Ciencia

Científicos afirman que la vida es de origen extraterrestre

Un equipo de investigadores ha encontrado en meteoritos los azúcares esenciales para la vida, confirmando que los ácidos necesarios llegaron del espacio extraterrestre

Josep Guijarro

Periodista y escritor

27 de Diciembre de 2019 (13:00 CET)

Científicos afirman que la vida es de origen extraterrestre
Científicos afirman que la vida es de origen extraterrestre

Los defensores de la teoría de los Antiguos Astronautas han sugerido que, hace milenios, los extraterrestres vinieron a la Tierra cuando el planeta era yermo pero tenía las condiciones para albergar vida y crearon los animales, las plantas ¡y hasta los seres humanos! Esta idea recogida en numerosas leyendas a un lado y el otro del océano resulta no ser un "cuento de locos". En 1974 se publicó la teoría de la Panspermia, que habla de la posibilidad de que la vida llegara a través de meteoritos o naves espaciales de antiguas civilizaciones con esa "carga" vital. Hasta ahora esta teoría dividía a los científicos  pero ahora se ha convertido en una de las hipótesis con más peso dentro de la creación de todo lo que habita en el planeta azul.

La razón estriba en que un equipo internacional de investigadores ha encontrado en unos meteorítos, dos para ser exactos, unos azúcares que son fundamentales en la formación del ácido ribonucleico (ARN), o lo que es lo mismo, para el origen de la vida.

En los años 50, Harold Urey y Stanley Miller llevaron a cabo un experimento para probar que la sopa primitiva de la Tierra formada con una mezcla de moléculas simples de metano, amoniaco, hidrógeno y vapor de agua podía sustentar la vida. Para ello introdujeron en una vasija con agua todos estos elementos y sometieron la mezcla a una serie de chispas eléctricas, a fin de simular los «rayos primordiales». El experimento sólo generó varios aminoácidos e hidroxiácidos: dos moléculas que deben «ensamblarse» para dar lugar a las proteínas, pero no podía explicar cómo se formaron las primeras macromoléculas porque carecían de los llamados ácidos nucleicos, el ADN y ARN, encargados de contener el código genético y detransmitir a la célula las instrucciones para su propia reproducción, respectivamente. De ahí la trascendencia de este descubrimiento.

El hallazgo de ribosa en los meteoritos confirma que la vida llegó del espacio

No hablamos de un "encontronazo" casual de dos azucares diferentes, pues estos se unen a la ya creciente lista de compuestos biológicos, tales como aminoácidos y nucleobases (componentes de ARN y ADN), que se han podido encontrar en meteoros que han llegado del espacios. Así que esta es una pieza más que avalaría esta especie de bombardeo cósmico para que germinara la vida en la tierra. "La investigación proporciona la primera evidencia directa de ribosa en el espacio y la entrega del azúcar a la Tierra. El azúcar extraterrestre podría haber contribuido a la formación de ARN en la Tierra prebiótica que posiblemente condujo al origen de la vida", afirma el autor principal del estudio, Yoshihiro Furukawa, de la Universidad de Tohoku, que ha sido publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Uno de los principales problemas que fueron planteados es que se tuvo que considerar la posiblidad de que los componentes encontrados en los meteoritos fueran por contaminación terrestre. Pero múltiples líneas de evidencia, entre ellas el análisis de isótopos, dejó claro que los azucares encontrados eran de origen extraterrestre. Los azucares que aparecieron fueron la ribosa y otros bioesenciales tales como la rabinosa y la xilosa, en dos meteoritos diferentes. Se sabe que las células usan el ARN para llevar la información para que las proteínas se ensablen de manera correcta. Existe además la teoría de que el ARN evolucionó primero para después ser reemplazado por el ADN, ya que la primera puede hacer copias de si misma sin necesidad de otras moléculas entre muchas otras cosas.

La investigación confirma que el ARN de los meteoritos no fue causado por contaminación terrestre

"El azúcar en el ADN (2-desoxirribosa) no se detectó en ninguno de los meteoritos analizados en este estudio", asegura Danny Glavin, coautor del estudio del centro Goddard de la NASA. "Esto es importante ya que podría haber un sesgo de entrega de ribosa extraterrestre a la Tierra primitiva, lo cual es consistente con la hipótesis de que el ARN evolucionó primero". Lo que sí tiene claro el equipo es que va a analizar más meteoritos para corroborar e investigar si hay más azúcares extraterrestes en ellos, y así poder conocer más sobre la evolución de la vida en la Tierra.

Mientras, como siempre, seguiremos mirando a las estrellas preguntándonos si tal vez fueron ellos, los extraterrestres, los que nos lanzaron esas piedras desde arriba para que cogiéramos fuerzas y se originara la vida tal y como la conocemos. Y ellos, quizás, después de echar una vista a nuestro planeta y lo que hemos llegado a ser, se hayan dado la vuelta para mirar hacia otro lado.

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios (1)

Vicente Hace 4 meses
Naturalmente que somos extraterrestres. ¿Qué otra explicación tiene que contaminemos y destruyamos este planeta? Que somo ocupas.

Nos interesa tu opinión

Revista

portada año cero mayo corporativa

Nº 358, Mayo de 2020

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.