Arqueología

Se descubre la primera momia egipcia embarazada

Inicialmente considerada la momia de un sacerdote, tras ser estudiada por la Universidad de Varsovia se descubrió que escondía un gran secreto: estaba embarazada.

irene foto autor

Periodista e Historiadora

6 de mayo de 2021 (11:26 CET)

Se descubre la primera momia egipcia embarazada
Se descubre la primera momia egipcia embarazada

El Antiguo Egipto siempre será uno de los periodos más apasionantes de la Historia de la humanidad. De hecho, los numerosos hallazgos que se hacen sobre esta época no dejan de resultar completamente intrigantes, abriendo la puerta continuamente hacia nuevos misterios.

En este caso, el proyecto de Momias de Varsovia (Warsaw Mummy Project), que es llevado a cabo por la Academia de Ciencias de Polonia, ha presentado un hallazgo sinigual. Dirigidos por Wojciech Ejsmond, un equipo de bioarqueólogos de la Universidad de Varsovia han descubierto, a partir de rayos X y tomografía computarizada, que la momia que estaban estudiando, de 2000 años de antigüedad, estaba embarazada. Esto, que podría resultarnos de lo más habitual, supone la primera identificación de una momia embarazada en la historia.

El descubrimiento, publicado en el Journal of Archaeological Science, ha permitido determinar que la mujer, que con anterioridad había sido catalogada como un sacerdote, tenía entre 20 y 30 años cuando murió y que, además, estaba de entre 26 y 30 semanas.  El hallazgo se produjo mientras examinaban las imágenes de la momia, ya que pudieron observar que en su abdomen se encontraba superpuesto un pie pequeño. “Nuestra primera sorpresa fue que no tenía pene, y que tenía pechos y pelo largo, y descubrimos que era una mujer embarazada. Cuando vimos un pequeño pie y después una pequeña mano, realmente nos quedamos muy impactados”, explicó Marzena Ozarek-Szilke, antropóloga y coautora del artículo.

EL SACERDOTE RESULTÓ SER UNA MUJER EMBARAZADA

Sin embargo, el descubrimiento va un paso más allá. Siguiendo su recorrido en Polonia, la momia llegó al Museo de Varsovia entre 1917 y 1918, con su ataúd y caja de cartonaje. Previamente, la momia había sido comprada por un arquitecto polaco, Jan Węzyk–Rudzki, quien la acabó donando en 1826 a la Universidad de Varsovia. Lo más curioso del tema es que, antes de realizarse la prueba de rayos X, se pensaba que el cuerpo pertenecía a un sacerdote, de nombre Hor-Djehuty, que, supuestamente, habría pertenecido a la época Ptolemaica (IV-I a. C). Esto se debe a que en su ataúd aparecía su nombre escrito en jeroglíficos y se le atribuían numerosos e importantes rangos: “Escriba, sacerdote de Horus-Toth adorado como una deidad visitante en el Monte de Djeme, gobernador real de la ciudad de Petmiten, Hor-Djehuty, justificado por la voz, hijo de Padiamonemipet y de la dama Tanetmin”.

Dos misterios rodean a este hallazgo: el ataúd y el cartonaje pertenecen a otro cuerpo y el lugar de procedencia de la momia embarazada

Además, según una carta que mandó el verdadero dueño a dos periódicos de la zona, la momia pertenecía a la necrópolis de Tebas, situada al sur de Egipto, pero los investigadores, pese a que el arquitecto lo asegurase, no tienen pruebas certeras de ello. Esto lleva a que sean dos los misterios que se presentan en este hallazgo: por un lado, el ataúd y el cartonaje, que habrían pertenecido a otro cuerpo; y por otro, el lugar del que verdaderamente procede. Por consiguiente, ante el hecho de que ha resultado ser una mujer la que verdaderamente se escondía dentro del sarcófago, ha sido denominada por los investigadores como la “Dama Misteriosa del Museo Nacional de Varsovia".

Momias INT
Imágenes del sarcófago y de la momia extraídas del estudio (Journal of Archaeological Science)

EXTRAÑO PROCESO DE MOMIFICACIÓN

Según ha mostrado el artículo, tanto la madre como el feto fueron momificados. Sin embargo, el feto se dejó completamente intacto en el útero de la madre, pero en una posición característica, en forma de embrión con las manos colocadas en la cara y con las piernas cruzadas. “Por razones desconocidas, el feto no había sido extraído del abdomen durante la momificación. Por esta razón, la momia es realmente única. Nuestra momia es la primera identificada hasta ahora en todo el mundo con un feto en el útero”, expresó Wojciech Ejsmond.

El feto, además, estaba completamente rodeado por el tejido del útero, lo que llevó a los investigadores a tener grandes dificultades para poder analizarlo. Eso sí, ¿por qué el feto fue momificado aparte? Es posible que se considerara que era una parte más de la madre por no haber nacido o que directamente fuese muy complicado extraerlo sin provocar ningún tipo de daño en el cuerpo de ella.

Esto evidencia el hecho de que hay muchos aspectos sobre el embarazo en el Antiguo Egipto que desconocemos completamente, sobre todo porque no se había podido estudiar una momia bajo estas mismas circunstancias anteriormente. Ahora, gracias a este hallazgo, se podrá avanzar un poco más entre los diversos misterios de esta enigmática cultura.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 371, Junio de 2021

Nº 371, Junio de 2021