Civilizaciones perdidas

EN BUSCA DEL TESORO ESENIO

Juan José Sánchez-OroLos esenios de Qumrán seguían fielmente la Ley de Moisés y acostumbraban a llevar una existencia muy austera en el desierto. ¿Cómo explicar entonces que entre sus escritos hayan aparecido textos que nos hablan de un tesoro escondido, formado por inmensas riquezas y libros secretos, o de prácticas astrológicas contrarias a la Biblia? Un reportero de AÑO/CERO se ha desplazado hasta Israel para descubrir la verdadera ubicación de dicho tesoro y estudiar otro enigmático documento que ofrece las claves astrológicas del mesías judío.

19 de junio de 2012 (09:13 CET)

EN BUSCA DEL TESORO ESENIO
EN BUSCA DEL TESORO ESENIO
Comencemos por el Rollo de Cobre o 3Q15, cuya mera descripción formal ya implica ir saltando de anomalía en anomalía. En primer lugar, fue confeccionado en dicho metal, cuando para el resto de los textos de Qumrán se empleó papiro y, sobre todo, cuero. El uso de cobre como superficie de escritura, además de una práctica absolutamente excepcional para la época, parece en verdad única. No se conoce la existencia de otro vestigio escrito de similares características que haya sobrevivido al mundo judío antiguo. Por si fuera poco, la pureza del metal en este rollo es asombrosa. Apenas cuenta con un 1% de estaño, lo que, según algunos expertos, dotaría a este artefacto de una categoría sagrada: se habría pretendido fabricar una lámina lo más pulcra y menos contaminada posible, a la manera de los objetos litúrgicos.

En segundo lugar, aunque fue redactado en hebreo, como los demás rollos procedentes del desierto, el hebreo empleado resulta bastante atípico. A estas dificultades hay que sumar el propio trazo de los caracteres, que entorpece bastante su lectura. Escribir sobre cobre con un punzón no es lo mismo que hacerlo con tinta sobre cuero o papiro. En el primer caso, la caligrafía pierde claridad y, por otra parte, fue redactado y revisado por varias manos.

En cuanto a su contenido, el grado de misterio alcanza cotas inusitadas. Podría afirmarse que el Rollo de Cobre es un elemento absolutamente extraño dentro de un conjunto bastante coherente de escritos esenios. A diferencia de sus compañeros, el 3Q15 no es un texto bíblico o una narración literaria, ni tampoco contiene doctrinas relativas a la comunidad asentada en Qumrán. En realidad, recoge más de medio centenar de topónimos en los cuales habrían sido enterradas diferentes sumas de plata, oro, libros o enseres muy valiosos de carácter sagrado. La manera de presentar tales enclaves adopta la forma de una breve anotación la mayoría de las veces. Se comienza citando un lugar. Luego, se da alguna información adicional más concreta para localizar el punto exacto de excavación. Para ello, el autor cuantifica la distancia hasta dicho punto en «amot» o codos. Después, pasa a describir la cuantía del tesoro y concluye la nota con dos o tres letras del alfabeto griego. Un proceso así de escueto repetido sesenta veces. La suma total de las cantidades escondidas ascendería a unos 4.630 talentos de plata y oro, según el cálculo realizado por los investigadores. Es decir, entre 58 y 174 toneladas de metales preciosos… (Continúa en AÑO/CERO 263).

Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 375, Octubre de 2021

Nº 375, Octubre de 2021