Parapsicología

La hipnosis provoca cambios en el cerebro

Un estudio reciente demuestra que la hipnosis altera la forma en la que el cerebro altera la información.

Josep Guijarro

Periodista y escritor

16 de Abril de 2021 (12:29 CET)

La hipnosis provoca cambios en el cerebro
La hipnosis provoca cambios en el cerebro

Una finlandesa de 51 años ha aclarado un debate de dos siglos acerca de si la hipnosis es o no un estado de consciencia distinto a la vigilia.

Hasta ahora, la Asociación Americana de Psicología (APA por sus siglas en inglés) definía la hipnosis como un estado de consciencia que envuelve un foco concentrado de atención y reduce la consciencia periférica que viene caracterizado por un aumento en la capacidad de respuesta a la sugestión. Por el contrario, los partidarios del “no estado” reducen el fenómeno a la sugestión.

Cuando en 1784, Franz Anton Mesmer se presentó ante la junta de investigación del rey Luis XVI de Francia para demostrar que era capaz de tratar varias afecciones médicas transfiriendo su "magnetismo animal" a un paciente mediante la fijación en los ojos y la realización de una serie de movimientos cuasi-ritualísticos, la junta, de la que formaban parte Benjamin Franklin, Antoine Lavoisier, el padre de la química moderna, y Joseph-Ignace Guillotin, entre otros, concluyó que sus demostraciones eran válidas. Sin embargo, los cambios fueron el resultado de la creencia y la imaginación del paciente.

Ahora se puede decir que no es así.

Investigadores de la Universidad de Turku, en Finlandia, han descubierto que los procesos normales de información del cerebro se alteran radicalmente cada vez que una persona se somete a hipnosis.

Según el estudio publicado en la revista Neuroscience of Consciousness, las regiones del cerebro que normalmente comparten información para procesar los estímulos externos se fragmentan y comienzan a actuar independientemente unas de otras durante el trance hipnótico. 

Los resultados ofrecen una evidencia neurocientífica que respalda que el cerebro funciona de manera bastante diferente durante la hipnosis que durante la vigilia normal. Es decir, que la hipnosis es un estado.

Para probarlo, los científicos utilizaron lo que llaman "índice de complejidad perturbadora" (PCI) que es medido por Estimulación Magnética Transcraneal y la electroencefalografía (TMS-EEG). El proceso permitió a los investigadores rastrear cómo la corriente eléctrica inducida magnéticamente se propaga por el cerebro durante la hipnosis y la vigilia normal. 

La PCI y el TMS-EEG se han utilizado anteriormente para medir la actividad cerebral en estados de conciencia reducidos, incluidos el estado vegetativo, el estado de conciencia mínima, el estado de anestesia, el coma y el sueño NREM. Sin embargo, esta ha sido la primera vez que se han empleado estas técnicas para estudiar la actividad cerebral bajo hipnosis

Interiror Hipnosis
Diferencias de potencia espectral (a) entre la hipnosis (azul) y la línea de base (rosa) en los datos del EEG (Fuente: Neuroscience of Consciousness)

Según un comunicado, Jarno Tuominen, investigador principal del Departamento de Psicología y Patología del Habla y el Lenguaje, y Henry Railo, del Departamento de Neurofisiología Clínica de la Universidad de Turku, coautores del estudio: "En un estado de vigilia normal, diferentes regiones del cerebro comparten información entre sí, pero durante la hipnosis, este proceso se fractura y las diversas regiones del cerebro ya no están sincronizadas de manera similar."

Los investigadores utilizaron a una mujer de 51 años por ser una “virtuosa hipnótica” que había demostrado previamente varios fenómenos cognitivos excepcionales mientras estaba bajo hipnosis, incluidas "alucinaciones visuales y auditivas vívidas". 

Sólo un ochenta por ciento de los hipnotizados pueden alcanzar el trance profundo

En la prueba, fue hipnotizada repetidamente y luego la hipnosis cancelada a través de señales de una sola palabra entregadas como una orden post-hipnótica. Durante la sesión, la actividad cerebral de la participante fue monitoreada por electrodos que proporcionaron imágenes de resonancia magnética 3T de la actividad cerebral del sujeto. 

Es así como los investigadores observaron marcadas diferencias en la actividad cerebral entre el estado inicial de vigilia del sujeto y mientras estaba bajo hipnosis. En particular, las frecuencias más altas de actividad cerebral, por encima del rango de 24 Hz, fueron más pronunciadas en la región occipital del cerebro mientras el sujeto estaba bajo hipnosis. Mientras tanto, en las regiones frontales, hubo una disminución notable en la actividad cerebral de baja frecuencia. "Esto muestra que la actividad EEG espontánea difiere notablemente entre las dos condiciones", señalan los investigadores. 

Bajo hipnosis, la actividad cerebral se vuelve más compleja

En última instancia, los investigadores dicen que los resultados mostraron que, bajo hipnosis, la actividad cerebral se vuelve más compleja. Las regiones que generalmente trabajan juntas durante la vigilia para permitir respuestas flexibles a los estímulos externos se desconectan y funcionan de forma independiente entre sí mientras se encuentran en un estado hipnótico inducido

Pese a todo, el uso de un solo sujeto para la investigación plantea problemas para que los resultados sean válidos para la generalización. Estudios publicados anteriormente que utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional también encontraron cambios en la actividad cerebral y demostraron que la sugestión puede provocar respuestas neurológicas variadas. Se ha observado igualmente el aumento de las ondas alfa en la actividad cerebral de personas sometidas a hipnosis.  

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 370, Mayo de 2021

Nº 370, Mayo de 2021