Hechos paranormales

Entrevista a Aldo Linares: "No quiero, ni puedo, ni debo convencer a nadie de mis capacidades"

Aldo Linares publica su primer libro, 'Cuando lo sugerente se hace evidente', una crónica biográfica para tratar de comprender sus capacidades

espacio misterio

26 de enero de 2021 (10:43 CET)

Entrevista a Aldo Linares (Fotografía: Olga López)
Entrevista a Aldo Linares (Fotografía: Olga López)

Desde muy pequeñito, Aldo Linares ya intuía que su modo de asomarse al mundo y lo que entendemos como "real" era bien distinta al resto. A día de hoy, tras muchos años de búsqueda no tiene una respuesta ni interpretación clara a lo que le sucede. De forma superficial y reduccionista, podríamos decir que es capaz de ver y comunicarse con seres fallecidos, sin embargo ni él lo tiene tan claro. En su primer libro, Cuando lo sugerente se hace evidente (Luciérnaga, 2020), no da las claves para convertirnos en médium, tampoco pretende convencer a nadie, pero sí transmite la naturaleza de su sensibilidad que aún trata de comprender. Hemos charlado con él para conocerlo mucho mejor.

Pregunta: ¿Cuándo comenzaste a ser consciente de que podías percibir la realidad de un modo distinto al resto? ¿Cómo fue y qué sensaciones te invadieron?

Respuesa: Creo que fue a los seis o siete años. Ocurrió de manera sencilla, en cuanto a que en la infancia las divisiones entre realidad y fantasía se mezclan con naturalidad, sin prejuicios o intencionalidades de tener que ser de una manera. Así, los estímulos y mi propia sensación de ser yo, se fueron uniendo.

La primera experiencia tuvo que ver con una observación de dos personas en la habitación de mi madre, mientras jugaba en su cama. Y se complementa con un sueño que, años más tarde, se convertiría en una observación que tuve, de una mujer en un salón de casa. Años después, un buen amigo, que no sabía nada de esto, vio a la misma persona en el mismo lugar. Esa persona le preguntó por mí. Era la misma con la que soñé y vi.

P: Muchos lectores se preguntarán de qué modo te relacionas o percibes el otro lado. ¿Son visiones claras, es algo más cercano a lo que nosotros entendemos por intuición? ¿Has podido interactuar con esa otra realidad mediante distintos modos aparte del visual?

R: Aunque parezca contradictorio por el carácter que se le supone a estos hechos, mis percepciones se dan de manera natural, sin brusquedad, aspavientos o cambios de comportamiento.

Son visiones claras, aunque con una consistencia física algo distinta, pero sin alejarse mucho de lo que nuestra visión decodifica como algo natural. Pero noto cierta diferencia en su composición, algo más de densidad. Creo que, de alguna manera, mi conciencia se vale de mis sentidos físicos para traducir esos estímulos a mi lenguaje corporal habitual. La intuición también participa pues es parte de mi percepción y de un mecanismo integral.

He podido interactuar con esa franja de manera visual, sonora y con un posible intercambio de ideas y mensajes. Pero no estoy todo el tiempo enfocado en percibir, lo estoy en vivir mi día a día. Lo otro sería absurdo.

Sí, pasé miedo, sobre todo en algunos momentos de mi infancia y pubertad, mi instinto me decía que había algo que se escapaba a lo normal y me sentía vulnerable

P: ¿Has sentido miedo alguna vez ante alguna de tus visiones? De ser así, ¿cómo conseguiste gestionar este modo de percibir la realidad?

R: Sí, pasé miedo, sobre todo en algunos momentos de mi infancia y pubertad. No por su carácter amenazante, aunque obviamente tememos a lo que desconocemos, sino porque mi instinto me decía que había algo que se escapaba a lo normal y me sentía vulnerable.

A medida que vas observando, analizando, comprendiendo y aceptando o desechando, vas aprendiendo a disciplinarte manejando tus recursos para procesar tus experiencias y darte el lugar que debes tener para no temer, marearte o creerte. Para mi es un proceso que, creo, durará siempre, como cualquiera que implica vivir y sentir. Por eso las investigaciones con el Grupo Hepta o con Cuarto Milenio me suponen un aprendizaje muy importante.

P: Formas parte desde hace mucho tiempo del clásico Grupo Hepta, fundado por el padre José María Pilónpara la investigación de fenómenos extraños. Un detalle muy interesante es que vosotros jamás habéis cobrado nada por acudir a ayudar a quien os lo solicita y costeáis vuestros gastos. ¿En qué consiste tu labor y cómo se complementan tus capacidades con el resto de componentes del grupo?

R: Estar en el Grupo Hepta es algo muy especial para mí, una forma de aprender investigando. Es muy emocionante pues, además de vivir muchas circunstancias de valiosísima amistad e investigación, siento que me enriquezco con los puntos de vista de quienes lo componen. Estoy muy agradecido por ello.

Mi labor, como la de Paloma Navarrete, entra dentro del aporte de percepción psíquica cuando, tras despejar las posibilidades de explicación física, coyuntural o social de los supuestos fenómenos, abordamos estos desde una perspectiva, por decirlo de algún modo, algo más heterodoxa. Pero también intento aportar puntos de vista que se complementan con los de los componentes del Grupo, pues me interesa la investigación más allá de lo que yo pueda aportar.

No he escrito un libro sobre cómo ser médium, mi intención ha sido aportar algo útil desde mi visión y sensibilidad

libro aldo linares
Portada del libro de Aldo Linares

P: ¿Qué te gustaría conseguir con tu trabajo Cuando lo sugerente se hace evidente? ¿Pretendes convencer a quienes no te creen o eso dejó de importarte hace mucho?

R: Lo que me gustaría es que el libro sirviese de algo para quien lo lea. Que tuviese un sentido más allá de poder parecer un libro sobre un tema algo peculiar. No he escrito un libro sobre cómo ser médium, no tendría sentido y no es algo que me sea válido. Mi intención ha sido aportar algo útil desde mi visión y sensibilidad, tratando de mostrar mi búsqueda porque creo que lo mejor que puedo y quiero hacer es eso. Yo también estoy buscando.

No quiero, ni puedo, ni debo, convencer a nadie. Puedo exponer lo que siento y pienso, pero no voy a imponerlo porque sería absurdo. Estaría negando la propia capacidad de otras personas a ser ellas mismas y a pensar por sí mismas. Sinceramente no busco que se me crea, prefiero que se observe lo que planteo y que eso genere más pensamiento y actitud de apertura y sentido común.

P: ¿Qué es lo peor y lo mejor de tus capacidades? ¿Te han proporcionado una visión diferente de la realidad?

Puede que lo peor sea saber que, mucho de lo que supone un estado psicobiológico como este, se sigue viendo como algo anecdóticamente folclórico que no merece una observación con menos sarcasmo y prejuicios, o una forma de sacar dinero sin miramientos por parte de gente algo extraña, por así decirlo. Ambas cosas me son desconcertantes.

Lo mejor es que me impulsa a querer aprender más de muchas cosas, a ser más curioso, a tener más sentido común y observar el día a día como parte de algo deslumbrante.

P: Otra de tus grandes pasiones es la música. De algún modo, también es una puerta para acceder a otros estados de la conciencia… y la realidad, ¿no crees?

R: ¡Por supuesto! El arte en sí es una herramienta de expresión absolutamente mágica y mistérica que, de por sí, conecta lo interior con lo exterior, lo ínfimo con lo superlativo. En ese sentido, consigue ser en sí mismo un acceso a otras realidades intangibles y de transformación que simbolizan una especie de rito entre la obra y quien se expone a ella con interés. ¡El arte es Magia y la Magia es arte liberado!

P: Ya habrás recibido muchas reacciones a tu libro. ¿Qué cambios está generando en tus lectores?

R: ¡Sí, he recibido muchas y estoy muy agradecido! Es fantástico ver cómo lo han recibido con calor, cercanía y respeto. Eso es muy bonito. Es una sensación rara, porque es como ver al libro haciendo su propia vida y explorando el exterior, viendo a gente que no conozco y compartiendo un espacio de su vida y tiempo.

No sé si ha generado cambios, quizás sea muy ambicioso por mi parte pensar que los ha generado, pero sí que creo que, al menos, al acercarse a su contenido exploran mi terreno y eso hace que, a lo mejor, su imaginación se desplace un poquito hacia otro terreno. Es ahí donde ellos pueden hacer posibles muchas cosas interesantes. Estoy muy agradecido porque no deja de serme extraño sentir que les interesa lo que he escrito y que fijan su atención en él.

 

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 374, Septiembre de 2021

Nº 374, Septiembre de 2021