Misterios

La bruja en la carretera

Una fría noche de invierno, al volver a casa, Jorge se encontró con algo en la carretera que lo dejó helado. Una suceso de alta extrañeza que aún produce escalofríos en el testigo. Espacio Misterio ha conseguido rescatar esta insólita historia de encuentros en carretera.

Josete Flores

Divulgador

7 de mayo de 2021 (12:05 CET)

La bruja en la carretera
La bruja en la carretera

Fue una noche cerrada del año 1991. Era invierno. Jorge, con 23 años por aquel entonces, regresaba a la localidad abulense de Casavieja, donde vivía. Lo que vió a apenas un kilómetro de la entrada del pueblo no lo olvidará nunca. Por el terror que le provocó y por lo increíble de la escena que presenció.

Después de trabajar, a eso de las 19:00, Jorge solía ir hasta la cercana localidad toledana de la Iglesuela. Allí vivía su novia y, como de costumbre, pasó el resto de la tarde con ella. Cenó con sus suegros y, sobre las 22:00, decidió emprender el breve trayecto de vuelta a casa. No solía tardar mucho más de 10 minutos en salvar los 8 kilómetros que separan ambas localidades. 

INT 01
Dirección y distancia entre La Iglesuela y Casavieja

La noche se mostraba desapacible, quizás como un augurio de lo que se avecinaba. En aquella zona, las corrientes de aire son muy fuertes y, por ende, las rachas de agua también. La Veleta así denominan las gentes de la zona a las nubes que se quedan enganchadas en los picos de Gredos y que provocan estas condiciones y el agua reinaban en el Valle del Tietar. Jorge se despidió de su familia política y se puso en marcha por la carretera que tantas veces había recorrido, la CM 5006 que atraviesa la famosa carretera M-501 o Cl-501(Carretera de los pantanos). Estaba convencido de que podía hacerlo con los ojos cerrados. Quizás así habría evitado ver lo que estaba a punto de encontrarse.

UN EXTRAÑO ENCUENTRO

Pese a ser un buen conductor, Jorge decidió extremar la precaución al volante debido a la Veleta e ir un poco más despacio. Llegando ya a Casavieja, a apenas un kilómetro de la localidad, se percató de algo que, ya de por sí, llamó su atención dadas las desapacibles condiciones. Vio a una persona andando por el arcén contrario, de espaldas a él. La primera impresión fue que se trataba de un hombre tapado con alguna chaqueta negra, sin paraguas. 

Jorge fue aminorando la velocidad del coche para ponerse en paralelo a la persona. Conforme se aproximaba y las luces iban desvelando la identidad del extraño caminante, Jorge rectificó su primera impresión: era la silueta de una mujer mayor. Bajó la ventanilla y se dirigió a ella: "Señora, suba que la llevo a su casa. Se está empapando y es peligroso andar por la carretera a oscuras...". La mujer no mostró ninguna reacción a la servicial propuesta de Jorge, no le hizo ningún caso. Jorge tocó el claxon y volvió a insistir en acercar a la señora hasta el pueblo.

Un miedo atroz se apodero de Jorge al ver el rostro de la mujer. Su aspecto era el de una bruja, con nariz muy pronunciada, barbilla prominente y ojos hundidos

INT 02
Zona de la carretera donde fue avistada la extraña "bruja"

En ese momento, según relataba Jorge, la mujer giró la cabeza, lo miró y lo dejó petrificado. Un miedo atroz se apodero de él al ver aquel rostro. La mujer tenía el aspecto de una arpía. Una bruja con nariz muy pronunciada, barbilla prominente, ojos hundidos y de color ámbar y el pelo de color grisáceo, casi blanco. Jorge estaba totalmente paralizado y aterrado. La mujer volvió a mirarlo fijamente a los ojos y, justo en ese instante, "la bruja" se lanzó contra el talud de la carretera y empezó a trepar por la pared de aquel monte mientras lo miraba de reojo. La mujer se perdió entre la oscuridad y la maleza y, con el corazón a mil, Jorge aceleró su coche y salió de allí como alma que lleva al diablo.

A día de hoy, a Jorge le sigue helando la sangre recordar aquel extraño encuentro. Tal es así que, desde aquella fría noche de invierno de 1991, jamás ha vuelto a entrar al pueblo por esa entrada. Prefiere dar un rodeo de unos cuantos kilómetros a tentar a la suerte.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 371, Junio de 2021

Nº 371, Junio de 2021