Misterios

Kurt Cobain: ¿Suicidio o asesinato?

El que fuera vocalista y líder de Nirvana Kurt Cobain es objeto de un sinfín de conspiraciones desde 1994, y es que alrededor de la versión oficial de su muerte (suicidio) giran muchas teorías que apuntan a un posible asesinato.

187X270 oscar herredon

Periodista

28 de Octubre de 2019 (13:00 CET)

kurt cobain asesinato suicidio club 27
kurt cobain asesinato suicidio club 27

La leyenda urbana más reiterada del amplio espectro musical es la de que Elvis sigue vivo –hay quien apunta, incluso, a que fue agente de la CIA y que ésta fingió su muerte–. Más enjundia, y quizá algo de solidez, tienen las teorías de la conspiración que inciden en que algunas de las grandes estrellas fueron asesinadas. Uno de los casos más flagrantes es el del ex líder de Nirvana, Kurt Cobain, quien también a los 27 años fallecía, oficialmente, de un tiro en la cabeza que se descerrajó él mismo. El 8 de abril de 1994 un teletipo estremecía al mundo del espectáculo: un electricista que acudía a instalar una alarma –otras versiones apuntan a que fue su asistenta– se encontró con el cuerpo sin vida de Kurt en su casa de Seattle, centro neurálgico del Grunge que Nirvana convirtió en estilo musical y en forma de vida de los adolescentes de medio mundo.

No todos sus allegados creían, ni mucho menos, en la tesis del suicidio

Pues bien, no todos creían que Kurt, adicto a todo tipo de sustancias y heroinómano, además de con tendencias maníaco-depresivas, se suicidó –el rubio frontman ya había anunciado en sus letras la posibilidad del suicidio como vía de escape–, sino que todo fue un montaje: al creador de letras como Smell Like Teen Spirit o Heart Shaped Box lo asesinaron. Eso es lo que mantiene nada menos que el padre de la que fuera su esposa, Courtney Love, en el polémico documental ¿Quién mató a Kurt Cobain?, estrenado en 1998, en el que Hank Harrison, que no se llevaba precisamente bien con su hija, acababa prácticamente acusándola del crimen. Él y otros testigos que no parecen muy fiables, como el líder de The Mentors, que acabaría muriendo poco tiempo después de ser entrevistado arrollado por un tren en medio de una tremenda borrachera.

El documental sigue la línea de la conspiración que tanto gusta a algunos seguidores del rock, pero lo cierto es que años antes, justo tras la muerte de Cobain el 5 de abril de 1994, su entonces esposa Courtney también estaba convencida de que le habían asesinado –no ella, claro–. Aquel día, hace ya 25 años, el teletipo que llegó a las agencias de medio mundo informando sobre el suicidio del líder del grupo que había revolucionado la música de su tiempo y erigido su estilo, el grunge, en modelo a imitar de los jóvenes, no soportaba más la fama ni la presión del grupo; su adicción a las drogas hizo el resto… Entraba con letras de oro en el infame “Club de los 27”, dejando un bonito cadáver, a millones de fans compungidos y a una niña de 2 años huérfana de padre.

Descenso a los infiernos

La versión oficial cuenta que Kurt, antes de descerrajarse un tiro con una escopeta recortada, dejó una carta dirigida a Courtney y a Frances que hallaron junto al cadáver. El investigador Tom Grant, que había sido contratado por la esposa del cantante para indagar sobre su extraña muerte, afirmaría tiempo después que la misiva que hallaron los forenses no iba dirigida a su familia, sino a sus fans, y que en ella Kurt exponía su intención de abandonar la banda, dejar Seatle e irse un tiempo al Este con unos amigos. Ningún indicio de querer suicidarse… Existen numerosas incongruencias en la actitud de Cobain antes de su muerte; al parecer, compró una pistola el 30 de marzo y le comentó a su mejor amigo, Dylan Carlson, que tenía miedo de que entrasen intrusos en su casa. Kurt se negaba a encabezar con Nirvana la gira Lollapalooza, algo que enojó sobremanera a su esposa, que sabía que perderían muchos millones y quien al parecer ya había pedido el divorcio.

Después, Kurt se marchó de Seattle para acudir a un centro de rehabilitación en Marina del Rey, en California. Huyó de allí y estuvo desaparecido ocho días –tiempo durante el cual al parecer Courtney Love contrató los servicios de Tom Grant–, hasta que fue hallado su cuerpo sin vida. El hecho de que Courtney se convirtiera en la culpable de la muerte de su marido –cuentan que mantenía una relación con Billy Corgan, líder de The Smashing Pumpkins, adulterio que deterioró su relación–, era tentador para los medios sensacionalistas y comenzaron a surgir multitud de teorías conspirativas. Curiosamente, las personas que más han insistido en esta conspiración hayan sido allegados a la cantante, el citado detective y su propio padre, Hank Harrison.

Si el lector quiere saber más sobre este peliagudo asunto puede visionar el documental citado,  del británico Nick Broomfield, en el que aparece Grant, sosteniéndose para descartar el suicidio en dos hipótesis: que la cantidad de heroína encontrada en el cuerpo de Cobain habría hecho imposible que sostuviera un arma y se disparase y que las últimas líneas de la nota que dejó, que apuntan al suicidio, fueran un añadido posterior. Sin embargo, ni la policía ni diversos expertos confirmaron nunca estas sospechas y cerraron el caso, con lo que el "Club de los 27" se cobró una víctima más y cuya muerte no queda del todo claro si se trató de suicidio o asesinato.

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Portada Año Cero Noviembre 2019

Nº 352, Noviembre de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.