Ovnis y vida extraterrestre

Avistamientos OVNI en el pasado

Los OVNIs no son cosa del presente. Si rebuscamos en el pasado, encontramos sucesos tan extraños como estos.

espacio misterio

12 de Mayo de 2021 (19:13 CET)

Grabado de 1680 que acompaña la descripción de Erasmus Francisci sobre el misterioso evento (Brocken Inaglory/Wikimedia Commons)
Grabado de 1680 que acompaña la descripción de Erasmus Francisci sobre el misterioso evento (Brocken Inaglory/Wikimedia Commons)

Aunque el origen del fenómeno OVNI tal y como lo conocemos hay que situarlos el 24 de junio de 1947, podemos encontrar relatos de objetos extaños surcando los cielos desde la antigüedad. El 8 de abril de 1665, en Barhöfft (en el pasado Suecia, actualmente Alemania), alrededor de las 14h, unos pescadores aseguraron haber visto "unos barcos en el cielo" que, además, luchaban entre sí. Tras este avistamiento, los pescadores cayeron enfermos. 

"Después de un rato, un objeto chato y de forma redonda apareció en el cielo. Era como un plato, como un gran sombrero… Su color era como el de la luna oscura, y sobrevolaba justo la Iglesia de San Nicolai. Permaneció estacionario allí hasta entrada la noche. Los pescadores, muy preocupados, no quisieron observar más el espectáculo y enterraron sus rostros en sus manos. En los días posteriores, ellos manifestaron temblores en todo el cuerpo y dolores en la cabeza y las extremidades. Muchos eruditos no pudieron explicar lo sucedido". Estas fueron las palabras de Erasmus Francisci acerca del evento, en Der wunder-reiche Ueberzug unserer Nider-Welt / Oder Erd-umgebende (1689). 

Este sorprendente suceso ha sido recuperado y estudiado en profundidad por Chris Aubeck, fundador del grupo de investigación histórica Magonia Exchange y por Martin Shough, investigador asociado del National Aviation Reporting Center on Anomalous Phenomena (NARCAP). Ambos investigadores abordan la investigación de sucesos OVNI y otras anonmalías desde una perspectiva histórico-cultural.

Fuego y humo se sucedieron a medida que las dos naves principales se disparaban entre sí ante la vista de los aterrados pescadores

Aunque los defensores de la hipótesis extraterretre dentro de la ufología no descartan la posibilidad de que dos naves extraterrestres estuvieran luchando en ese momento sobre Barhöftt, la ciencia baraja otras posibilidades. Una que lo que vieron estos pescadores fuese un espejismo y la otra, que hubiesen presenciado una bandada de aves. El efecto conocido como Fata Morgana, que genera una ilusión óptica causada por la inversión de temperatura. De esta manera, objetos identificables a larga distancia, como podrían ser islas, acantilados o incluso barcos, aparentan una figura mucho más alargada. Esta teoría, aunque apoyada por la ciencia, es rechazada en sí misma por la propia descripción del evento, que habría tenido lugar a alturas superiores a las que se suele producir la Fata Morgana.

Respecto a la bandada de pájaros, concretamente estorninos, que habrían realizado formas similares a las de un platillo, tampoco llega a encajar perfectamente con la descripción si nos ceñimos al relato original, resumido por Aubeck y Shough:

"Una gran bandada de pájaros apareció en el cielo. Después de moverse al unísono por un rato, formaron una especie de pasaje a través del cual se acercó desde el norte una nave de guerra seguida por otros numerosos navíos. Entonces, otro grupo de grandes naves provino del sur. Fuego y humo se sucedieron a medida que las dos naves principales se disparaban entre sí ante la vista de los aterrados pescadores. Pronto la nave proveniente del norte se vio obligada a retirarse, huyendo hacia el sur. Al mismo tiempo, otras flotas compuestas de naves más pequeñas aparecieron desde el este y oeste. Cuando el humo se disipó, los pescadores divisaron los ‘mástiles’ rotos de la flota sur, y a un hombre vestido con ropas marrones, con un sombrero bajo su brazo y el otro al costado, observando como la tripulación trabajaba y corría".

Debería ser considerado uno de los primeros avistamientos de OVNI de la Historia

Para Aubeck y Shough, es "un caso notable y, cierto o no, debería ser considerado uno de los primeros avistamientos de ‘platillo volante’ en la Historia". Lo que sí sabemos es que, sin duda, este no ha sido el único episodio similar acaecido durante la Edad Moderna.

LAS LUCES BRILLANTES DE NÚREMBERG

El 4 de abril de 1561 el cielo de Núremberg se llenó de luces brillantes, causando el temor entre sus pobladores. La mentalidad de la época interpretó este insólito fenómeno como una guerra entre cuerpos celestes. En la octavilla de Núremberg, que da cuenta del suceso, se hace alusión a una "muy horripilante aparición" en la salida del sol. Placas, pilares, cilindros y lanzas volaron por el cielo hasta que, finalmente, desaparecieron. 

Sin título 1
La octavilla de Núremberg (Hanns Glaser/Biblioteca Central de Zúrich)
 

Un terrible fenómeno ocurrió entre las 4 y las 5 de la mañana. Muchos hombres y mujeres vieron luces brillantes

Diferentes libros y grabados de la época recogieron este hecho: "Un terrible fenómeno ocurrió entre las 4 y las 5 de la mañana. Muchos hombres y mujeres vieron luces brillantes. Primero, dos arcos semicirculares de color rojo sangre aparecieron en el Sol, como la luna en el último cuarto. El color de la sangre se observó en todos los lados, y en el centro había una bola redonda, parcialmente negra. Entre las bolas había varias cruces rojo sangre con rayas rojas. Todas estas bolas comenzaron a luchar entre sí, después de lo cual los sobrevivientes se dirigieron hacia el Sol. La pelea duró una hora. Los que cayeron al suelo crearon mucho humo". 

Los religiosos consideraron este hecho como una señal de Dios para arrepentirse de los pecados cometidos en el pasado e iniciar una nueva vida libres de todo mal. Para los investigadores que han tratado directamente con estas fuentes, pudo ser un malentendido por parte de la población al tratarse de personas con una notable falta de conocimiento. Para los científicos cabe la posibilidad de que se diese el fenómeno conocido como "falso sol": la luz solar pasa por los cristales de hielo atmosféricos, sobre todo en zonas situadas en el norte de la Tierra, y de esta forma la luz se refleja mediante un prisma. Así, se proyecten colores más rojizos y sangrientos y diferentes formas en el cielo. 

Un ejemplo más de que los fenómenos aéreos anómalos no son exclusivamente contemporáneos, sino que nos acompañan desde hace mucho.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 371, Junio de 2021

Nº 371, Junio de 2021