Vida alternativa
13/11/2023 (08:00 CET) Actualizado: 13/11/2023 (08:00 CET)

Reeducando nuestras zonas erróneas

Las enseñanzas del Dr. Wayne Dyer han sido la hoja de ruta para infinidad de personas a la hora de conseguir una vida plena y liberada

13/11/2023 (08:00 CET) Actualizado: 13/11/2023 (08:00 CET)
Reeducando nuestras zonas erróneas
Reeducando nuestras zonas erróneas
Nº 400, Noviembre de 2023
Este artículo pertenece al Nº 400, Noviembre de 2023

De alguna manera el psicólogo Wayne Dyer, con un enfoque transpersonal fue el padre de la autoayuda y la realización personal, al menos desde el punto de vista editorial. Hasta la irrupción de su emblemática obra Tus Zonas Erróneas en 1976, el género del crecimiento personal no había conocido un éxito de tal calibre, acumulando según algunas estimaciones más de 35 millones de ejemplares vendidos desde entonces. Su título alude a la existencia en todos nosotros de pensamientos, actitudes y comportamientos autodestructivos que impiden a las personas vivir plenamente. Son esas áreas de nuestra psique donde albergamos creencias limitantes y negativas que nos frenan. Estas creencias en muchos casos se forjaron y echaron raíces desde la infancia en nuestra constante interacción familiar y social, y nos conducen a tener pensamientos y emociones que resultan limitantes para nuestro bienestar y felicidad. Estas zonas erróneas y los comportamientos que generan están tan interiorizadas, que las damos por sentadas como naturales e inherentes a lo que somos y quienes somos, y eso a pesar de ser obstáculos para nuestro desarrollo personal y autorrealización. Las percibimos como normales, aún cuando tengamos evidencias personales de lo perjudiciales que resultan y ejemplos sobrados de que pueden ser corregidas y transformadas para lograr una vida más plena. Desde su experiencia profesional Dyer escribe un texto lúcido, repleto de ejemplos en los que vernos reflejados e identificar desde la autoreflexión nuestras áreas fallidas, así como pautas prácticas para corregirlas. El autor nos advierte que todo lleva su tiempo y debemos comprometernos y ser perseverantes, dado que no podemos esperar la transformación inmediata de conductas que llevan con nosotros desde hace décadas.

Los pensamientos, actitudes y comportamientos autodestructivos que impiden a las personas vivir plenamente

Además de confirmar su más que merecido espacio en el terreno de la autoayuda y la psicología positiva con al menos media docena más de éxitos editoriales a nivel mundial, Dyer ha sido la inspiración para otros autores y oradores motivacionales. La influencia de su trabajo resulta, por tanto, invaluable. Sin embargo, lo más sobresaliente es que su aguda visión permanece plenamente vigente, y aunque el más completo de los resúmenes no puede sustituir la lectura íntegra de su obra de referencia, desde aquí abrimos la puerta para profundizar en la misma.

Los comportamientos autodestructivos nos impiden vivir plenamente
Los comportamientos autodestructivos nos impiden vivir plenamente

MANUAL DE RESISTENCIA Y CAMBIO

Veamos algunas de las enseñanzas de Dyer para identificar y modificar esas zonas erróneas que nos impiden ser más felices. Hay otras que por razones de espacio dejamos fuera, como lo inútil que resulta la desmedida preocupación por el futuro, la absoluta responsabilidad personal por lo que pensamos y hacemos, o la ruptura con el pasado, es decir, con aquello que fuimos o hicimos mal y que no tiene porqué definirnos en el presente.

Además, su trabajo también nos invita a cambiar de perspectiva aprendiendo a ver los obstáculos como oportunidades de aprendizaje y crecimiento, así como a adoptar hábitos de vida saludables a nivel de alimentación, ejercicio y descanso. Por último, para ganar claridad y perspectiva sobre nuestra situación de partida e itinerario, aconseja llevar un diario con nuestros pensamientos, sentimientos y logros diarios.

Superar las zonas erróneas implica un compromiso continuo con el autodescubrimiento y el desarrollo personal. Al implementar estrategias específicas para abordar cada zona y al adoptar un enfoque proactivo y consciente, es posible vivir una vida más auténtica, plena y libre de limitaciones autoimpuestas. El viaje puede no ser fácil, pero los beneficios de vivir de manera más consciente y autónoma son innumerables. Veamos cinco de sus campos de acción.

La Autocondena:  Una de las zonas erróneas más prevalentes es la autocondena. Dyer insta a las personas a abandonar el autojuicio y a cultivar el amor propio. Al superar la autocondena, podemos abrazar nuestras imperfecciones y aprender a vivir de una manera más auténtica y libre. Un ejemplo de ello puede ser el alguien que mira sus fotos y siempre encuentra defectos en su apariencia. Constantemente se critica a sí mismo, pensando que no es lo suficientemente bueno, inteligente o atractivo, lo que le impide disfrutar de su vida y desarrollar relaciones saludables con los demás.

Dyer sugiere dos estrategias.

-Practicar la aceptación y el amor propio a diario, reemplazando pensamientos negativos por afirmaciones positivas.

-Cultivar tus habilidades y talentos para fortalecer tu autoestima.

La Dependencia: Dyer enfatiza la importancia de la independencia emocional, argumentando que depender de la aprobación y aceptación de los demás nos convierte en esclavos de sus opiniones. Necesitar recibir aprobación nos es malo en sí mismo, pero derrumbarnos si nos falta, especialmente de forma automática, no es nada positivo. Al tomar conciencia de esta dependencia, es posible desarrollar una fuerte sensación de autoestima y autosuficiencia. Este sería el caso de una persona que no puede tomar una decisión sin primero consultar a sus amigos y familiares. Se siente insegura si los demás no aprueban sus acciones y vive constantemente buscando la validación externa, limitando su capacidad para descubrir y seguir su propio camino. El autor sugiere al menos tres acciones:

-Trabaja la autoafirmación. Define tus valores, metas y deseos y actúa en consecuencia, sin buscar constantemente la aprobación de los demás.

-Fortalece tu confianza al enfrentarte a nuevos retos y salir de tu zona de confort.

-Aprende a decir “no” y a establecer límites saludables en tus relaciones.

El Miedo: El miedo es otro obstáculo crucial para la autorrealización. Dyer nos propone enfrentar nuestros miedos y verlos como oportunidades para el crecimiento personal, permitiéndonos vivir de manera más valiente y decidida. Todos conocemos a alguien que sueña con iniciar su propio negocio, pero el miedo al fracaso lo paraliza. Temiendo la crítica y el rechazo, opta por no tomar riesgos y se queda en un trabajo que no le satisface, renunciando a sus aspiraciones y sueños. Enfrentar el miedo no es tarea fácil, pero tenemos margen práctico con:

-Exposición gradual. Enfréntate a tus miedos de manera progresiva, comenzando por situaciones menos amenazantes hasta alcanzar aquellas más desafiantes.

-Meditación y técnicas contemplativas. Estas técnicas pueden ayudarte a manejar la ansiedad y el estrés asociados al miedo.

-Educación y aprendizaje continuo. Adquiere nuevos conocimientos y habilidades para reducir el miedo a lo desconocido.

 

La Procrastinación: Vista como una manifestación de dudas y temores internos, es una actitud de auto boicot que nos mantiene en el mismo lugar. Al superar la tendencia a postergar, podemos aumentar nuestra productividad y alcanzar nuestras metas con mayor eficacia. Pensemos en un amigo -quizás nosotros mismos- que tiene un proyecto importante pendiente. Sin embargo, sigue posponiendo su inicio, distrayéndose con actividades menos importantes. Este comportamiento procrastinador es una manifestación de sus inseguridades y temores internos, afectando su rendimiento y desarrollo profesional. ¿Qué podemos hacer? Dyer sugiere:

-Mejora la gestión de tu tiempo. Establece prioridades, crea un cronograma realista y elimina distracciones.

-Establece metas pequeñas. Divide tus tareas en metas más pequeñas y manejables para evitar sentirte abrumado.

-Auto-motivación. Encuentra formas de motivarte, como recompensarte al alcanzar metas pequeñas. Será un chute de energía y entusiasmo ante el siguiente reto.

La Culpa: Estamos frente como un mecanismo de autotortura. Dyer aconseja liberarnos de la culpa al perdonarnos a nosotros mismos y a los demás, adoptando una mentalidad más compasiva y tolerante. Todos cometemos errores, y no perdonar y aprender nos ancla a remordimientos. El pasado no se puede cambiar, de manera que ese pensamiento rumiante es devastador e inútil. Debemos, desde la lección aprendida, avanzar y disfrutar el presente. Al igual que los apartados anteriores, merecería todo un artículo para profundizar en este punto, pero puedes empezar por:

-Practica el perdón hacia ti mismo y hacia los demás. Recuerda que todos cometemos errores.

-Intenta reparar los daños causados y aprende de tus errores para no repetirlos en el futuro.

-Desarrollo de la compasión. Cultiva la compasión y la empatía hacia ti mismo y hacia los demás.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Año Cero 405

Nº 405, julio de 2024