Ciencia

Científicos consiguen alterar los recuerdos de nuestra mente

Un grupo de investigadores de distintas universidades han conseguido algo impensable: eliminar recuerdos falsos que han sido creados previamente por la mente humana

irene foto autor

Periodista e Historiadora

6 de abril de 2021 (12:33 CET)

Científicos consiguen alterar los recuerdos de nuestra mente
Científicos consiguen alterar los recuerdos de nuestra mente

El último estudio publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), realizado a partir de la colaboración de universidades británicas y alemanas, ha demostrado cómo estos investigadores lograron implantar recuerdos falsos en la memoria de 52 voluntarios. Esos recuerdos fueron creados por ellos mismos y, posteriormente, fueron completamente eliminados sin que quedara ningún recuerdo ni se alteraran los preexistentes.

Pero, ¿cómo consiguieron esto? Estos científicos utilizaron dos técnicas diferentes. En primer lugar, hicieron entender a los participantes del experimento que no todos los recuerdos se basan en la experiencia propia, sino que en muchas ocasiones algunos pueden ser recuperados a través de relatos, imágenes y sonidos externos. De esta manera, al señalarles fuentes relativas a cuatro acontecimientos, se les implantó la duda sobre la veracidad de ellos. En la segunda sesión con los participantes, el 40% ya consideraba que los recuerdos falsos eran reales. Y en la última, la gran mayoría los consideraban reales.

Con posterioridad, los investigadores les explicaron cómo, al decirles que recordaran ciertos eventos repetidamente, esto les podría haber conducido a que se construyeran memorias falsas en torno a estas ideas. Entonces, repitieron el proceso, y les pidieron que revisaran otra vez esos cuatro sucesos atendiendo a la explicación anterior.

Creer o incluso recordar algo que nunca sucedió puede tener graves consecuencias

Como explicó uno de los coautores del estudio, el Dr. Hartmut Blank, del Departamento de Psicología de la Universidad de Portsmouth, “creer o incluso recordar algo que nunca sucedió puede tener graves consecuencias. En los interrogatorios policiales o los procedimientos judiciales, por ejemplo, puede dar lugar a confesiones o acusaciones falsas, por lo que sería muy deseable reducir el riesgo de recuerdos falsos en esos entornos (…) En este estudio, dimos un paso importante en esta dirección al identificar técnicas de entrevista que pueden ayudar a las personas a retractarse de sus falsos recuerdos".

Esta investigación fue posible a partir de la ayuda de la familia de los participantes, especialmente de sus padres. Así, de esos cuatro recuerdos que se pretendían implantar, dos eran falsos y dos verdaderos, todos relativos a su niñez. También participaron activamente al fomentar en sus hijos la idea de que, esos recuerdos que en verdad eran falsos, habían ocurrido de verdad. Todo ello, atendiendo a que, dentro de la propia vida de esas personas, los recuerdos falsos podrían haber encajado perfectamente en el relato.

La aplicación de estos resultados serían de especial ayuda en el ámbito policial y judicial

Las aplicaciones que este descubrimiento puede tener en el futuro serían de mucha utilidad en el ámbito policial y judicial. Esto permitiría “ayudar a darse cuenta de lo que podría ser falso o mal recordado”, como indicó Blank. Por consiguiente, es posible que en el entorno forense se pueda adaptar esta información obtenida en el experimento para identificar los recuerdos erróneos que generarían las mentes de las personas partícipes, víctimas o testigos en algún suceso. ¿Pueden muchos relatos de sucesos extraños atender a estas trampas de la memoria? Desde luego, también sería de interés de cara a recuperar y analizar estos sucesos.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 374, Septiembre de 2021

Nº 374, Septiembre de 2021