Ovnis y vida extraterrestre
12/06/2023 (08:00 CET) Actualizado: 12/06/2023 (08:00 CET)

Ovnis recuperados: ¡Hay fotos!

Grusch ha tenido acceso a documentos y fotografías de las naves no humanas aunque no tiene autorización para revelarlas

Josep Guijarro

Periodista y escritor

12/06/2023 (08:00 CET) Actualizado: 12/06/2023 (08:00 CET)
Hay fotos y documentos de la recuperación de ovnis
Hay fotos y documentos de la recuperación de ovnis

La opinión pública estadounidense sigue convulsa tras las declaraciones de Dave C. Grusch relativas a la recuperación de “naves no humanas” por parte del Gobierno.

Una de las preguntas que muchos se hacen es por qué el Departamento de defensa le ha permitido hablar teniendo vigente su clausula de confidencialidad.

Hemos tenido acceso a la autorización firmada por George R. Sturgis, de la Oficina de Prepublicación y Revisión de Seguridad de Defensa, del Departamento de Defensa. En ella se puede leer que puede hablar, pero sin mostrar fotografías, pruebas escritas sin clasificar, informes de inteligencia clasificados, correos electrónicos y otros documentos. Lo que equivale a decir que hay pruebas documentales –seguramente las que vio el Inspector General de la Comunidad de Inteligencia (IGIC), Thomas A. Monheim- y que motivaron que su denuncia fuera considerada creíble y urgente.

Autorización del DoD estadounidense
Autorización del DoD estadounidense

Esto ha ido demasiado lejos ahora, hay que aclararlo todo.

Ya sea una conspiración estatal para difundir desinformación o de restos de naves no humanas, el Congreso debe obtener respuestas. Hay que investigar las bases que albergan esos vestigios y los contratistas privados y llamar a declarar bajo juramento al personal militar implicado en audiencias secretas de los comités de Inteligencia.

Si no hay nada que ocultar, no debería haber ninguna objeción a que el Congreso realice una investigación abierta completa sobre las acusaciones de Grusch.

Te preguntarás: ¿Por qué el Departamento de defensa le ha permitido hablar con los periodistas?

Como Grusch no ha visto directamente la nave o los cuerpos no está revelando información clasificada, se trata sólo de rumores

Que el Departamento de Defensa haya autorizado a habar al denunciante NO significa que sus declaraciones sean objetivamente precisas o que aprueban que lo diga. Es sólo su palabra ya que, como hemos comprobado, no puede revelar información clasificada ni proporcionar datos que pongan en riesgo la seguridad nacional.

Que Grusch no haya visto directamente la nave o los cuerpos supone –técnicamente, al menos- que no está revelando información clasificada, son únicamente rumores.

Negar su solicitud habría reconocido que la información estaba clasificada y que era precisa. Esta maniobra permite a los militares mantener una negación plausible.

A la luz de estos datos, para Kelly, la podcaster de The UFO Rabbit Hole, “El objetivo no era proporcionar una divulgación con pruebas completas, eso no habría sido posible. El objetivo era crear suficiente ruido para desencadenar una investigación que pudiera llegar a la verdad.”

En una nueva entrevista concedida al periódico galo Le Parisien, Grusch ha admitido sufrir amenazas de muerte, esa es una de las motivaciones que le impulsaron a revelar la información a los periodistas de The Debrief.

También ha revelado no estar seguro de su origen no humano, hasta que le informaron sobre el análisis realizado a estos vehículos recuperados por miembros de Programas de Acceso Especial No Reconocidos. “Los datos mecánicos y experimentales muestran que no es humano” –declara en la entrevista. “Podría ser extraterrestre, o podría ser algo más, viniendo de otras dimensiones como lo describe la mecánica cuántica. No he visto suficientes datos para decir que es una cosa en lugar de otra. El gobierno de los Estados Unidos debe tener más información” -concluye.

El denunciante, asegura que un puñado de subcontratistas estadounidenses están involucrados en este asunto desde el principio y que lo han mantenido en secreto para evitar la competencia.

Harry Reid
Harry Reid

El senador de Nevada, Harry Reid, ya denunció a Leslie Kean que la compañía Lockheed tenía algunos de estos materiales recuperados. "Y traté de obtener una aprobación clasificada del Pentágono para que fuera a ver las cosas. No lo aprobaron.”

Grusch señala que del estudio de estos dispositivos recuperados se han conseguido avances en programas espaciales avanzados, en la ciencia de los materiales. “Los materiales estudiados podrían tener nuevas propiedades de conductividad, resistencia, etc. Esto podría traducirse en aplicaciones para el clima o la salud” –precisa a Le Parisien.

Uno de los objetos recuperados, como ya anticipamos, procede de Magenta, una localidad situada al norte de Italia. Tendía forma de campana, de unos diez metros de tamaño. El gobierno de Mussolini la conservó hasta 1944, cuando fue recuperada por agentes de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS, una antigua agencia de inteligencia estadounidense). 

El gobierno tendría una docena o más de naves extraterrestres 

Un momento de la comparecencia de Sean Kirkpatrick
Un momento de la comparecencia de Sean Kirkpatrick

El periodista Michael Shellenberger publicó el pasado 7 de junio un artículo en Public Substack donde citando las mismas fuentes que informaron a David Grusch reveló que Estados Unidos tendría una docena o más de naves extraterrestres.

Estas fuentes –según explica el medio- compartieron la información con la Oficina de Resolución de Anomalías en Todos los Dominios, pero la AARO rechazó proporcionarla al Congreso en su última comparecencia. Es más, recordemos que Sean Kirkpatrick manifestó públicamente que no tener ninguna evidencia de la naturaleza extraterrestre de los UAP. Curioso.

A los programas USAP no tiene acceso la AARO pues, tal como reconoció Kirkpatrick en el Congreso, su oficina está operando bajo la Autorización del Título 10, cuando la mayoría de las agencias de inteligencia operan con una Autorización del Título 50, por lo tanto muy superior.

Las fuentes consultadas por Shellenberger aseguran que el Pentágono y los contratistas militares mantienen la nave no humana en diferentes lugares -incluida el Área 51- y que mueven la nave a diferentes instalaciones, tanto bases militares como instalaciones de contratistas, para la investigación.

Sobre el autor
Josep Guijarro

Josep Guijarro es reportero de prensa, radio y televisión, además de autor de varios libros entre los que cabe destacar El tesoro oculto de los templarios, Aliens Ancestrales o Coincidencias Imposibles. Es documentalista de la serie Extraterrestres (DMAX) y forma parte de los programas El Colegio Invisible y La Rosa de los Vientos, ambos en Onda Cero.

Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Año cero 403

Nº 403, marzo de 2024