Ovnis y vida extraterrestre
25/11/2022 (13:50 CET) Actualizado: 25/11/2022 (13:50 CET)

Bioingeniería y ovnis: Militares estadounidenses "pierden un espécimen"

Un documento de la CIA confirma la desaparición de un espécimen recuperado en un avistamiento ovni de 1957

Josep Guijarro

Periodista y escritor

25/11/2022 (13:50 CET) Actualizado: 25/11/2022 (13:50 CET)
Bioingeniería y ovnis: Militares estadounidenses "pierden un espécimen"
Bioingeniería y ovnis: Militares estadounidenses "pierden un espécimen"

Un documento desclasificado por la CIA de un avistamiento ovni de los años cincuenta, donde se habría rescatado un "espécimen", pone al descubierto un experimento secreto de bioingeniería.

UFO CIA
 

En Alaska se erigen 180 antenas capaces de emitir un billón de ondas electromagnéticas. Aunque su objetivo inicial era la detección de silos de misiles y túneles subterráneos de los enemigos de los Estados Unidos, en la actualidad se asegura que tienen un propósito "meramente científico". Hablamos del proyecto HAARP, acrónimo del inglés de High Frequency Advanced Auroral Research Project, y se le conoce como "el mayor calefactor del mundo", con capacidad de modificar el clima, afectar al ecosistema e intensificar fenómenos naturales como sequías, inundaciones y también, aunque resulte más asombroso, terremotos con sus devastadores tsunamis, así como erupciones volcánicas.

El clima como arma ha sido objeto de atención del Departamento de Defensa de EEUU desde la guerra fría

El control del clima no es una idea conspiracionista. Entre 1971 y 1972, se publicaron varios artículos denunciando la modificación artificial del clima como un arma de guerra en Vietnam. Me refiero al Proyecto Popeye que pasó de ser un experimento a un programa operativo del Departamento de Defensa de los Estados Unidos con el objetivo de sembrar nubes con yoduro de plata y yoduro de plomo sobre Laos, Vietnam y Camboya. Las lluvias podían ayudar a las fuerzas norteamericanas a alterar el funcionamiento de la logística del Viet Cong.

La historia arranca de las observaciones de Irving Langmuir,cuando, estando en el aeropuerto de Schenectady, en el estado de Nueva York, vio caer del cielo gránulos de hielo seco sobre una nube al paso de una avioneta que volaba a unos 4.000 metros de altitud.  La nube se disipó precipitando lluvia. Nacía el Proyecto Cirrus, que se canceló en apenas un año, en 1947, por los daños, y demandas legales contra el gobierno.

No obstante, sirvió de germen a la utilización del clima como arma en lo que se concretaría como el Proyecto Stormfury. So pretexto de debilitar los huracanes se procedió a la "siembra de las nubes" no con hielo seco sino con yoduro de plata.

En ese contexto hay que situar el hallazgo, por parte del YouTuber Jay Christopher King de un documento oficial de la CIA desclasificado a través de la FOIA (Freedom Of Information Act).

"Un espécimen de un avistamiento ovni recuperado por la Fuerza Aérea. ¡Lo envían a la Base de la Fuerza Aérea en Wright Patterson y se pierde en el camino! Dios mío, no puedes inventar estas cosas", se lamentaba a través de Twitter.

El editor de The Black Vault, John Greenewald, Jr. desvinculó el asunto del fenómeno ovni y le dio el contexto más adecuado al afirmar que, posiblemente era parte de una misión de siembra de nubes y/o el "espécimen" era parte de una bengala de paracaídas, de ahí la vinculación con los ovnis.

El 109º Grupo del Cuerpo de Contrainteligencia se hizo con un 'especimen' tras un avistamiento de 1957

Y es que el documento en cuestión hace referencia a un avistamento que tuvo lugar en el Hospital Estatal de Crownsville (Maryland), el 13 de noviembre de 1957. Efectivos del 109º Grupo del Cuerpo de Contrainteligencia, en Fort George G. Meade, Maryland, entregaron a la Oficina de Información Técnica y División de Inteligencia,  Comando de Defensa Aérea, un espécimen muy pequeñito que sería reenviado el 18 de noviembre de 1957 a la Base de la Fuerza Aérea en Wright Patterson, (expediente AFCIN-434). Según Coronel Boris I. Norsky, este espécimen desapareció en el camino.

Un hecho desconocido para el gran público es que la siembra de nubes trae asociada la formación de lo que los ufólogos llaman "cabello de ángel" por lo que se podía cerrar el círculo respecto al incidente. Aunque todo son incógnitas porque en Évora, (Portugal) también se recogieron especímenes de origen presuntamente extraterrestre. Sucedió en 1959, tras la lluvia de cabello de ángel en la región que tuvo lugar coincidiendo con la observación de una potente luz en los cielos. ¿Qué pasó realmente?

Sobre el autor
Josep Guijarro

Josep Guijarro es reportero de prensa, radio y televisión, además de autor de varios libros entre los que cabe destacar El tesoro oculto de los templarios, Aliens Ancestrales o Coincidencias Imposibles. Es documentalista de la serie Extraterrestres (DMAX) y forma parte de los programas El Colegio Invisible y La Rosa de los Vientos, ambos en Onda Cero.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 390, enero de 2023

Nº 390, Enero de 2023