Historia oculta
05/04/2022 (12:19 CET) Actualizado: 20/04/2022 (10:45 CET)

Egipto: dioses, estrellas y constelaciones

La relación de la religión egipcia con los astros del firmamento va mucho más allá de las orientaciones astronómicas de los templos o de los calendarios

Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo

05/04/2022 (12:19 CET) Actualizado: 20/04/2022 (10:45 CET)
Egipto: dioses, estrellas y constelaciones
Egipto: dioses, estrellas y constelaciones

Desde los albores de su civilización, los antiguos egipcios asociaron a algunos de sus dioses con cuerpos celestes concretos, con la peculiaridad de que en muchos casos una sola divinidad podía ser al mismo tiempo identificada con varios astros.

Como es evidente por las referencias artísticas y documentales dejadas a su paso, el sol ocupó el primer lugar entre el panteón egipcio. Ya desde las primeras dinastías estuvo asociado al dios halcón Horus, recibiendo el nombre de Ra. Su importancia fue tal que muchos monarcas lo añadieron a sus nombres, como es el caso de Jafra (Kefrén, en griego), Yedefra (Didufri) o Menkaura (Micerinos), algo similar a lo que ocurrió con otros dioses, que también añadieron el mismo sufijo: Amon-Ra (El Oculto) o Sobek-Ra (el dios cocodrilo).

Horus
El sol estaba asociado al dios halcón Horus

En cuanto al resto de dioses más célebres, Osiris fue identificado con Sah, que se correspondía con las tres estrellas del Cinturón de Orión. Además, también se le reconocía en el planeta Venus. Por su parte, la diosa Isis era citada en los Textos de las Pirámides como la estrella Sepedet, nuestra actual Sirio. Además, en su manifestación como Taueret –la diosa hipopótamo benefactora de las embarazadas–, era conocida como la "misteriosa del horizonte", y se correspondía con la constelación del hipopótamo. Horus, además de su papel como astro rey, durante la noche podía relacionarse también con Marte, y con la constelación de Anu. Finalmente, el malvado Set se identifica con Mercurio cuando está en poniente, y también con Msjtyw, la "Pata de Buey".

Cintillo egipto
Cintillo egipto

No menos importante era la diosa Nut, representada en numerosas ocasiones en las techumbres de tumbas y templos, y que ha sido tradicionalmente interpretada como una plasmación de toda la bóveda celeste, aunque algunos autores señalan que podría tratarse de una personificación de la Vía Láctea.

Orion
Constelación de Orión

ZODIACOS Y TECHOS ASTRONÓMICOS

En ocasiones, las sorpresas astronómicas se encuentran en el interior de templos o tumbas y, más concretamente, en el techo de estos recintos. El lugar de enterramiento del faraón Seti I constituye uno de los ejemplos más hermosos, pues la bóveda de su tumba está decorada con varias constelaciones egipcias. Allí es posible reconocer a Msjtyw, "la Pata de Buey" asociada a Set, y también a sus enemigos Horus e Isis, representados por sus formas astrales. También aparece la Vía Láctea y tras ella, las representaciones de Sah (Osiris) y Sepedet/Sirio (Isis).

Otro ejemplo, muy conocido por encontrarse hoy en el parisino Museo del Louvre, es el llamado Zodiaco de Dendera. Esta llamativa pieza en relieve fue trasladada a Francia en el siglo XIX desde el templo de Hathor en Dendera y representa el cielo nocturno como un disco sostenido por cuatro mujeres y varios seres con cabeza de halcón. En este caso, la representación está influida por la fecha de la realización de la obra (siglo I a.C.), en una época de influencia grecorromana. Así, encontramos plasmados a los signos del zodiaco, pero también la "Pata de Buey", Sah (Osiris), la "Vaca celeste" (Isis), además de otras figuras animales, correspondientes a sendas constelaciones. Para algunos autores, este zodiaco representaría un momento concreto del firmamento, datado en el año 51 a.C., coincidiendo con un eclipse de sol, que fue visible desde Egipto.

Zodiaco Dendera
Zodiaco de Dendera expuesto en el Louvre

Otro ejemplo de zodiaco en un techo astronómico es el de la tumba de Senenmut, arquitecto de la reina Hatsepshut, aunque en este caso su interpretación supone un desafío mayor para los egiptólogos y arqueoastrónomos, pues posee una complejidad muy elevada.

La victoria contra Libia en tiempos del faraón Meneptah había sido anticipada por 'los que observan las estrellas'

ASTROLOGÍA EN EL ANTIGUO EGIPTO

Los egipcios tampoco fueron ajenos a las creencias astrológicas, y así ha quedado evidenciado en ciertas ocasiones. Una de ellas, citada por el egiptólogo Rolf Krauss, del Museo de Prehistoria de Berlín, procede de varias inscripciones en la roca, realizadas en torno al 1200 a.C. En aquella época gobernaba el faraón Meneptah, quien tuvo que enfrentarse en una contienda contra Libia, saliendo victorioso. Un desenlace que ya había sido anticipado por "los que observan las estrellas", quienes anunciaron la victoria, tal y como se recoge en las citadas inscripciones.

Krauss menciona también la existencia de un zodiaco del siglo XIII a.C., en el que se hace un vaticinio para cada día del año, y donde se pueden leer frases como esta: "El día 164 no dejes tu casa por la mañana, porque es cuando Set (Mercurio) aparece en la proa de la barca del dios Sol, y lucha con el demonio Apophis".

Sobre el autor
Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo especializado en temas de arte, historia y viajes. Ha publicado sus trabajos en medios como El Mundo, GEO, Lonely Planet, Condé Nast Traveler Destinos, entre otros. Autor de varios libros, como Historia negra de los Papas, Ars Secreta o Héroes y villanos. Fue jefe de edición de Año/Cero, y actualmente dirige el magazine de viajes y cultura Wanderer.es

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 386, Septiembre de 2022

Nº 386, Septiembre de 2022