Historia

Códice azteca permite identificar el primer terremoto en América

Un conjunto de pictogramas encontrados en un antiguo códice azteca han permitido identificar distintos terremotos que tuvieron lugar entre los siglos XV y XVI en México.

irene foto autor

Periodista e Historiadora

3 de septiembre de 2021 (14:30 CET)

Códice azteca permite identificar el primer terremoto en América
Códice azteca permite identificar el primer terremoto en América

Un manuscrito azteca, perteneciente al siglo XVI, el Codex Telleriano-Remensis, ha mostrado una serie de pictogramas que representan en total 12 terremotos entre 1460 y 1542. Dos investigadores, Gerardo Suárez, perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Virginia García-Acosta, del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, han sido los encargados del descubrimiento. 

Los terremotos tenían un profundo significado en la visión cosmológica de los habitantes originales de lo que hoy es México

Según se sabe a partir de anales realizados con posterioridad a la conquista española, los terremotos siguieron produciéndose de manera continuada. Como ha especificado Suárez, "no es de extrañar que existan registros prehispánicos que describan terremotos por dos razones. Los terremotos son frecuentes en este país, y, en segundo lugar, los terremotos tenían un profundo significado en la visión cosmológica de los habitantes originales de lo que hoy es México".

Sin embargo, como se ha mostrado en la revista Seismological Research Letters, estos pictogramas no ofrecen una información completa al respecto, por lo que faltan datos importantes sobre la ubicación, su tamaño o incluso los daños que pudieron causar a nivel de población y a nivel material.

Muchos códices fueron quemados por ser considerados paganos por parte de los conquistadores

Pero, ¿cómo se representaban los terremotos? En náhuatl, los tlalollin (terremotos) se mostraban a partir de dos signos principales: ollin (movimiento) y tlalli (tierra). Estos glifos vienen representados de la siguiente manera: Ollin tiene cuatro hélices y un ojo o un círculo localizado en el centro; Tlalli, son varias capas con puntos y colores. Aunque muchos códices fueron quemados por ser considerados paganos por parte de los conquistadores, este sistema prehispánico de símbolos y colores se mantuvo hasta el siglo XVIII. 

El Talleriano-Remensis, hecho en papel europeo, está conformado por glosas en latín, español y en algunos casos, también en italiano, fruto de comentarios posteriores. Fue escrito por tlacuilos, aquellos que "escriben pinturas". Sin embargo, los significados de estos glifos en el Talleriano-Remensis no están del todo claros: "No obstante, el consenso es que las diversas representaciones probablemente tienen un significado. Dibujar códices era una disciplina estricta no abierta a los caprichos artísticos de las personas formadas para hacerlo, los tlacuilos. Tenemos la esperanza de que en el futuro pueda aparecer un códice o documento desconocido que pueda iluminarnos al respecto".

Sin título 1
Este pictograma muestra un terremoto acaecido en 1507. Además, también hace referencia al ahogamiento de 1800 guerreros en un río, a la quema de un templo y a un eclipse solar (Fuente: Seismological Research)

Los investigadores tienen constancia de la presencia de otros anales que podrían complementar a este códice y los dibujos relativos a los terremoto, sobre todo a nivel de impacto y de ubicación. Una muestra de ello es la existencia de un relato histórico, realizado por el franciscano Juan de Torquemada, en donde se relata un sismo producido en 1496 y que sacudió tres montañas en la "provincia de Xochitepec, a lo largo de la costa". Un sismo que, según los datos recogidos, pudo llegar a alcanzar una magnitud mayor de 8.0. 

En la actualidad, esta región sur de México muestra una relativa tranquilidad sísmica. Por ello, esta información "simplemente agrega evidencia adicional de que han ocurrido grandes terremotos en este segmento de la zona de subducción anteriormente, y la ausencia de estos durante varios años no debe considerarse como si esta región fuera asísmica", como especificó Suárez.

En definitiva, la principal intención de estos investigadores es seguir estudiando otros códices para que aporten nuevos datos sobre estos glifos y su significado, especialmente en relación a su ubicación y las consecuencias que estos ocasionaron en el territorio. 

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 377, Diciembre de 2021

Nº 377, Diciembre de 2021