Misterios

¿Fantasmas en la residencia?

Los rumores acerca de esta residencia abandonada hablan de diferentes fenómenos paranormales entre sus muros. ¿Qué hay de cierto? Nuestros compañeros han pasado varias jornadas allí y captaron una extraña fotografía.

17 de agosto de 2021 (10:37 CET)

¿Fantasmas en la residencia?
¿Fantasmas en la residencia?

Los inicios de la fotografía coinciden en el tiempo con el nacimiento del movimiento espiristista. Al igual que sucedió con otras tecnologías del momento, muchos trataron de aplicarlas con el objetivo de contactar con el más allá. No tardaron en surgir, por tanto, los fotógrafos especializados "capaces" de capturar con su cámara el alma de los seres queridos fallecidos de quienes acudían a sus estudios en busca de esperanza. Lo cierto es que, muchos de estos estafadores, fueron desenmascarados, descubriendo que no no había elementos sobrenaturales en la imagen sino dobles exposiciones, trucajes y un sinfín de tretas y artimañas. 

En nuestras diferentes visitas a lugares abandonados y cargados, según cuentan, de fenómenos paranormales, hemos tenido oportunidad de tomar muchas fotografías aparentemente extrañas. Una de las más inquietantes es la que os mostramos a continuación:

Exploradores 1
¿Es este el brazo de un fantasma? (Foto: Exploradores del Misterio)

Debido a nuestra inexperiencia y a nuestras ganas de encontrarnos con lo extraño, durante un breve período de tiempo creímos haber capturado la materialización de un supuesto fantasma. Como se puede observar en la fotografía, parece verse un brazo y la parte del torso de una persona sobre la mesa. A pesar de estar tomada en modo nocturno y no estar suficientemente enfocada, las partes del cuerpo descritas se aprecian sin demasiado esfuerzo o imaginación. 

EL ASILO ABANDONADO

La historia de este pequeño asilo abandonado es bastante peculiar y extraña. Debido a los actos de vandalismo producidos en este lugar y otros similares, no desvelaremos su ubicación. Actualmente, se encuentra vacío y totalmente quemado, por lo que poco o nada se parece al lugar que nosotros visitamos hace algunos años.

Se trata de un edificio de dos plantas convertido en residencia, ampliado después con otro edificio adyacente que servía de residencia a los trabajadores del asilo. 

El edificio principal consta de dos comedores, una sala común, gimnasio y varias habitaciones para los internos. La planta inferior albergaba cocinas, un garaje y algunas salas que servían como almacén.

Dicen las malas lenguas que el trato que sufrían los residentes de esta residencia era vejatorio, con maltratos de por medio

Asilo fuera
Exterior del asilo abandonado (Foto: Exploradores del Misterio)

Pasear y explorar esta clase de lugares es casi como viajar en una máquina del tiempo. La oficina del director, por ejemplo, estaba llena de documentos, memorándum y fichas, tanto de trabajadores como de personas que residían allí, junto con decenas de fotos que aún recuerdan la vida y actividad del edificio en tiempos mejores.

Pequeños detalles como cajas llenas de medicamentos, dentaduras postizas, sillones, camas, toallas y cortinas aún estaban colgadas en los baños... Esto hacía la visita más inquietante, aunque daba la sensación de que en cualquier momento fuera a sonar el timbre de alguna habitación y alguien iba a aparecer por el pasillo.

Tras permanecer cerrado un tiempo, parte de sus instalaciones se remodelaron como apartamentos para estudiantes donde, supuestamente, ocurrían fenómenos extraños

¿EDIFICIO ENCANTADO?

Si, ya de por sí, un lugar abandonado puede hacer volar nuestra imaginación y sugestión, cuando éste se halla rodeado de leyendas y rumores de tinte paranormal, la experiencia se multiplica.

Dicen las malas lenguas que el trato que sufrían los residentes de esta residencia era vejatorio: malas contestaciones, un servicio poco eficiente e incluso alguna insinuación de abusos y mala praxis. Esto, sumado al elevado coste de sus servicios, no ayudó a la buena imagen del lugar ni a su recorrido. El colmo fue un pequeño incendio, que no dejó víctimas, pero teminó apuntalando la decadencia del sitio.

Tras permanecer cerrado durante un tiempo, parte de sus instalaciones se remodelaron como apartamentos para estudiantes donde, supuestamente, ocurrían fenómenos extraños. Apertura de armarios por manos invisibles, luces que se encendían solas o pasos en mitad de la noche son algunos de los fenómenos que provocaron que algunos inquilinos decidieran abandonar sus viviendas.

psillo
 

Pero volvamos a la fotografía anómala que obtuvimos en uno de los comedores. ¿Seria posible que hubiéramos captado a un antiguo residente del asilo o estaríamos confundidos?

Siempre que obtenemos un registro fotográfico "extraño", decidimos volver al lugar en cuestión y recrear las mismas condiciones en las que se obtuvo la fotografía para poder comparar y descartar malas interpretaciones, pareidolias o fallos de cámara.

En esta ocasión seguimos nuestro protocolo y regresamos una semana después. Nerviosos por si, de nuevo, lo paranormal adquiría forma ante nuestras cámaras, sufrimos incluso una episodio de sugestión: subiendo del sótano a la primera planta tuvimos la corazonada de que en lo alto de la escalera iba a aparecer alguien. Fue tan claro ese pálpito que nos detuvimos en mitad del ascenso en espera de esa aparición. Nada físico ni extraño sucedió en esa ocasión.

Localizamos el comedor donde obtuvimos la instantánea y realizamos varias pruebas similares a la anterior exploración. Y la siguiente fotografía nos dio las respuestas al enigma.

Exploradores 2
Exploradores 2

Nuestra decepción fue mayúscula, de nuevo lo que pensábamos que era algo paranormal tenia una explicación lógica y aplastante. Un exprimidor o un filtro de cafetera volcado sobre la mesa junto a parte de la pared desconchada y la humedad hizo que nuestro inquilino del mas allá se convirtiera en algo mucho más mundano.

No es paranormal todo lo que parece

Pero las anécdotas en este lugar no se quedan aquí. En otra exploración nos ocurrió algo bastante curioso; mientras  recorríamos la primera planta, escuchamos a alguien respirar. Una respiración extraña, pues no tenía un ritmo constante. Nuestra sorpresa vino al localizar a un búho que producía dicho ruido, que causó en nosotros un efecto de calma.

Como se puede comprobar, no es paranormal todo lo que parece. A veces la explicación más sencilla es la respuesta. Ser sensatos, exponer las pruebas obtenidas con rigor y descartar todas las posibilidades antes de catalogar algo como paranormal nos ha hecho llegar a la conclusión de que, esta actitud y modo de enfrentar los misterios, es fundamental para intentar aclarar y descifrar los enigmas que nos apasionan.

 

Sheila Gutiérrez y Miguel Ángel Linares dirigen y presentan el programa Misterios en Viernes y son autores del libro Antimanual del Investigador Paranormal.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 374, Septiembre de 2021

Nº 374, Septiembre de 2021