el año que viene se celebran allí las Olimpiadas, que situarán al gigante asiático en el escaparate del planeta. Y es que a nivel científico, China también se está mostrando al mundo. Un programa espacial para alcanzar la Luna en 2024 o la búsqueda de descendientes de Confucio a través del ADN son algunas de las iniciativas que están llamando la atención de Occidente. Dentro de este contexto se puede situar la repentina cobertura que se está dando al asunto OVNI en los últimos tiempos. En este sentido, la celebración en septiembre de 2005 de un congreso ufológico en la ciudad portuaria de Dalian, cercana a Pekín, constituyó un evento singular. El acto permitió conocer de primera mano testimonios de supuestos abducidos, informes de avistamientos y similares. De paso, se expusieron varias filmaciones de OVNIs, aunque la autenticidad de las mismas no quedó contrastada. Por primera vez en la historia de esta nación, se debatió abiertamente la existencia de los Lai-Li-pu-ming fei hiung-Wut i –OVNI, en chino– sin que apareciera el fantasma de la censura, puesto que hasta la fecha toda mención al asunto era considerada materia confidencial, pese a lo cual ya existen desde hace años grupos deseosos de estudiar la cuestión y publicar información respecto al enigma, aunque en estos círculos dominaba el ambiente clandestino. Hace justo un cuarto de siglo se editó el primer boletín dedicado al tema OVNI. La cifra de suscriptores alcanzó los 300.000. Hoy por hoy, la media docena de publicaciones "autorizadas" atraen –cada una– a una media de 400.000 lectores. Por otro lado, las asociaciones de seguidores del tema OVNI agrupan actualmente a unas 50.000 personas. Y son los investigadores y profesores de la Universidad de Beijing los miembros más destacados de estos grupos de estudio. Sociología atípica del fenómeno El proceso democratizador y aperturista impulsado por el premier Deng Xiao-Ping a finales de los años setenta podría tener mucho que ver en el aperturismo respecto a la ufología. En palabras del Dr. Sun Shili, experto en la temática y profesor de la Universidad de Wuhan, el nuevo clima político ha impulsado la curiosidad del ciudadano medio: "Lo sobrenatural y lo misterioso se han vuelto muy populares, puesto que la gente busca respuestas sin que nadie les vigile". No en vano, la mitad de la población china cree abiertamente en los OVNIs. "A los chinos les atraen estos asuntos porque sus vidas han mejorado", explica el ejecutivo y presidente del Beijing UFO Research Center, Zhou Xiaogiang. Desde su creación en 2005, la citada oficina se ha especializado en recoger informes y testimonios, de entre los cuales el 99% respondería a sucesos que pueden explicarse. Aún así, quedan cientos de expedientes intrigantes y para los cuales la ciencia no tiene una respuesta. En la actualidad proliferan testimonios de todo tipo. Algunos de ellos casi increíbles. "En su marco cultural, el concepto del honor no permite que alguien mienta o exagere", aseguró el investigador Antonio Huneeus durante una reunión de estudiosos que se realizó en Michigan (EEUU). "Los extraterrestres vienen interesándose por China al igual que por los Estados Unidos hace medio siglo", asevera el antes mencionado Sun Shili. Sorprende un tanto que la idiosincrasia y desarrollo de los casos conocidos coincida con los ya experimentados anteriormente en otras partes del globo, apunta el investigador Alfonso Trinidad. "Son idénticos a los que aparecían en la prensa hace treinta o cuarenta años, y esto es muy extraño" nos resume el experto consultado. Expedientes por aclarar La creciente oleada OVNI en China, amén de potenciar la curiosidad por el fenómeno, favorece el auge del turismo, ironizan los opositores políticos a través de los foros en Internet. "Si alguien se anima a traducir una revista de temas paranormales a nuestro idioma ¡se hará millonario!", bromea desde Lao Hu, pseudónimo de un conocido disidente. Precisamente, los desafectos al régimen suelen proporcionar las informaciones más interesantes al respecto. A lo largo de varias décadas, el servicio de inteligencia chino estaba convencido de que los OVNIs provenían de la antigua URSS. A partir de 1960, sin embargo, sus teorías se decantaron por atribuir su origen a aparatos construidos en Estados Unidos, tesis en la que influyó mucho el desarrollo de aviones que podían llevar a cabo complicadas maniobras que en nada se asemejaban a las efectuadas por una aeronave convencional y que, además, resultan invisibles al radar. Los años siguientes protagonizaron incidentes más graves que a punto estuvieron de desencadenar conflictos de seriedad. Hoy por hoy, se conocen ampliamente las disputas fronterizas entre China, Mongolia y la Unión Soviética durante aquel período, saldándose con enfrentamientos armados. Lo que se ignoraba, sin embargo, fue la participación de OVNIs en algunos de ellos, destacando especialmente el sucedido entre el 24 y el 30 de abril de 1970. Al parecer, un bombardero ruso en misión secreta perdió el control sobre Irkutsk, en Siberia oriental, desviándose directamente hacia la frontera china, para desaparecer en breves segundos de las pantallas de radar. Minutos antes, la tripulación informó que hasta 25 aeronaves de origen desconocido evolucionaban encima suyo, y de paso, bloquearon los mandos. Un radioaficionado local registró la conversación entre los pilitos, la cual fue emitida por Radio Hong Kong. A resultas del desvío, chinos y soviéticos mantuvieron un intercambio artillero desde sus respectivas fronteras, para acto seguido perpetrar una incursión conjunta sobre suelo mongol empleando las armas más modernas. Tan extremos e igualmente letales serían los casos donde las fuerzas aéreas se han visto obligadas a intervenir. En abril de 1998, un caza "jugó" al gato y al ratón con un OVNI sobre la región oriental de Chanzou. Algunas fuentes hablan de 50.000 testigos. Mayores interrogantes depara el enclave de Kongka La o Ladakh, entre la frontera china, nepalí e hindú. Desde 1962, constituye una fuente constante de enfrentamientos por su posesión, hasta el extremo de afirmarse que allí se asienta una base subterránea extraterrestre cuando, en realidad, esa idea podría estar sirviendo para ocultar actividades militares. El acceso a la zona resulta casi imposible por falta de vías de comunicación, pues ni siquiera se permite sobrevolarla. Tampoco, que se sepa, vienen realizándose excavaciones aunque las patrullas de vigilancia sean constantes. Habida cuenta de la inmensidad territorial ocupada por China, el listado expuesto conforma únicamente una leve muestra de los enigmas que permanecen por descubrir. Tal vez por ello, las autoridades prefieran dar cobertura informativa al avistamiento masivo de un OVNI que recorrió las regiones del norte en el año 2002 ante diez millones de ciudadanos que pudieron verlo. Por el contrario, se alejan de la opinión pública referencias a sucesos tecnológicamente más acuciantes o revolucionarios. Álex Muniente
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 370, Mayo de 2021

Nº 370, Mayo de 2021