Conspiraciones
04/05/2022 (11:45 CET) Actualizado: 04/05/2022 (11:45 CET)

EEUU planteó usar armas nucleares en la Luna

Documentos desclasificados evidencian el interés de parte del Departamento de Defensa estadounidense por ciertas anomalías científicas y cuestiones heterodoxas

Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo

04/05/2022 (11:45 CET) Actualizado: 04/05/2022 (11:45 CET)
Portada Luna nuclear
Portada Luna nuclear

Suena a argumento de película de ciencia-ficción de serie B, pero se trata de un hecho completamente verídico: un programa semisecreto del Departamento de Defensa estadounidense elaboró un detallado informe en el que se valoraba la posibilidad de emplear armas termonucleares en la Luna. El singular programa gubernamental, conocido como AATIP –siglas en inglés de Advanced Aerospace Threat Identification Program, o Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales–, se creó en el año 2007 y estuvo en funcionamiento durante cinco años, aunque su existencia solo se dio a conocer en 2017. Con un presupuesto de 22 millones de dólares, el AATIP tenía como misión principal la investigación de fenómenos aéreos anómalos, pero de forma paralela también centró sus esfuerzos en otros proyectos muy diferentes, relacionados con cuestiones de defensa que incluían la investigación y posible desarrollo de tecnologías novedosas y un tanto sorprendentes, como la creación de capas de invisibilidad o el estudio del posible uso de agujeros de gusano como medio de desplazamiento por distintos puntos del universo.

La idea era crear un túnel que permitiera alcanzar el núcleo de la Luna, y para ello planteaban la posibilidad de emplear detonaciones termonucleares

La información sobre la existencia de un plan para "bombardear" la Luna con armas nucleares se dio a conocer hace tan sólo unos días, después de que la revista Vice publicara un total de 51 documentos hasta ahora secretos, y que han sido desclasificados tras una petición realizada mediante la ley FOIA, el Acta de Liberación de Información. En total, son más de 1.500 páginas en las que se detallan numerosos casos de encuentros con no identificados, pero también la existencia de otros proyectos de investigación, como los dedicados a valorar la viabilidad de determinadas tecnologías más propias de la ciencia-ficción, como el hipotético uso de agujeros negros como medio para viajar por el cosmos. En varios de estos documentos se detalla un proyecto destinado a encontrar metales ligeros en nuestro satélite, en concreto un tipo de metal que sería hasta 10.000 veces más ligero que el acero, pero igual de resistente. Para acceder a él, según los expertos del AATIP, habría que crear un túnel que permitiera alcanzar el núcleo de la Luna, y para ello planteaban la posibilidad de emplear detonaciones termonucleares.

El proyecto nunca llegó a ser nada más que varias páginas que formaban parte de un informe técnico, pero sirve para evidenciar el interés de parte del Departamento de Defensa estadounidense por ciertas anomalías científicas y cuestiones heterodoxas. El director del AATIP durante sus cinco años de vida fue el antiguo oficial de contrainteligencia del ejército estadounidense Luis Elizondo, quien alcanzó cierta notoriedad mediática en 2017 después de filtrar a los medios de comunicación varios informes sobre una extraña aeronave no identificada que se desplazaba realizando maniobras imposibles. Elizondo fue el máximo responsable de la AATIP, aunque su creación surgió tras la sugerencia del billonario estadounidense Robert Bigelow, quien logró convencer al senador Harry Reid sobre la conveniencia de que el problema de los no identificados era una cuestión que merecía la pena ser investigada, no sólo desde un prisma científico, sino especialmente debido a sus delicadas y evidentes implicaciones en cuestión de seguridad nacional. De hecho, la noticia actual sobre el uso de armas nucleares en nuestro satélite ha salido a la luz apenas unas semanas más tarde de que la prensa británica publicara otra información sobre el AATIP, en la que se mostraba que el programa de defensa estadounidense había elaborado un catálogo sobre incidentes ovni que sumaba más de 1.500 páginas.

En cualquier caso, la información desvelada ahora por Vice sobre los estudios de tecnología "extravagante" elaborados por la AATIP, dejan claro que los expertos consultados consideraban prácticamente inviable obtener la mayoría de los citados proyectos planteados en su momento en los informes originales.

Sobre el autor
Javier Garcia Blanco

Periodista y fotógrafo especializado en temas de arte, historia y viajes. Ha publicado sus trabajos en medios como El Mundo, GEO, Lonely Planet, Condé Nast Traveler Destinos, entre otros. Autor de varios libros, como Historia negra de los Papas, Ars Secreta o Héroes y villanos. Fue jefe de edición de Año/Cero, y actualmente dirige el magazine de viajes y cultura Wanderer.es

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 382, Mayo de 2022

Nº 382, Mayo de 2022