Misterios

Un poltergeist mantiene a una familia asustada en el salón de su casa

Una vivienda de la capital del concejo de Mieres duerme asustada en el salón desde que el pasado 17 de noviembre todos los objetos de la casa se volvieran locos y se movieran sin razón. El poltergeist recuerda poderosamente al caso Vallecas Josep Guijarro

8 de Diciembre de 2018 (10:45 CET)

Foto El Comercio. La familia Diaz vive asustada en el salón
Foto El Comercio. La familia Diaz vive asustada en el salón

La noche del 17 noviembre de 2018 la policía de la capital del concejo asturiano Mieres, recibió una insólita llamada. Una familia de esta localidad del norte de España, que no alcanza los 40.000 habitantes, requirió la presencia de los agentes porque "los objetos de su casa se habían vuelto locos".

La familia se había pertrechado en el salón. Estaban asustados porque, según explicaron a la policía, alrededor de las nueve de la noche de aquel sábado, uno de los habitantes del inmueble, Luis Díaz, se dirigió a la cocina y salió disparado un tenedor y chocó contra la pared.
"Tenemos miedo de estar en casa. No sabemos qué hacer», afirmó Luis a la prensa.

Esto sucedió cuando se disponían a cenar. su hija Mari Carmen y su yerno Benito García estaban en el salón con su hijo José Luis.  Todos pudieron escuchar claramente como se producían unos golpes en la habitación de Luis y, al entrar, encontraron en la almohada una foto de boda que «siempre estaba en un marco en otra habitación» y «un hacha que debería estar en la caja de herramientas». Desde entonces, la familia duerme en el salón muerta de miedo.

La historia –para qué negarlo- recuerda poderosamente al poltergeist más famoso sucedido en España, el caso Vallecas que incluso ha sido llevado al cine por Paco Plaza con el título de Verónica. El incidente registrado en Vallecas en 1992 volvió a ponerse de actualidad recientemente cuando dos de los niños negaron la mayor y aseguraron ser autores de algunos de los fenómenos presenciados por la policía.

Al igual que la de Mieres, la familia de Vallecas dormía asustada en el salón por los extraños sucesos paranormales desencadenados a raíz de la muerte de una de las hijas, Estefanía Gutiérrez Lázaro. Ésta falleció en circunstancias extrañas después de haber practicado una oui-ja y, desde entonces, los muebles empezaron a moverse sin razón. Llamaron a la policía quien dejó constancia de algunos de estos fenómenos en su parte.

Puede, por tanto que la familia Díaz sólo buscara eso, que los agentes comprobaran que lo que sucedía no era una alucinación, que estaban cuerdos pero asustados o puede, que  buscaran publicidad. Nadie sabe con certeza.

El desarrollo del poltergeist de esta casa en la que habitan desde hace trece años no ha terminado y, como en el caso Vallecas, no han tardado en contactar con la familia videntes y exorcistas que buscan su minuto de gloria en los medios.

Al día siguiente de publicarse la noticia, la prensa recogía que los Díaz habían aceptado la ayuda de una espiritista de Avilés, Marian Coya, con "amplia experiencia en este tipo de manifestaciones".  El rotativo que recogía la noticia explicaba que los servicios se realizaron de forma gratuita. La familia está dispuesta a dejar la casa porque los fenómenos que están viviendo les afectan la salud.

No es para menos,  los grifos de la ducha se abren solos. Unas tijeras aparecen abiertas en la habitación, un cuchillo en la cama, pinzas dobladas en la cocina, cuchillos fuera de sitio, un cuadro que no dejaba de dar vueltas… un episodio de película de terror.

Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 348, Julio de 2019

Nº 348, Julio de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.