Vida alternativa
15/03/2023 (08:49 CET) Actualizado: 21/03/2023 (09:56 CET)

Shiatsu, sanación a la japonesa

El Shiatsu persigue restaurar el equilibrio de la energía vital trabajando en puntos de acupresión y meridianos del cuerpo

15/03/2023 (08:49 CET) Actualizado: 21/03/2023 (09:56 CET)
Masaje shiatsu a través de la ropa
Masaje shiatsu a través de la ropa
Nº 392, marzo de 2023
Este artículo pertenece al Nº 392, marzo de 2023

El Shiatsu no sólo está en expansión en todo el mundo, sino que también se observa en la mayoría de las organizaciones que aglutinan a sus participantes, una comprometida voluntad de validar científicamente sus efectos. A ello contribuye sin duda el hecho de que, aunque hundiendo sus raíces en tradiciones milenarias, el Shiatsu sea una terapia que se articula en el siglo XX en el marco de la medicina moderna. La medicina tradicional nipona se sustentaba en tres pilares heredados de China y adaptados durante siglos a su realidad, la acupuntura, la herboristería y las terapias manuales.

Éstas últimas, directamente emparentadas con el masaje Tuina chino, fueron perdiendo protagonismo en Japón y relegadas a un plano más próximo al placer que al de la salud, hasta que fueron reivindicadas hace menos de un siglo por practicantes como Tamai Tempaku, Tokujiro Namikoshi o Shizuto Masunaga. El proceso de gestación del shiatsu tuvo en cuenta los avances y aportaciones occidentales en ciencias como la fisiología, anatomía o fisioterapia, así como terapias en alza en aquellos momentos como la quiropráctica, algo que se ve especialmente reflejado en el Namikoshi Shiatsu, que es la modalidad oficial de Japón. Esta escuela puede considerarse más física e incluye diferentes niveles de presión para actuar sobre los nervios y alcanzar incluso los órganos en las manipulaciones, e incluye estiramientos y reajustes posturales, algo que contrasta con el estilo IOKAI Shiatsu o Zen.

Según Palmer, los síntomas son una expresión de la lucha del cuerpo para compensar un área que no está integrada en el conjunto del organismo

Tal y como señala el experto británico Bill Palmer, Fundador del Shiatsu Movimiento,“Masunaga desarrolló su sistema de Shiatsu Zen incluyendo la idea de que los síntomas son una expresión de la lucha del cuerpo para compensar un área de éste que no está integrada en el conjunto del organismo. La parte que no está activa y energizada se llama Kyo mientras que la parte en la que se incide para compensar el Kyo se llama Jitsu

Los terapeutas adquieren un profundo conocimiento de la anatomía humana, realizando hábiles presiones y manipulaciones en puntos que con frecuencia están relacionados con los meridianos energéticos de la acupuntura. Por tanto, observamos una acción local a nivel muscular y articular derivada de la manipulación, y un efecto energético producto de la armonización y desbloqueo del flujo energético.

La práctica del shiatsu cuenta con el beneplácito del sistema sanitario japonés

SENCILLO Y EFICIENTE

Desde los años sesenta del siglo pasado la práctica del shiatsu cuenta con el beneplácito del sistema sanitario japonés, en gran media por su vertiente de manipulación manual, una circunstancia que se repite en diferentes países. Por el momento las evidencias su efectividad están lejos de ser concluyentes, pero su uso en casos de fibromialgia, cefaleas, dolores musculares, articulares y óseos, e incluso en el tratamiento de ansiedad y depresión, ha arrojado resultados positivos. Sus practicantes también defienden su eficacia a la hora de regular el insomnio y como estimulante del sistema inmunológico, mejorando la circulación sanguínea y la movilidad. No se le conocen más contraindicaciones que las habituales en caso de heridas abiertas, infecciones o grupos de riesgo, con sesiones que pueden durar de 30 a 90 minutos en función del estilo usado y la dolencia tratada.

Una de las particularidades de esta terapia con respecto a otras manuales es que se aplica a través de la ropa, por lo que es práctico para el trabajo diario y los entornos familiares sin necesidad de privacidad ni calefacción adicional en la habitación”, explican desde la Sociedad de Shiatsu de Reino Unido. “Tradicionalmente practicado en un futón a nivel del suelo, -añaden desde esta veterana organización- el Shiatsu también se puede recibir en una camilla o silla de tratamiento. Aunque una sesión profesional de Shiatsu generalmente se lleva a cabo en una sala de la clínica o en la casa del cliente, el Shiatsu comunitario o familiar se puede compartir en cualquier lugar: en la mesa de la cocina, en el jardín, en la playa.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Año Cero 405

Nº 405, julio de 2024