Arqueología
25/05/2023 (08:00 CET) Actualizado: 25/05/2023 (08:00 CET)

Hallan un enterramiento de 2.500 años gracias a los rayos cósmicos

Emplean muones para descubrir una tumba de más de 2.500 años de antigüedad en Nápoles (Italia)

Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo

25/05/2023 (08:00 CET) Actualizado: 25/05/2023 (08:00 CET)
Nápoles tiene un su subsuelo tesoros arqueológicos
Nápoles tiene un su subsuelo tesoros arqueológicos

Los orígenes de la ciudad italiana de Nápoles se remontan nada menos que a casi 3.000 años, pues la primitiva urbe, bautizada como Cumae por los colonos griegos que la fundaron, se estableció en el siglo VIII a.C. El asentamiento se transformó dos centurias después en Neápolis («Ciudad Nueva», en griego), y más tarde acabaría convirtiéndose en una importante ciudad en época romana. Con semejante pedigrí, es fácil imaginar la enorme cantidad de patrimonio arqueológico que se conserva en sus calles, a simple vista, pero también bajo el subsuelo, a la espera de ser descubierto por los investigadores.

Durante décadas los especialistas han sabido que ciertos lugares de la ciudad, como el distrito de Rione Sanità, hoy un barrio muy poblado, cuenta en sus profundidades con vestigios de su pasado de época helenística y romana, y en especial en forma de enterramientos, como los hipogeos –grandes cámaras funerarias destinadas a las clases más adineradas– o las catacumbas paleocristianas de siglos posteriores, construidas en época romana (entre los siglos II y IV d.C.). Aunque los arqueólogos han descubierto varios ejemplos de este tipo de construcciones mortuorias, sospechaban desde hace tiempo que en el subsuelo de la ciudad debía haber otros vestigios similares, pero su localización y acceso se hacía casi imposible debido a la abundancia de construcciones modernas que existen hoy sobre las zonas a investigar.

Los científicos han empleado los muones para una localizar una cámara mortuoria hasta ahora desconocida

El distrito de Rione Sanità, cuenta con vestigios de época helenística y romana
El distrito de Rione Sanità, cuenta con vestigios de época helenística y romana

Ahora, un reciente estudio publicado por un equipo internacional de científicos y arqueólogos italianos y japoneses en la revista Scientific Reports ha sacado a la luz la existencia de una cámara mortuoria hasta ahora desconocida, posiblemente un hipogeo, con unas dimensiones de 2 por 3,5 metros. Sin embargo, lo más llamativo del hallazgo reside en el método utilizado para localizar la construcción, pues para evitar alterar los edificios modernos, los científicos han empleado una moderna técnica que utiliza los muones –unas partículas subatómicas similares a los electrones– para «dibujar» un mapa en tres dimensiones de espacios ocultos en las profundidades. Estas partículas, los muones, son creadas debido a la acción de los rayos cósmicos en la atmósfera terrestre, y gracias a sus peculiares características –son capaces de penetrar fácilmente paredes y rocas, dispersándose después al alcanzar espacios abiertos– se han utilizado ya con éxito para descubrir estructuras creadas por el ser humano en otras épocas. Por ejemplo, en las pirámides egipcias.

Sin embargo, la revolucionaria técnica no está exenta de dificultades. Para poder usarse correctamente, es necesario colocar un dispositivo especial por debajo de la zona que se desea rastrear, por lo que el equipo de investigadores tuvo que colocar dicho artefacto a 18 metros de profundidad, en una bodega del siglo XIX. De este modo, y tras 28 días «capturando» muones, los científicos japoneses e italianos consiguieron trazar un modelo en tres dimensiones de la cámara, que tiene una forma claramente rectangular, indicando que fue creada de forma artificial.

Modelo en tres dimensiones de la cámara
Modelo en tres dimensiones de la cámara

Teniendo en cuenta la profundidad a la que se encuentra la construcción, los expertos creen que la cámara formaría parte de una necrópolis helenística datada entre los siglos VI y III a.C. De ser así, podría tratarse de un hipogeo empleado  para enterrar a un personaje importante de la clase alta, similar a otros descubiertos en la ciudad, y bautizados como el Hipogeo de los Cristalini y el Hipogeo de las Granadas, que pueden ser visitados hoy dentro del circuito turístico al subsuelo de Nápoles. En cualquier caso, y a pesar de que el hallazgo y el uso de la técnica resulta prometedor, la muografía no permite averiguar qué hay en el interior de la cámara descubierta, por lo que únicamente una excavación arqueológica convencional –algo que parece difícil de llevar a cabo en estos momentos– podría revelar qué otros secretos se esconden en su interior.

Sobre el autor
Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo especializado en temas de arte, historia y viajes. Ha publicado sus trabajos en medios como El Mundo, GEO, Lonely Planet, Condé Nast Traveler Destinos, entre otros. Autor de varios libros, como Historia negra de los Papas, Ars Secreta o Héroes y villanos. Fue jefe de edición de Año/Cero, y actualmente dirige el magazine de viajes y cultura Wanderer.es

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

nº404

Nº 404, mayo de 2024