Arqueología
18/02/2022 (12:48 CET) Actualizado: 18/02/2022 (12:49 CET)

¿Implante quirúrgico en un antiguo cráneo de Perú?

A falta de análisis definitivos por parte de especialistas, el 'hallazgo' podría revelarse como una importante prueba de que culturas andinas utilizaron "prótesis" metálicas en cirugías

Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo

18/02/2022 (12:48 CET) Actualizado: 18/02/2022 (12:49 CET)
Foto cortesía del Museo de Osteología de Oklahoma City 
Foto cortesía del Museo de Osteología de Oklahoma City 

Una pieza metálica hallada en un cráneo alargado descubierto en Perú podría ser una prueba de la utilización de implantes quirúrgicos en las antiguas culturas andinas… O podría ser una elaborada falsificación moderna. Esas son las dos posturas que defienden distintos expertos consultados en relación con el singular cráneo, donado recientemente al Museo de Osteología de Oklahoma City (EE.UU.).

El cráneo presenta una forma alargada, una circunstancia que no es excepcional, pues es bien sabido que algunas culturas precolombinas –y también otras de diferentes puntos del planeta– modificaban la forma de sus cráneos envolviendo la cabeza de los niños poco después de su nacimiento, durante el desarrollo de los huesos craneales, para conseguir así una morfología distintiva, seguramente para mostrar la pertenencia a una élite social o tal vez por motivos estéticos.

Se conocen algunos casos en los que, tras practicar una trepanación, los primitivos cirujanos colocaron piezas de hueso u otros materiales para cubrir el orificio

Bajo la pieza de metal, los expertos del museo han descubierto un orificio en el hueso, que muy probablemente se produjo durante una trepanación, una práctica quirúrgica que se llevaba a cabo ya en épocas prehistóricas en distintos lugares del planeta, y que tenía como finalidad intentar curar algún tipo de lesión o enfermedad en el cráneo.

Cráneo 01
Foto cortesía del Museo de Osteología de Oklahoma City 

La pieza fue dada a conocer recientemente, cuando responsables del museo estadounidense publicaron varias fotos del mismo en redes sociales, explicando que el cráneo todavía no ha sido examinado por un arqueólogo, y tampoco ha sido sometido a ningún tipo de prueba científica, como la del Carbono 14.

Por esta razón, y ante lo llamativo del hecho de que el cráneo parezca haber sido "completado" con un implante metálico –lo que constituiría una importante prueba de que culturas andinas utilizaron "prótesis" metálicas en cirugías craneales–, la publicación LiveScience decidió contactar con distintos especialistas para conocer su opinión al respecto. Y las respuestas no pueden ser más dispares…

"Soy bastante escéptico respecto a que sea algo auténtico", declaró John Verano, profesor de antropología en la Universidad de Tulane, en Luisiana. "Creo que se trata de algo fabricado para hacer del cráneo una pieza de colección más valiosa", aclaró. En opinión del antropólogo, esto no quiere decir que el cráneo en sí sea falso, sino que el implante podría ser una falsificación moderna, colocada décadas atrás.

Otros cráneos con 'prótesis' examinados hasta el momento han resultado ser falsificaciones

En realidad, esta no es la primera vez que se descubre un cráneo andino con supuestos implantes metálicos. De hecho, el propio Verano publicó en el año 2010 un trabajo en el International Journal of Osteoarchaeology (Revista Internacional de Osteoarqueología) en el que examinaba otros casos similares, llegando a la conclusión de que todos ellos eran falsificaciones, o bien piezas colocadas con fines no quirúrgicos.

Sin embargo, otros estudiosos, como la profesora de antropología de la Universidad de California Danielle Kurin, no se muestran tan categóricos, y dejan la puerta abierta a la posibilidad de que sí se trate de algún tipo de implante quirúrgico: "Nunca antes había visto algo así. Viendo las imágenes, parece que la pieza de metal fue moldeada cuidadosamente. Basándonos en los patrones de fractura, este individuo, que parece ser un hombre mayor, sufrió́ un trauma a causa de un impacto contundente en el lado derecho de la cabeza. El hecho de que las líneas de fractura radiantes y concéntricas muestren signos de curación, sugiere que este individuo sobrevivió́ al menos varias semanas o meses", explicó Kurin. En todo caso, la antropóloga aclaró que mientras no se realicen pruebas científicas sobre la pieza, es imposible determinar si es auténtica o una falsificación. En el caso de que finalmente fuese verdadera, los exámenes podrían arrojar más información sobre el lugar de fabricación, pues las técnicas y la tecnología metalúrgica variaba en distintos puntos de los Andes.

Al margen de si la pieza metálica es auténtica o no, no hay duda de que el cráneo perteneció a un individuo que sobrevivió a una lesión terrible

Kurin también explicó a LiveScience que se conocen algunos casos en los que, tras practicar una trepanación, los primitivos cirujanos colocaron piezas de hueso u otros materiales para cubrir el orificio, e incluso la propia antropóloga aportó un ejemplo de hace 800 años en el que un individuo operado llevaba una especie de gorro con una pieza metálica cosida para proteger la zona de la trepanación.

Por último, otro antropólogo consultado, Kent Johnson, profesor en SUNY Cortland –la Universidad Estatal de Nueva York en Cortland– destacó las evidencias que pueden extraerse examinando el cráneo: "Hay que describir a este individuo como un superviviente. Muestra un trauma extenso en el lado derecho del cráneo que afecta a los huesos frontal, temporal y parietal. Y hay evidencia de curación en los bordes de los huesos fracturados, lo que demuestra que tuvieron tiempo suficiente para volver a crecer juntos". Por lo tanto, al margen de si la pieza metálica es auténtica o no, no hay duda de que el cráneo perteneció a un individuo que sobrevivió a una lesión terrible.

Sobre el autor
Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo especializado en temas de arte, historia y viajes. Ha publicado sus trabajos en medios como El Mundo, GEO, Lonely Planet, Condé Nast Traveler Destinos, entre otros. Autor de varios libros, como Historia negra de los Papas, Ars Secreta o Héroes y villanos. Fue jefe de edición de Año/Cero, y actualmente dirige el magazine de viajes y cultura Wanderer.es

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 382, Mayo de 2022

Nº 382, Mayo de 2022