Historia oculta

Operaciones quirúrgicas en el Antiguo Egipto

Este misterio nos remonta a la década de los 70. El Museo Egipcio Rosacruz (California, EE. UU.) compró un ataúd sellado cuya momia, perteneciente a un hombre de alto estatus, se encontraba en buen estado de conservación. Tras su estudio dos décadas después, los investigadores descubrieron algo asombroso: la momia había experimentado un procedimiento quirúrgico avanzado, realizado hace 2600 años

9 de Diciembre de 2020 (16:40 CET)

Operaciones quirúrgicas en el Antiguo Egipto (Wikipedia/Antti T. Nissinen).
Operaciones quirúrgicas en el Antiguo Egipto (Wikipedia/Antti T. Nissinen).

En 1971, el Museo Egipcio Rosacruz (California, EE. UU.) adquirió un ataúd antiguo del que desconocía su contenido. Tras abrirse, el interior desencadenó un auténtico misterio. En él se encontraba un hombre de alto estatus en la sociedad egipcia, que había sido operado de la rodilla izquierda como si de un procedimiento actual se tratase. Le habían insertado en la rodilla una barra metálica ortopédica de 22 centímetros, siguiendo procesos biomecánicos lejos de parecerse a los métodos utilizados en la Antigüedad. 

Lo más curioso de este sarcófago ya no es solo el enigmático procedimiento quirúrgico, sino también para quién realmente se realizó. Un sacerdote llamado Usermontu («el poder de Montu») es su verdadero propietario. Sin embargo, después de su muerte se colocó a la momia de este hombre pudiente en su ataúd. Con el paso del tiempo, el nombre del verdadero propietario acabó asimilándose al de la momia que se había encontrado en su interior. 

El actual «Usermontu»

«Usermontu» era un egipcio de clase alta que vivió durante el Reino Nuevo, es decir, entre los siglos XVI y XI a. C. Su cabello debía de ser rojo por algunos de los rastros encontrados al examinar la momia y midió aproximadamente 1.5 metros. No fue hasta agosto de 1995 cuando el equipo de investigadores a cargo del profesor Wilfred Griggs (Universidad Brigham Young en Utah. EE. UU.) descubrió un hecho sinigual. A través de rayos X realizados sobre seis momias pertenecientes al Museo Rosacruz localizaron en la pierna izquierda de una de ellas una barra metálica. 

Ante este hecho, los investigadores prefirieron no asegurar nada. Prefirieron establecer que mediante un escáner de rayos X resultaba imposible saber si ese implante de metal había sido colocado durante la época antigua. Por consiguiente, pensaron que había sido colocado con mucha posterioridad, para que la pierna quedara bien anclada al cuerpo. En un reportaje del BYU, Griggs declaró: «En ese momento asumí que la barra era moderna. Creí que sería una nota interesante contar que alguien tomó una momia antigua y le puso una barra metálica moderna para ajustar la pierna». 

Con posterioridad, el equipo taladró con mucho cuidado el hueso para lograr determinar cómo había sido colocada la barra y extraer muestras de esta y del hueso. Se encontraron en el interior de la momia restos de resina orgánica, junto con grasas antiguas y textiles. Este procedimiento se habría llevado a cabo hace aproximadamente 2600 años. Sin embargo, podría ser perfectamente una operación actual. 

La barra metálica

El equipo de investigación estaba impresionado ante el hallazgo. En palabras de Richard Jackson, doctor del equipo, «el tornillo fue construido con notable conocimiento biomecánico, hasta el punto de que en la actualidad todavía podríamos utilizarlo para fijar y estabilizar un hueso». El descubrimiento no dejó de sorprender a los investigadores: «Estamos asombrados de la habilidad para crear barras metálicas con los principios biomecánicos que utilizamos hoy en día, como por ejemplo la fijación rígida del hueso. Va más allá de cualquier cosa que pudiéramos esperar de ese tiempo». 

La barra metálica puede verse nítidamente en esta imagen de rayos X (Universidad Brigham Young)
 

Según este estudio, la forma de la barra iba variando a lo largo de cada parte de la pierna. Esta se hacía estrecha o se convertía en una espiral según entraba en el fémur, algo que es recurrente en los métodos biomecánicos actuales. En el otro extremo de la barra, en donde estaba la tibia, había tres pestañas que partían desde el centro de la barra hasta afuera. Esto servía para que la barra quedara quieta y no se desplazase así hacia dentro del hueso. 

Sin embargo, la gran pregunta es: ¿Este procedimiento se realizó antes de morir Usermontu o después? Tras una investigación exhaustiva, se consiguió determinar que la intervención quirúrgica se realizó entre la muerte y posterior sepultura de Usermontu. En la cultura egipcia era de vital importancia asegurar bien el estado del cuerpo, considerado el vehículo del alma hacia el más allá. De hecho, la ejecución de cuidados realizados sobre el cuerpo de la momia estaba a la orden del día. Siguiendo las creencias egipcias, esto evidencia la necesidad de conservar el cuerpo en un correcto estado para que pueda unificarse posteriormente con el espíritu.

Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 366, Enero 2021

Nº 366, Enero de 2021