Ciencia

Científicos se preparan para el impacto de un asteroide

Los simulacros de la NASA y la JPL no invitan al optimismo. La detección de un asteroide da poco margen de reacción.

Josep Guijarro

Periodista y escritor

12 de mayo de 2021 (17:01 CET)

Científicos se preparan para el impacto de un asteroide
Científicos se preparan para el impacto de un asteroide

Los astrónomos que estudian los cuerpos celestes prestan atención a los llamados "objetos próximos a la Tierra" o NEO, por sus siglas en inglés, conscientes del peligro que supone el posible impacto de uno de estos cuerpos en nuestro planeta.

Los NEO pueden ser asteroides o cometas que, en su órbita más cercana al sol, pasen a menos de 1,3 Unidades Astronómicas (UA). Es decir, un tercio de la distancia que nos separa del sol. A día de hoy no existe riesgo de que ninguno de ellos impacte contra la Tierra, pero el problema es real y preocupa a los científicos.

Hay motivos sobrados para la preocupación. Hace 65 millones de años, un asteroide acabó con los dinosaurios, según la teoría más aceptada y, a principios del siglo XX, un bólido explotó en Tunguska aplastando alrededor de ochenta millones de árboles en un área de 2-150 km² de taiga siberiana. Por consiguiente, un evento parecido podría suceder en el futuro.

El problema reside en que la detección de estos cuerpos da poco margen de reacción. El 27 de marzo de 2020, por ejemplo, el telescopio espacial NEOWISE descubrió el cometa C/2020 F3 que llegó a su punto más cercano a la Tierra el 23 de julio de ese mismo año. Sólo cuatro meses después de ser detectado. El cometa pasó a menos de una UA, en concreto a 103 millones de kilómetros.

Asteroride INT
El puente Golden Gate y el cometa C2020 F3 (NEOWISE Wikipedia)

El cometa no era precisamente pequeño, tenía cinco kilómetros de diámetro por lo que, de estar en rumbo a nuestro planeta, sus efectos pudieron ser devastadores. Tú mismo puedes hacer la prueba del impacto de un meteorito poniendo en esta web tu lugar de residencia y el diámetro de un presunto objeto estelar. El simulador deja claro que, si el asteroide tiene un diámetro de entre 1 y 2 kilómetros, la extinción global sería inevitable.

Por eso, expertos de diferentes agencias espaciales trabajan en simulacros de impactos meteóricos y en cómo desviarlos de su órbita.

La humanidad todavía no posee contramedidas efectivas para desviar a un cometa

Los ejercicios prueban algo inquietante: La humanidad todavía es incapaz de poner en marcha contramedidas que permitan desviar, detener o destruir un asteroide en menos de seis meses. Todo lo que se podía hacer era ordenar la evacuación de las zonas afectadas. Y no son pequeñas.

El último experimento ha sido llevado a cabo recientemente por científicos del JPL (Jet Propulsion Laboratory) y el Centro de Estudios de Objetos Cercanos y los cálculos confirmaron el peor de los escenarios. El simulacro descubrió un asteroide el 19 de abril de 2021. Lo bautizaron como 2021PDC y predijeron que sólo tenía un 5% de posibilidades de impactar con nuestro planeta. El 2 de mayo, los cálculos confirmaron que el asteroide tenía muchas posibilidades de impactar entre Europa y el Norte de África. 

El 30 de junio, los astrónomos ya pudieron medir con precisión el tamaño del asteroide: 140 metros y que el impacto tendría lugar en el centro de Europa. El 20 de octubre de 2021, exactamente a las 17:02, el asteroide impactaría contra la zona prevista, devastando una zona de 300km de diámetro alrededor de Passau (Austria). Salzburgo y Linz quedaron arrasadas por la onda expansiva, que también provocaría daños en la ciudad de Praga y Múnich.

la ultima simulacion de un impacto ofrece esta increible devastacion
la ultima simulacion de un impacto ofrece esta increible devastacion

La misión DART tratará de desviar en 2022 un asteroide de 160 metros

La misión más prometedora de cara a nuestra futura defensa ante un peligro de estas características es la misión DART (Double Asteroid Redirection Test) prevista para el verano de 2022. Este impactador cinético se enviará contra uno de los asteroides de 160 metros de diámetro del sistema binario Dimorphos. Entonces sabremos hasta qué punto una contramedida similar puede lograr alterar la trayectoria de un asteroide y proteger la vida en la Tierra.

Urge saberlo. En diciembre de 2004, los científicos calcularon que un asteroide llamado Apofis tiene una posibilidad de colisión con la Tierra (del 2,7 %) en el año 2029. Sin embargo, observaciones adicionales ayudaron a mejorar el cálculo de la órbita y precisaron que el 13 de abril de 2036 impactaría contra nuestro planeta. La causa es que, en 2029, Apofis pasará por una "cerradura gravitacional", una región muy precisa del espacio de no más de 400 m de diámetro, que lo situará en trayectoria de colisión con la Tierra. Esperemos que para entonces DART funcione a la perfección o, sino, que Dios nos coja confesados.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios (1)

Marabu Quintero Hace 9 días
Verdaderamente es interesante y curioso lo que pasa allá arriba de nuestro techo universal, ignoramos cuánto movimiento de cosas nos podrían hacer daño, sin embargo ignoramos que todo lo que está en el techo puede caer.

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 371, Junio de 2021

Nº 371, Junio de 2021