Ciencia

Se detectan en la Tierra cristales procedentes de meteoritos

Los denominados “cuasicristales” han sido localizados por primera vez en un contexto humano. Fueron creados durante la primera prueba de bomba nuclear realizada por EE. UU

irene foto autor

Periodista e Historiadora

28 de mayo de 2021 (09:48 CET)

Se detectan en la Tierra cristales procedentes de meteoritos
Se detectan en la Tierra cristales procedentes de meteoritos

Las pruebas nucleares que tuvieron lugar en el siglo pasado dejaron ciertos efectos que todavía son apreciables a día de hoy. Precisamente, el 16 de julio de 1945, Estados Unidos realizó la primera prueba de una bomba nuclear en todo el mundo, cuya localización fue el desierto de Nuevo México. En él, "Gadget", un dispositivo de plutonio recubierto de metal, implosionó y creó una bola de fuego gigante que llegó hasta el cielo, vaporizando absolutamente todo lo que tocaba.

Además de en los meteoritos, también es posible encontrar estos cristales en las creaciones más explosivas de la humanidad

Al final, la arena se acabó fundiendo en vidrio radiactivo y un cráter abolló el planeta, por lo que Trinity, que fue el código que se le dio a la prueba, consiguió ser un auténtico éxito. Sin embargo, lo que no se esperaban en ese momento es que, más de 50 años después, esta prueba cambiaría el panorama científico actual. Se ha publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences un hallazgo inaudito: una serie de "cuasicristales" que quedaron atrapados en las rocas destruidas por las bombas. Estas gemas no tienen la simetría tan perfecta de la que gozan los cristales, pero lo más curioso de todo es que solo se pueden ver en meteoritos del sistema solar temprano, por lo que son forjadas  en las explosiones del universo más potentes, a partir de altos niveles de calor y presión.

En los escombros de la prueba han sido detectados estos cuasicristales, que permiten ver que, además de en los meteoritos, es también posible encontrarlos en las creaciones más explosivas de la humanidad, aportándonos datos importantes sobre la naturaleza de estos sucesos, sobre todo por parte de este tipo de pruebas nucleares, ya sean de la mano de EEUU o de otra potencia, como aseguró Terry Wallace, coautor y director emérito del Laboratorio Nacional de los Álamos en Nuevo México.

El cristal se produjo en un contexto radiactivo, la primera explosión nuclear estadounidense

"Comprender las armas nucleares de otro país requiere que tengamos una comprensión clara de sus programas de pruebas nucleares. Normalmente analizamos desechos radiactivos y gases para comprender cómo se construyeron las armas o qué materiales contenían, pero esas firmas se desintegran. Sin embargo, un cuasicristal que se forma en el lugar de una explosión nuclear existirá para siempre", explicó Wallace. 

Ese 16 de julio, la situación que se produjo fue excepcional. La bola de fuego estaba muy caliente, más que el sol, aseguró Wallace. Entonces, el calor y la fuerza de la explosión fue de tal calibre que la torre de prueba (de metal) y la arena que la rodeaba acabaron creando un nuevo vidrio, la trinita. Generalmente, este vidrio posee un color verde, pero se pueden encontrar excepciones de color rojo porque poseen una mayor cantidad de cobre por el metal de la torre. De esta manera, el cristal contenía "manchas" metálicas, como especificaron los científicos. Además, predominaba en él silicio que procedía de la arena, proporciones altas de cobre y en menor medida hierro y calcio.

Lo que no se puede olvidar es la excepcionalidad del cristal: se produjo en un contexto radiactivo, la primera explosión nuclear estadounidense y, por tanto, es un cuasicristal creado a partir de la acción del hombre por primera vez. Esto nos permite determinar que posiblemente existen más cuasicristales, creados a partir de estas explosiones nucleares y que podrían seguir aportándonos datos mucho más interesantes sobre estas pruebas. 

Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 374, Septiembre de 2021

Nº 374, Septiembre de 2021