Historia
06/09/2023 (08:00 CET) Actualizado: 06/09/2023 (08:00 CET)

Hallan un panda gigante en la tumba de un emperador chino

Arqueólogos encuentran un esqueleto de oso panda gigante en la tumba milenaria de un emperador chino

Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo

06/09/2023 (08:00 CET) Actualizado: 06/09/2023 (08:00 CET)
Qué hace un panda en una tumba de 2200 años de antigüedad
Qué hace un panda en una tumba de 2200 años de antigüedad

A finales de 2021, los arqueólogos chinos que estaban excavando en los restos de la tumba del emperador Wen (de la dinastía Han), se llevaron una enorme sorpresa cuando, entre los objetos hallados en el enterramiento, descubrieron el descomunal esqueleto de un panda gigante. Los restos óseos del animal se encontraban colocados dentro de una estructura de ladrillo que miraba hacia el cuerpo del emperador, mientras que la cola del animal estaba orientada hacia el oeste.

La tumba –ubicada en el interior de una montaña natural, y no en un túmulo funerario, como solía ser habitual en los enterramientos de los gobernantes de la época–, se encuentra muy cerca de Xi’an (un lugar célebre por los famosos guerreros de terracota), en la provincia de Shaanxi).

El emperador Wen
El emperador Wen

Esta no es la primera vez que una tumba de la dinastía Han contiene restos de este majestuoso animal, pues ya en 1975 se descubrió otro ejemplar en al tumba de la emperatriz Bo, precisamente la madre de Wen. Pero, ¿por qué razón decidieron enterrarse los gobernantes de esta dinastía acompañados de este gigantesco animal?

Según los arqueólogos e historiadores de la Academia de Arqueología de Shaanxi, a lo largo de la historia del país asiático los pandas gigantes, y en concreto los de la variedad Qinling –a la que pertenece el descubierto en la tumba– han sido considerados como “reliquias vivientes” y “seres venerados del bosque”; es decir: animales sagrados. Dentro de esta consideración, estas imponentes criaturas, que han logrado sobrevivir desde el Pleistoceno –conviviendo con depredares como el temible tigre dientes de sable– hasta nuestros días, los pandas gigantes han sido interpretados como símbolo de paz y tranquilidad, pues a pesar de su tamaño y aspecto temible son herbívoros y de conducta pacífica.

Por esta razón, durante siglos su actitud tranquila le valió el apelativo de “animal de justicia”, convirtiéndose en sinónimo de paz y actitud amigable. De hecho, cuenta la leyenda que cuando dos bandos se enfrentaban en una batalla, la lucha se detenía cuando uno de ellos alzaba una bandera como el símbolo del panda.

El esqueleto del panda hallado en la tumba del emperador
El esqueleto del panda hallado en la tumba del emperador

El hecho de que su esqueleto fuera encontrado en el interior de la tumba del emperador Wen podría estar relacionado con el hecho de que este gobernante fue conocido por un mandato austero y reformista, además de por su trato benigno hacia sus súbditos.

El simbolismo positivo de los pandas gigantes en la antigüedad china llegaba a tal punto que era habitual que se regalaran algunos ejemplares a otros mandatarios o embajadores extranjeros, a modo de gesto de buena voluntad y deseos de paz. Este simbolismo positivo podría explicar la presencia del esqueleto del animal en la tumba de Wen, aunque el significado podría ser más complejo, pues en el interior del enterramiento los arqueólogos chinos hallaron también los restos de otros animales exóticos, como tigres, tapires, rices, búfalos y yaks, entre otros. En opinión de los investigadores locales, como Car Long, de la Academia de Arqueología de Shaanxi, esto podría indicar que estos animales daban forma a una especie de jardín real, que imitaría en el más allá su existencia terrenal.

El hallazgo del esqueleto del oso panda permitirá obtener una visión de la climatología de hace 2.200 años

Además de los aspectos puramente arqueológicos e históricos, el hallazgo del esqueleto de panda gigante tiene un gran valor para los estudiosos del clima, pues según los expertos el descubrimiento permitirá obtener una visión más completa de las condiciones ambientales de aquella época (hace unos 2.200 años). El ejemplar descubierto en el interior de la tumba real, que pertenece a la subespecie de panda Qinling, es nativa de las montañas del mismo nombre, y se distingue por su mayor tamaño y su pelaje de color marrón y blanco, además de por poseer un cráneo más redondeado. Según los arqueólogos, el análisis de estos huesos servirá para conocer mejor cómo eran las condiciones climáticas de la época, y en especial de los bosques de la cara norte de las montañas, un hábitat que en aquel entonces podría haber sido más cálido y húmedo que en la actualidad.

En nuestros días tan sólo quedan unos 300-400 ejemplares de oso panda Qinling viviendo en libertad, por lo que el Gobierno chino y varias oenegés ambientalistas están trabajando para asegurar su conservación.

Sobre el autor
Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo especializado en temas de arte, historia y viajes. Ha publicado sus trabajos en medios como El Mundo, GEO, Lonely Planet, Condé Nast Traveler Destinos, entre otros. Autor de varios libros, como Historia negra de los Papas, Ars Secreta o Héroes y villanos. Fue jefe de edición de Año/Cero, y actualmente dirige el magazine de viajes y cultura Wanderer.es

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Año cero 403

Nº 403, marzo de 2024